jueves, 8 de febrero de 2018

La importancia simbólica de los colores



Los diferentes colores son unos excelentes soportes de todo símbolo o arquetipo. En cualquier civilización, sus habitantes han respondido inconscientemente y de forma emocional a los diferentes colores de sus respectivos hábitats. En todas las principales religiones y ritos paganos el simbolismo de los colores siempre ha sido muy rico y variado. Los colores también solemos encontrarlos presentes en muchos rituales y ofrendas relacionados con la naturaleza. En muchas ocasiones los colores son protagonistas en sesiones de magia y actos de protección.

La mente humana percibe los colores en dos grandes grupos, los colores cálidos y los colores fríos. Los colores cálidos nos estimulan, son el amarillo, naranja y rojo. Los colores fríos nos aportan calma y tranquilidad, son el azul, el verde y el violeta.

En la antigüedad los hombres se percataron que el poder de los colores era tal que podían llegar a curar trastornos y enfermedades. Es la llamada cromo-terapia que desde tiempos inmemoriales se utiliza para sanar trastornos psíquicos y psicosomáticos. Aunque no todos los seres humanos reaccionan del mismo modo ante los diferentes colores. Algunos humanos pueden rechazar unos colores que para otros individuos son sus preferidos. Cada color posee un magnetismo particular que nos estimula de forma inconsciente ciertas reacciones psíquicas y nerviosas. Los test cromáticos se utilizan para poder detectar el tipo de personalidad y comportamiento de cada individuo que se somete a este tipo de test.

Según los expertos en estas cuestiones, el cerebro del ser humano también tiene una parte especializada en el arte y la creación que esta intimamente ligada a la gestión y percepción de los colores. Se trata del hemisferio derecho que es el que se relaciona con todos los aspectos femeninos de nuestra existencia:



Durante la Edad Media se puso de moda empezar a relacionar los principales colores con las diferentes etapas que los seres humanos experimentan en este mundo de tres dimensiones. Todo parte del color negro y su más completa oscuridad como fiel reflejo de la nada y la "no vida" de la oscura materia. La vida comienza con la inocencia del color blanco, sigue con el amarillo en representación de la adolescencia y continua con el rojo símbolo de la acción y la juventud. Seguidamente el ser humano alcanza su madurez y poder de contemplación, representado por el color azul que se torna gris cuando llegamos a la vejez y  al morir volvemos al negro del principio. De oca a oca y tiro por que me toca.

Para los mayas americanos los colores tenían una estrecha relación con los 4 puntos cardinales. El Este se relacionaba con el rojo, el Norte con el blanco, el Oeste con el negro y el Sur con el color amarillo. Por contra en la China de los mandarines, el Este se relacionaba con el color azul, el Sur con el rojo, el Oeste con el negro y el Norte con el color amarillo. En muchas civilizaciones los colores llegan a poseer un marcado simbolísmo cósmico y actúan en representación de los dioses o espíritus que simbolizan.


Los colores también han tenido un protagonismo principal en la astrología, la alquimia y en los escudos heráldicos. Los planetas de nuestro Sistema Solar conocidos en la antigüedad, fueron asociados con los metales y las cualidades que cada uno de ellos representaban:
  • El Sol era representado por el amarillo y significaba el metal más preciado: el oro sinónimo de virtud, entendimiento, prestigio, realeza y majestad.
  • La Luna equivalía a la plata y al color blanco evocando la pureza, la inocencia y la alegría.
  • El planeta Marte representaba al hierro y al color rojo con sus ansias de lucha, acción y virtud.
  • El planeta Júpiter equivalía al color azul y al estaño representando la constancia, la lealtad, la ciencia y la devoción.
  • Saturno se asociaba al plomo y al color negro representando tristeza, humildad, infortunio y peligro.
  • El planeta Venus equivalía al cobre y al color verde representando la libertad, la belleza, la mansedumbre y la esperanza.
  • El planeta Mercurio se asociaba al azogue y al color púrpura representando lo santo, rápido y regio. 


El Profesor Corrado Malanga también ha incorporado los colores en sus estudios, en especial en Evideon. El catedrático italiano en Evideon nos presenta los tres ejes espaciales (X, Y, Z) como la base en donde desarrolla su teoría. A cada uno de los 3 ejes espaciales le corresponde un determinado color básico en un extremo y su respectivo color complementario en el extremo opuesto. Con esta disposición, nos salen 6 colores, son los 6 colores arquetípicos de la teoría del catedrático de la Universidad de Pisa:
  1. Vector vertical arriba: Violeta
  2. Vector vertical abajo: Verde
  3. Vector horizontal izquierdo: Azul celeste
  4. Vector horizontal derecho: Rojo
  5. Vector transversal delantero: Amarillo
  6. Vector transversal trasero: Azul oscuro
Con esta disposición cromática, Corrado Malanga, relaciona cada uno de los tres ejes con los 3 componentes principales de su teoría: energía (mente), tiempo (alma) y espacio (espíritu). El eje vertical (fucsia y verde) se relaciona con la energía. El eje horizontal (azul celeste, rojo) corresponde al tiempo. El eje transversal (amarillo, azul oscuro) se relaciona con el espacio.

Muchos son los estudios que han intentado relacionar los 7 colores del arco iris, con las 7 notas musicales, los 7 chakras del ser humano , o los 7 planetas principales. Los colores complementan, de forma excelente, nuestro sentido de la visión, de la misma forma que las notas musicales lo hacen con el sentido de la audición.

Otros autores en un intento de relacionar multiples conceptos, utilizan el círculo dividido en 12 partes. Tal y como podemos observar en la imagen contigua, de esta forma quedan relacionados los números, las letras del alfabeto, los meses del año, las estaciones, los elementos principales, la escala musical y las fases de la Luna. A este círculo muchos le llaman "la flor de la sabiduría":



Pero dentro de la infinidad de colores y tonalidades posibles, mi querido Profesor  Lester nos afirmaba en sus clases que son nueve los colores que mejor representan de forma arquetípica el mundo dual en dónde estamos experimentando. Lester en sus lecciones de Simbología y Arquetipos, trabajaba con los siguientes 9 colores:
  1. Blanco
  2. Azul
  3. Violeta
  4. Rojo
  5. Naranja
  6. Amarillo
  7. Verde
  8. Castaño
  9. Negro

Nuestra experiencia de vida esta intimamente ligada a cada uno de los anteriores 9 colores. Estos 9 colores actúan como potentes arquetipos y nos transmiten los múltiples conflictos de fuerza que se nos manifiestan a lo largo de nuestras vidas. Es bueno observar que el color gris no esta incluido en la anterior lista en donde el color castaño si que esta contemplado. El gris no forma parte de los 9 colores porque no produce ningún tipo de estímulo o tendencia a nivel psicológico.

Para el Profesor Lester era fundamental saber asociar de forma correcta los 9 anteriores colores con la simbología que representa cada uno de ellos. En próximos artículos vamos a ir exponiendo las principales simbologías y arquetipos asociados a cada uno de los nueve colores.

Johnny McClue 2018