sábado, 12 de enero de 2019

Gritos y chillidos


El grito se relaciona con lo maléfico, lo terrible y con el susto que nos paraliza todo el cuerpo, por lo que solamente nos permite realizar una acción: gritar. En muchas ocasiones la rabia y la impotencia se exteriorizan mediante un fuerte chillido que sale de lo más profundo de nuestro ser.

En cierto modo el grito y las válvulas de escape de las ollas a presión tienen la misma función. Sin su válvula de escape, la olla a presión explotaría en mil pedazos. El ser humano tambien necesita sus válvulas de escape con las que poder liberar las malas leches y tensiones que nos corroen por dentro. 

Una de las tradiciones que mejor simboliza y se identifica con el grito es la de los musulmanes. En el Corán el grito se personifica y se identifica con el cataclismo. Es el castigo que se precipita sobre los impíos y los injustos cuando menos se lo esperan. En el Corán se cita el ejemplo de Lot durante la destrucción de Sodoma y Gomorra que también se relata en el Génesis de la Biblia. No solamente desaparecieron por su corrupción las dos famosas ciudades, sino que la mujer de Lot fue petrificada por su desobediencia.

En la Sura 15 encontramos un excelente ejemplo de este tipo de grito relacionado con el cataclismo y la destrucción de Sodoma y Gomorra:
"Estos hombres se cegaban en su embriaguez.
El grito los sobrecogió al alba....
Ellos escavaban montañas con toda seguridad
para convertirlas en moradas.
Pero el grito los sobrecogió por la mañana;
sus acciones no les fueron provechosas."
En el islam el grito también se compara a un huracán con el que Dios castiga a todo pecador de la pradera.

Uno de los gritos mas populares en muchas culturas es el llamado "grito de guerra". En la antigüedad el grito de guerra simbolizaba la cólera de los dioses y el más famoso de todos ellos muy posiblemente sea el grito de guerra de los indios de las praderas norteamericanas. Los griegos y troyanos también gritaban cuando se lanzaban contra el adversario, al son de "Halala" que era su diosa de la guerra.


Los gritos de guerra de los pueblos bárbaros que invadieron Europa no pasaron desapercibidos por los generales romanos que no dudaron en incorporarlo en sus legiones. En sus crónicas Tácito nos cuenta que el "barditus" o "barriutus" era el grito de guerra de los germanos que lo realizaban poniendo la boca debajo del escudo. Con este sistema el escudo era una excelente caja de resonancia con la que amplificar el grito de cada uno de los soldados.

Más tarde los romanos perfeccionaron la técnica del grito de guerra haciendo que el grito fuera lanzado de forma conjunta pero progresiva. Comenzaban con un pequeño murmullo que apenas era audible y que aumentaba poco a poco hasta acabar en un inmenso y espectacular bramido con el que el enemigo se acojonaba.

El grito tiene el honor de ser el título de una de las obras de arte por las que se ha pagado más dinero en una subasta pública. Nos estamos refiriendo al óleo pintado en 1893 por el artista noruego Edvard Munch que ha sido inspiración de centenares de versiones.


Posiblemente, una de las obras de arte más replicadas y modificadas de la historia moderna. Existen versiones para todos los gustos y para todos los tipos de gritos habidos y por haber:


Una de las versiones más didáctica de esta obra de arte nos enseña que no solamente los seres humanos son los que tienen la facultad de gritar. Muchos animales salvajes y domésticos también utilizan los chillidos cuando se percatan que un tal Homo Sapiens esta destruyendo su lindo Planeta:


Para terminar este artículo dedicado a gritos y chillidos, me complace compartir con todos vosotros a uno de mis artistas favoritos: el poeta y cantante Ian Dury que con su banda The Blockheads tiene un tema especialmente dedicado al grito con el titulo "Dance of the screamers".

Se trata de uno de los temas que en 1979 salió publicado dentro del LP titulado "Do it your self", sin lugar a dudas una de las mejores composiciones dentro del estilo llamado "punk-rock". Hace unos años tuve el placer de poder editar un vídeo dedicado a este pedazo de tema. En las imágenes que acompañan a este vídeo musical podéis encontrar todo tipo de gritos. Espero que sea de vuestro agrado:


Johnny McClue 2018

miércoles, 2 de enero de 2019

Los animales salvajes ganan por goleada al Homo Sapiens




Mucho es lo que aún tenemos que aprender para que podamos ser auténticos Sapiens:

FOTOS: Pato abriga con sus alas a un cachorro que estaba a punto de morir congelado: Un periodista, quien publicó las instantáneas en Twitter, relató que el ave también 'estaba temblando de frío pegado a un poste'.

