lunes, 12 de octubre de 2015

El mito de la Creación - Las Cosmogonías


Una cosmogonia es un relato de la creación del mundo. Cada civilización y cultura posee una forma distinta de explicar el origen del universo y el mundo que habitamos. Las cosmogonias reproducen un sentimiento del ser humano de  transcendencia. En realidad la aparición del ser fuera de la nada o la aparición del cosmos de manera repentina, no puede ser objeto de una historia por la sencilla razón de la inexistencia de testigos. Es aquí cuando entran los mitos en acción.

En todas las cosmogonias el origen es sagrado. La historia contada solo puede ser inventada o hacer ver que ha sido canalizada por el propio creador. El resultado es que todos estos mitos que nos hablan de la creación, humanizan lo que tendría que ser solamente sobrehumano.

Pero no todas las cosmogonias explican los orígenes a partir de la nada. Hay una gran cantidad que se originan a partir del caos.  Según estas cosmogonias hay ciertos elementos que en el origen ya prexistian por ser eternos. Estos elementos eternos como el agua, la tierra o las tinieblas antes de la creación ya existían, pero en un completo desorden y caos. Hasta que interviene una energía de donde surge el orden y la luz. Esta energía creadora seria el llamado soplo, el verbo o espíritu creador.

Cada cosmogonia representa un esquema humano de la acción. se trata de un modelo para que el hombre pueda desplegar su energía concentrada hacia sus propios proyectos y metas. Cada cosmogonia se relata dentro de un decorado que esta directamente relacionado con las costumbres y el clima de cada una de las civilizaciones por las que han estado ideadas. De esta forma tenemos que el cosmos sale de un océano, o de una montaña, o de un oasis según el pueblo que la ostenta sea pescador, cazador o su hábitat sea el desierto.


La importancia de una cosmogonia queda patente al comprobar que, es la que determina la clase de instituciones que su religión y sociedad tienen. Veamos que cosmogonias han sido las mas populares a lo largo de nuestra historia.

La cosmogonia de los habitantes de la región de Mesopotamia, consideraba al Océano como la Matriz del Universo de la cual salia la primera pareja divina: Apsu y Tiamat. De esta primera pareja van saliendo  los dioses encargados de ir construyendo el Mundo con tres dioses a la cabeza Anu, Enki y Enil. Esta labor de construcción es muy dura porque consiste en cavar los surcos de los ríos y formar montañas y valles. Así que estos dioses se rebelan y convocan la primera huelga de la historia del mundo laboral. Para solucionar el problema son creados los hombres con el fin de que realicen las duras tareas mientras los dioses juegan y descansan.

Cosmogonía egipcia
Son diversas las versiones que han llegado a nuestros días pertenecientes  a esta región de Mesopotamia que ha sido puente entre Asia y Europa. Una versión asiria muy antigua narra el nacimiento del mundo a partir del dios Ilu de esencia no determinada. De Ilu emana el principio masculino, el abismo y el principio femenino, la mar caótica. Otra versión nos habla de Nammu como un mar infinito y eterno que engendra una montaña cósmica formada por el Padre del Cielo, llamado An y la Madre Tierra llamada Ki. Debajo de ellos esta Kur, es el dominio de los infiernos.

Dentro del hinduismo la versión mas extendida vuelve a presentar a una creación con tres protagonistas: Brahma, Vishnú y Shiva. Según dicha comogonia Brahma tiene un rostro con tres cabezas claramente diferenciadas: La del creador Brahma, la del conservador Vishnú y la del destructor Shiva. Representa la unidad divina del movimiento que anima el universo, la vida y la muerte.


Segun una interpretacion Veda, el universo nació de un gigante Purusha, el super hombre cósmico. Sus miembros y extremidades se fueron convirtiendo en las diferentes partes del mundo. Este nuevo nacimiento suele ser común que sea interpretado tambien con la utilización de un huevo. Es el huevo cósmico símbolo de fecundidad y eternidad. La mitología griega misma presenta a un huevo creador llamado Leda.


En China y Japón el caos primordial se compara con un huevo de gallina. El huevo tras 18000 años se abre dejando en libertad a la tierra, el Yin y el cielo, el Yang.


En la Polinesia nos volvemos a encontrar con el huevo y en esta cosmogonia cuando el huevo se abre aparece un nuevo trió en forma de tres plataformas: Te-tumu, Te-papa y Matata. En Egipto el huevo se asocio a la idea de la esencia de los seres vivos. En una antigua versión egipcia el huevo cósmico contenía al Sol y los germenes de vida, es la versión del dios creador Khnemu, tambien llamado Khnum. Es el famoso dios alfarero que fabrica a los demás dioses y hombres en un torno, infundiéndoles la vida mediante un soplo.

