jueves, 7 de mayo de 2015

El mito de las brujas y sus escobas voladoras



De todos es conocido el mito de la escoba voladora y de como se podía viajar por arte de magia. A media noche las brujas salían por las chimeneas y cual amazonas sin caballo, se trasladaban por los aires, para acudir a fiestas y reuniones que su amo convocaba.


La imagen de una bruja voladora suele representarse acompañada de dos símbolos muy significativos: la Luna llena y de la escoba. La escoba es un instrumento profano pero tambien es un importante instrumento en muchos cultos , ceremonias y altares de todo el planeta. La escoba es símbolo de limpieza tanto material como espiritual, pues la escoba tambien barre los problemas y preocupaciones que cada uno tiene.

En la antigua Roma la escoba simbolizaba la expulsión del mal en el hogar y en especial el mal hacia los niños de la casa. Se colgaba sobre las puertas de las casas para ahuyentar los malos espíritus. Esta escoba tambien representaba en muchos hogares una eficaz herramienta contra los conjuros.

La escoba puede perturbar un espacio levantando polvo y llega a los oscuros rincones de todas las casas donde nadie mas puede llegar y ni mucho menos limpiar. La escoba evoca hechicería, magia, volatilidad, lujuria y desinhibicion. Con la escoba se baila, con la escoba,.... se vuela.

El acto de barrer no deja de ser un ritual que a diario todos realizamos en la casa o en el trabajo. El budismo zen considera a la escoba como uno de los emblemas del sabio y la pureza de pensamiento.
La escoba siempre ha estado asociada al trabajo domestico y la mayoría de las culturas la han relacionado con la mujer. En el arte de cultivar Bonsais la pequeña escoba es una de sus herramientas mas representativas. En el sistema de castas la escoba es uno de los símbolos representativos de las castas mas bajas. En este caso la escoba es utilizada para justificar un sistema social donde unos siempre barrerán las calles y plazas para que solamente unos cuantos se vayan reencarnando en ricos y poderosos.

Pero no todas las escobas eran iguales pues era determinante el tipo de madera con que estaba construido el palo de cada escoba. Para tareas referentes al nacimiento y el renacimiento, el palo era necesario que fuera de abedul. Cuando la ceremonia trataba sobre la fertilidad y el conocimiento, tenia que ser de avellano. Para asuntos de muerte y resurrección era indispensable que la escoba fuera de tejo.
Este modelo de escoba funciona
al revés, sus fabricante argumentan
una mayor estabilidad de vuelo

La escoba siempre se ha considerado símbolo fálico y un instrumento para alejar influencias maléficas. Cuando las brujas eran requeridas para ejecutar ritos de fertilidad, utilizaban una escoba de avellano en dicho ritual. En el caso de que fuera una pareja que quisiera tener hijos y no pudiera, la bruja circundaba a la pareja caminando con la escoba entre las piernas, mientras pronunciaba sus conjuras con voces oscuras.

En estos rituales de fertilidad donde las brujas eran contratadas por la realeza y nobleza, eran dos las herramientas mas utilizadas por magas y hechiceras: la escoba y la piña. Pero la piña, por su importancia simbólica, merece capitulo a parte. Concentrémonos hoy en nuestras brujas, con o sin escoba voladora.