Feliz 2019 !!!!!
Johnny McClue

sábado, 15 de diciembre de 2018

El morueco, símbolo fecundo y reproductor




Un morueco es un carnero destinado a la reproducción y forman parte del ganado lanar. En sus representaciones suele destacar sus curvados cuernos. Es el emblema utilizado para representar al signo de Aries, una cabeza de carnero con sendos cuernos. Aries es el primero de los signos del zodiaco, pertenece al elemento Fuego y esta regido por el planeta Marte.

El morueco es el emblema del Amón egipcio, que era el dios del aire y de la fecundidad. Cuando los egipcios conquistaron Kush identificaron a su principal deidad como Amón y lo representaban como una cabeza de carnero lanudo y cuernos curvos que simbolizaba a la virilidad. Con el tiempo se convirtió en una deidad de la fertilidad.

En la mitología clásica el morueco es también emblema de Hermes que en ciertos misterios se nos presenta como Krioforo, el portador del morueco, donde el carnero es transportado sobre el cuello del joven y esbelto portador.


El morueco esta relacionado con el regente del Fuego, Agni. En el yoga tántrico el "manipurachakra" tiene por símbolo el morueco que corresponde al elemento Fuego. El sabio Indra enseña la doctrina de la Unidad del Principio Supremo bajo la metamorfosis de un morueco. 

"Me he transformado en morueco para tu felicidad.
Tu has alcanzado el camino de la Ley para tu bienestar.
Accede pues a mi naturaleza única.
Soy la bandera, soy la inmortalidad.
Soy el lugar del mundo, lo que fue, es y será.
Yo soy tú, soy yo y tú.
Comprende que tú eres yo.
No hay duda por efecto de tu alma demasiado simple.
Soy yo solo lo que existe aqui abajo."

Para el pueblo dogon, el morueco desempeñaba la función de divinidad agraria y también simbolizaba a la fecundidad. En el antiguo Egipto el dios alfarero denominado Knum se creía que había modelado toda la creación, era el dios morueco por excelencia responsable de la procreación. Se han encontrado multitud de moruecos momificados ya que los egipcios pensaban que en ellos residían las fuerzas que aseguraban la reproducción de los vivos. Con sus cuernos se confeccionaban coronas mágicas que solamente utilizaban los dioses y los reyes.


En la cultura griega el morueco simbolizaba el centro de la potencia fecundadora. Entre los dorios Apolo, divinidad pastoral, se representaba en forma de morueco y se adoraba como dios del morueco llamado Karneios. Era considerado guardián de los rebaños y un gran protector contra todo animal salvaje que fue muy honrado en Esparta. Para la cultura gala el morueco estaba intimamente relacionado con el hogar.

La psicología moderna ve al morueco como el representante de la potencia. Es el ariete que permite abrir puertas, romper muros y conquistar plazas. La forma espiral de sus cuernos comporta una idea de evolución y refuerza el valor de abertura e iniciación evocada por la majestuosa V de toda cornamenta.

El mito el morueco esta dotado de verbo y de razón, simbolizando la fuerza psíquica y sagrada. Su fuerza de penetración si no se sublima, queda como fuerza ambivalente que puede fertilizar,... pero también puede destruir.

Johnny McClue 2018

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Teresa Forcades y Josep Pamies en Argentona despertando al rebaño humano - dec. 2018


Esta semana la Asociación de Campesinos del Maresme organizó en el Teatro de la Plaça Nova de Argentona una conferencia con dos ponentes de excepción: Teresa Forcades y Josep Pamies. En dicha conferencia Josep Pamies volvió a lucir la famosa camiseta blanca con el mensaje, "El MMS no es lejía".

Sin la colaboración de los ayuntamientos es imposible que la temática que defiende Teresa y Josep llegue al gran público. En los últimos meses hemos podido comprobar como muchos medios de comunicación han acusado a Pamies de curandero y de estafador. Ya que los medios de comunicación no están mucho por la labor, los espacios municipales son vitales para que el mensaje de Josep Pamies y Teresa Forcades sea conocido.