Según los pobladores de la Grecia ancestral del Caos emergió desnuda Eurinome, la gran viajera símbolo de la Luna visible. Frotando entre sus manos a Boreas, el viento del Norte apareció Ofion, el océano en forma de serpiente. Eurinome queda preñada de Ofion y se meta-morfea en paloma para acabar poniendo el huevo universal. Es el famoso huevo al que Ofion se enrolla siete veces para romperlo. Para los egeos, de este huevo con la serpiente enrroscada nacio todo cuanto existe.

Para Carl Jung las cosmogonías merecieron una atención especial. Observo que todas ellas implicaban una cierta noción de sacrificio. Para dar forma a la materia es necesario modificarla y ello no es posible sin emplear algún tipo de energía. Para Jung esta energía significaba lucha. Por esta razón encontramos en la mayoría de ellas estragos gigantescos donde dioses y héroes pelean y se destrozan. El orden y la vida emergen del caos y la muerte, no hay progreso sin destrucción. Segun Jung todas las cosmologias ilustran esta lucha partiendo del caos.



La mayor parte de todas las cosmogonías de todas las creencias incluyen narraciones de como surgió el universo. Algunas sostienen que un solo dios creo todo el cosmos, mientras otras afirman que un conjunto de deidades se fueron repartiendo las responsabilidades. Pero tanto las religiones monoteistas como las politeistas recurren a ciertos símbolos para representar conceptos similares. La utilización del circulo para el mundo celestial y el cuadrado para la tierra, ha llamado la atención de muchos expertos que no se explican la razón de lo común  de este concepto en civilizaciones separadas en distancia y tiempo.

Son muchas las representaciones artísticas en que el Creador lleva un compás en las manos que utiliza como herramienta para crear. En la ilustración conjunta podemos observar el compás y el nuevo mundo lleno de vida. Un mundo lleno de lineas curvas en donde no existe ninguna recta al ser creación divina. 

Por esto lleva en las manos un compás y por este motivo el compás tiene una gran importancia como símbolo y ha sido utilizado en tantas religiones, logias y sectas de todo el planeta.


Uno de los símbolos mas utilizado para representar la creación es el huevo con un significado tan profundo que bien merece ser tratado aparte. La imposición de un orden sobre la masa informe, es un aspecto esencial en la mitología de la creación. Cuatro motivos geométricos expresan este proceso en los jeroglíficos egipcios: una espiral, una espiral dentro de un  cuadrado, una nube y un cuadrado. La primera espiral representa la energía divina. La espiral dentro del cuadrado hace referencia a la energía actuando dentro del cosmos. La nube seria la materia no diferenciada y el cuadrado representaría el mundo ordenado.



Según las apasionantes investigaciones del profesor Corrado Malanga, el culpable de todo este embrollo donde andamos metidos tiene nombre y apellidos, se trata de su majestad La Conciencia. El espacio, el tiempo y la energía son solamente virtuales. No son reales y solo existen por creación de la conciencia.


Profesor italiano Corrado Malanga
La Conciencia crea todo lo necesario para poder manifestarse, para poder ser, para poder existir. La Conciencia se encarna para poder tener la experiencia de lo que significa existir. Para que la experiencia sea plena y total, tiene que ser efectuada por la propia conciencia. En estos temas no se admiten sustitutos. La experiencia de otro no sirve. Cada uno de nosotros tiene en su interior una pequeña parte de La Conciencia que realiza la experiencia de ser y existir a través del cuerpo de cada uno.

Malanga afirma que estamos en un universo NO local donde no existe el espacio, el tiempo y la energía. Dicho universo se encuentra ocupando un punto muy pequeño, donde no hay distancias que recorrer y donde el tiempo no cuenta porque no existe. Todo empieza y acaba en un único instante, tal y como también afirma el físico David Bohm. El universo donde nos encontramos, ya explicamos en un anterior articulo dedicado a Corrado Malanga, que tiene las características de un universo holográfico de naturaleza virtual. Es parecido a estar en un teatro donde no somos tan solo espectadores, ya que tambien hacemos de actores, directores de la obra y encargados del sonido y la iluminación. Somos espectadores y actores de forma contemporánea, todo ocurre a la vez.


Si la conciencia quiere conocer lo que es nacer, vivir y morir, no puede experimentarlo de ningún otro modo que por ella misma. Corrado Malanga siempre pone este ejemplo:
"Nadie te puede contar lo que se siente al recibir un martillazo en el dedo. Si tu quieres saber como es la sensación de recibir un martillazo, solo tienes un solo modo de conocerlo y experimentarlo: tienes que ser tu el que lo sientas y veas las estrellas cuando el mazo te golpea en tu propio dedo".

PAZ para todos