La Inquisición trato todo tipo de transportes no convencionales, ya que no siempre el viaje se hacia por los aires y con escobas. Cualquier método extraño se juzgaba y condenaba. En el Archivo Histórico Nacional de la Inquisición de Toledo encontramos redactada esta instrucción para cabalgar mágicamente:
"Para caminar cien leguas en una noche, vete a un despoblado y busca la puerta de su antigua ermita. Una hora antes de que se ponga el sol, tienes que escribir en la puerta con sangre de murciélago estos tres nombres: Anphia, Gepia, Detari. Después vete a tu  casa y prepara un freno de caballo. Cuando ya sea de noche regresa al despoblado y en la puerta de la ermita encontraras un caballo. Ponle el freno y sin miedo, móntalo diciendo en voz alta esta conjuración: Conjuro te caballo !!!, por la Santísima Trinidad, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo con un solo Dios verdadero, nuestro Señor Jesucristo que nació de la Virgen Santa Maria, la cual pario sin dolor quedando ella virgen antes del parto. Que tu me lleves sano y salvo andando por tierra y sin daño de mi anima y de mi cuerpo !!!  Amen.
Acto seguido el caballo cabalgaba hacia donde el individuo quería ir y una vez allí, el caballo esperaba pacientemente a que el sujeto realizara las cuestiones en cuestión. Luego sencillamente se tenia que volver a montar y el caballo te regresaba a tu morada. Solo había una cosa que no se debía hacer durante el viaje encima del caballo: Bajo ningún concepto el jinete podía santiguarse ni nombrar ningún otro nombre divino, mientras el viaje duraba."
Con la compra de este ultimo modelo,
se obsequia con un cuervo negro GPS

Hasta el propio Cervantes en su obra mas famosa cita un caso de uno de estos viajes relámpago a tierras vaticanas. En la parte segunda y capitulo XLI de El Quijote, el propio Hidalgo dice a Sancho:
"Acuérdate del verdadero cuento del licenciado Torralba, a quien llevaron los diablos a volandas por los aires, caballero en una caña, cerrados los ojos y en 12 horas llego a Roma y se apeo en Torre Nona, que es una calle de la ciudad. Allí vio el fracaso y asalto y muerte de Borbón y por la mañana ya estaba de vuelta en Madrid, donde dio cuenta de todo lo que había visto".

En España la bruja es un poco pájaro de costumbres, por lo que respecta a su vuelo. Ellas tienen tradición de irse a Sevilla los sábados. Antaño las brujas de las montañas se reunían en Cernuela que es un lugar cerca de Burgos, como otro habitual que era Renteria. Se cuenta que las que iban a Sevilla viajaban en grupos numerosos y cuando estaban alegres cantaban mientras volaban:

"Lunes y martes y miércoles, tres.
Jueves y viernes y sábado, seis"

Según cuenta la tradición, un jorobado al oírlas cantar les contesto con la misma tonada, para que así rimara:

"Y domingo, siete"

Pero con que el domingo es día sagrado para los católicos creyentes y prohibido para todas las brujas, lo que el jorobado gano es una manta de palos de escoba y otra buena sarta de escobazos, por parte de aquellas jorguinas ofendidas.


También es muy conocido el caso de un maestro carretero de Maquinenza que estaba casado sin saberlo con una bruja. Hasta que pasado unos meses tras la boda noto como cada noche su mujer abandonaba la cama para dirigirse al balcón. Pero tambien observo que del balcón desaparecía su mujer como flotando en el aire. El pobre maestro cuando se percato, quiso seguirla y pensó que si el se encaramaba tambien a la barandilla, volaría. Y lo que ocurrió según cuentan es que perdió la vida, del tortazo que se pego cuando del balcón se estampo contra el duro empedrado del callejón que había debajo.


Pero por los aires tambien han viajado distinguidos personajes que cuando lo han necesitado, han echado mano de un servicio de alquiler, para ser transportado a cualquier lugar por el propio diablo en persona. Es muy conocido el caso del obispo de Jaén de quien se dice fue a Roma en una sola noche, volando encima al espalda de un diablo de alquiler. La tradición cuenta que de esta hazaña se conservo un sombrero  que aun se conserva en alguna iglesia romana.


Es por esto que después de tantos siglos arrastrando tradiciones de este tipo, lo de la señora volando de noche con luna llena y escoba, se ha convertido en un arquetipo. Solo hace falta que un lobo aúlle a lo lejos para que todo el auditorio, como por arte de magia se crea encantado.

PAZ para todos
Johnny McClue 2015