El ejemplo dado por el Ayuntamiento de Argentona tiene que servir para que los alcaldes y demás políticos pierdan sus estúpidos miedos y permitan la celebración de este tipo de actos gratuitos y sin ánimo de lucro.

La última serie de cuantiosas multas impuestas a Josep Pamies hubieran hecho callar a cualquiera, pero a juzgar por lo que vimos en Argentona, al bueno de Josep Pamies estas multas le han dado alas. El teatro de Argentona se llenó hasta la bandera con 400 personas dispuestas a escuchar verdades, tal y como ya rezaba en catalán el cartel que lucía en el exterior del teatro: "La VERDAD necesita ser dicha porque si no se dice no existe":


Por unos momentos pensamos que en el último instante el Ayuntamiento de Argentona se había "acojonado", ya que el teatro permaneció cerrado hasta el último momento. Pero los campesinos del Maresme no faltaron a su compromiso y los seguidores de Pamies tampoco.

En Argentona pudimos presenciar una Teresa Forcades y un Josep Pamies pletóricos y con más energía que nunca. Las multas solo han dado más energías a un Josep que esta dispuesto a ir a la cárcel. Dice que la cárcel puede ser un excelente lugar en dónde sembrar una semilla que al germinar revolucione a todo el Planeta.

Afortunadamente el mundo académico y científico empieza a apoyar las verdades que Teresa y Josep hace tantos años que predican. Entre los 400 asistentes al acto con entrada gratuita se encontraban muchos médicos, químicos e ingenieros medioambientales.

No cabía ni un alfiler:


La conferencia se efectuó en catalán, pero tengo el placer de poder compartir una conversación en castellano que Josep mantuvo antes de empezar el acto con un médico asturiano en la plaza donde se encuentra el teatro. Es una excelente oportunidad para poder conocer como Josep es reconocido y admirado por un número cada vez mayor de académicos. En dicha conversación  se ponen varios "dedos" en diferentes "llagas".


En toda la historia de la humanidad no se ha producido ninguna revolución que no haya costado sangre, dolor y muchas lágrimas. Las revoluciones pacíficas son una quimera que han tenido obsesionado y muy entretenido a más de un seguidor de la llamada "Nueva Era".

La asociación que en su día fundaron los amigos y defensores de Josep Pamies se llama "Dolça Revolució", expresión catalana que significa "dulce revolución". La primera vez que escuche su nombre ya pensé, "Josep Pamies y sus amigos no deben saber que es imposible realizar una revolución de forma dulce, tranquila y amistosa".


Pero ya han transcurrido decenas de lunas desde que la "Dolça Revolució" se puso a andar y el camino de esta andadura ha demostrado que cuando te revolucionas de forma "guai", solo haces que recibir guantazos por todos lados. Al bueno de Josep le han caído hostias de Hacienda, de Justicia, de Gobernación, de Sanidad,... solo falta que ponga sanciones el de Deportes.

Josep Pamies en Argentona explico a la audiencia que al jubilarse y entrar en la tercera edad, se siente como un verdadero adolescente que siempre llevan la contraria a todo dios y disfrutan con el enfrentamiento. La ministra de Sanidad con tanta persecución solamente ha conseguido que Pamies tenga más energías que nunca. La batalla solo ha comenzado y Josep sabe que el camino que falta por recorrer, ... es muy largo.

Pero Josep Pamies no puede hacer la revolución que pretende mientras no seamos conscientes de que todos somos Josep Pamies. Para ser como Josep hay que estar dispuesto a ir a la prisión y ser conocedor de que te estas jugando tu propia vida. Desgraciadamente, son muy pocos los que están dispuestos a correr riesgos por una causa en la que te juegas tu propio cuello (recordemos el caso de Andreas Faber Kaiser). Y ahí está la clave: sin amarguras, una revolución es imposible de realizar. Una revolución no puede ser dulce.
Una revolución tiene que ser amarga, ya que de lo contrario en lugar de revolucionar, solamente agilipolla.

Una revolución solo puede tener éxito cuando los hombres y mujeres dejan de tener miedo porque viven y actúan con plena Conciencia. Un grupo de seres humanos plenamente conscientes son imparables.

Josep Pamies y Teresa Forcades ya hace años que van pregonando verdades como puños. Solamente hace falta que todos nosotros los acompañemos en su lucha. Solos, poca cosa podrán hacer, pero si todos nos unimos, esto no podrá pararlo nadie.

No podemos dejarlos solos y que terminen como Andreas Faber Kaiser. 

Debemos ser conscientes de que todos somos Josep Pamies.

Es el mejor homenaje que le podemos hacer al gran Faber-Kaiser.

Johnny McClue 2018


martes, 11 de diciembre de 2018

La capucha o caperuza


La capucha simboliza la fuerza espiritual y el poder de concentrarse y ocultarse. La capucha forma parte de la cuculla, un modo de vestir que fue muy utilizado en la Galia. Se trataba de una capa con capuchón de una sola pieza.

La vida en los monasterios también ha sido una gran amiga de usar la capucha como así lo vemos en la mayoría de los hábitos de frailes y ermitaños. La capucha invita al recogimiento interior, te aisla del exterior y te oculta. Debajo la senda capucha puede haber desde un rey a un pordiosero. La capucha es sinónimo de anonimato. La capucha del ermitaño de la carta del Tarot número 9, nos recuerda que la capucha y la espiritualidad van juntas por la vida.



Muchos personajes mitológicos de la cultura celta los vemos representados con una senda capucha, el dios irlandés Dagdá es uno de ellos. La capa y la capucha que utiliza Dagdá esta relacionada con el mito de la invisibilidad. La leyenda nos cuenta que en realidad Dagdá llevaba un total de 7 capuchas superpuestas una encima de la otra que le concedían la invisibilidad durante los combates que protagonizó.

Encapucharse la cabeza significa mucho más que volverse invisible, ya que el hecho de desaparecer puede ser sinónimo de morir. En las ceremonias iniciáticas solemos ver que los candidatos suelen estar encapuchados. Entre los nandis del Africa oriental, los noveles circuncisos tienen que recorrer un largo trayecto que lo realizan vestidos con grandes sombreros en forma cónica manufacturados con altas y largas hierbas.

Los dioses, brujos, demonios y genios suelen presentarse encapuchados en muchas y variadas tradiciones. Parsifal con sus dos cabrones y los cabiros son un excelente ejemplo. Los cabiros son los demonios enigmáticos que la mitología nos presenta actuando como símbolo de los poderes desconocidos del espíritu.

C.G. Jung afirmaba que la capucha simbolizaba la esfera más elevada que ya se sitúa en el mundo celeste. Bajo este contexto, la capucha equivale a la bóveda y la campana.


Algunos autores relacionan la capucha con un símbolo fálico, pero bajo mi modesto punto de vista, la capucha es un símbolo femenino y la barretina o gorro frigio son símbolo masculino.  En la vestimenta tradicional de Cataluña podemos comprobar como son las mujeres las que están ataviadas con capuchas blancas, mientras que son los hombres los que llevan una senda barretina.

La famosa capucha roja que luce Caperucita Roja nos vuelve a recordar que la caperuza es un atributo femenino. La capucha de la mujer cristiana equivale al velo de la mujer islámica. La capucha en una mujer es muestra de honestidad, modestia y ocultamiento.

Los hombres cuando tienen que ponerse una forma cónica encima de su cabeza suelen preferir conos de grandes proporciones. Son unos conos tan grandes que ya no podemos llamarlos capuchas. El Mago Merlín y los hombres desfilando en Semana Santa son una buena muestra.


Una capa con una buena capucha es uno de los métodos más eficaces para no perder el calor corporal durante el otoño y el invierno. Los esquimales son expertos en utilizar la capucha para poder sobrevivir en las regiones árticas.

El misterio y la muerte también prefieren andar por la vida de forma encapuchada. Los Cuatro Jinetes de la Apocalipsis y la propia Parca suelen representarse con sendas capuchas. Los arcontes son otras de las entidades que suelen usar capa con capucha con el fin de "camuflar" que sus cuerpos no son de carne y hueso como el de los humanos.


El Profesor Corrado Malanga también nos habla en sus apasionantes conferencias de una raza extraterrestre que usa capucha. No es casualidad que el protagonista de la pelícua E.T. se escondiera de los humanos mediante una gruesa capa con capucha. La mayoría de grandes producciones cinematográficas suelen beber de fuentes de información que no están al alcance del mortal.

Una capa con capucha suele ser la indumentaria que algunos seres utilizan para poder ingresar en nuestra dimensión. En estos casos la capa y la capucha actúan de autentico contenedor mientras están "de visita turística" por nuestro planeta.

Últimamente a la moda de ir encapuchados se ha apuntado todo manifestante que se precie. Manifestarse a cara descubierta comporta demasiados problemas y todo dios prefiere usar una buena capucha. Es una excelente forma de enfrentarse a las fuerzas del orden, a sus gases y a sus jodidas pelotas de goma.



Johnny McClue 2018




miércoles, 28 de noviembre de 2018

La Rueda de la Vida y la Rueda del Dharma


El símbolo de la rueda representa todos los significados del símbolo del CIRCULO, pero los modifica al incluir en el concepto la noción de movimiento que toda rueda simboliza. Un movimiento que en la Madre Naturaleza nunca cesa y siempre se va repitiendo: creación - destrucción. En el círculo y en la rueda, no hay principio ni final.

La rueda guarda una estrecha relación con la mayoría de símbolos solares. El símbolo solar centroeuropeo de una rueda con 4 brazos se remonta a la época neolítica y es uno de los primeros símbolos que los hombres primitivos de las cavernas nos dejaron grabados.

El arte budista es uno de los que más ha utilizado el símbolo del círculo y el de la rueda. La rueda constituye el emblema del Dharma, la puesta en marcha de la rueda de la ley y, por tanto, el símbolo del mismo Buda.


En anteriores artículos hemos tratado el significado de la llamada "Rueda de la Fortuna". En el artículo de hoy nos complace compartir dos de las ruedas más conocidas en muchos países asiáticos, nos referimos a la "Rueda de la Vida" y la "Rueda del Dharma".

La Rueda de la Vida simboliza el ciclo constante de acción y cambio al que todos estamos sujetos. Para los budistas representa la ley del karma donde las falsas ilusiones y los deseos nos mantienen atados a su giro infinito. La mayoría de los mortales son incapaces de poder desligarse de la Rueda de la Vida. Los que consiguen desatarse y liberarse del giro de la rueda son los que alcanzan la iluminación,... pero de estos hay muy pocos. La gran mayoría continua girando como si estuvieran encerrados en una de las cabinas de una noria gigante que gira sin cesar.



En el centro de la rueda encontramos un círculo rojo con tres animales en su interior: una serpiente, un gallo y un cerdo. Estos tres animales están en círculo mordiendo al animal de delante.

Representan los tres venenos o falsas ilusiones que no nos dejan alcanzar el Nirvana.
  1. El gallo representa a la ignorancia
  2. El cerdo representa el apego
  3. La serpiente simboliza el odio.
Un segundo círculo de mayor tamaño rodea al primero y nos presenta a seres humanos en dos diferentes escenas. La escena de la izquierda con fondo claro y la escena de la derecha con fondo completamente oscuro. Los seres de la izquierda están ascendiendo, mientras que los seres de la derecha se precipitan al abismo, cada uno de ellos según han sido sus actos durante su encarnación. Los seres que han llevado una buena vida ascienden al Nirvana, pero los seres que han llevado una mala vida. descienden hacia la ignorancia y la más profunda de las oscuridades. Unos demonios son los encargados de encadenar a los pobres pecadores con el fin de que no puedan escapar del horrible castigo que les espera.



Un tercer círculo rojo engloba a los anteriores mostrándonos 6 diferentes escenas que representan las diferentes esferas de existencia. En la mitad superior encontramos tres escenas que representan las esferas de existencia más elevadas; son los humanos, los dioses y los semi-dioses. En la mitad inferior se muestran 3 escenas que simbolizan las esferas de existencia más bajas; son los animales, los espíritus hambrientos y los demonios. En cada una de las escenas se puede observar a un Buda prometiendo la liberación. Una muestra más de que la liberación es posible en todas las esferas, sean elevadas o inferiores.


Un anillo exterior nos presenta doce diferentes escenas. Son los doce vínculos de la cadena de la dependencia. En ella encontramos los grandes temas de la vida: nacimiento, vejez, enfermedad, muerte, etc.


Las dos escenas de la parte superior nos muestran a la izquierda a un anciano cargando a un muerto que simboliza a la vejez y la muerte y a la derecha a un ciego, representando a la ignorancia.


A continuación encontramos a un alfarero en su torno representando al acto de voluntad y debajo a un mono colgando de un árbol simbolizando a la conciencia.


Las dos siguientes escenas nos muestran a dos hombres encima de una barca representando al nombre y la forma. Debajo vemos a una casa sin ventanas representando los 6 sentidos (5 más la mente).


Las dos escenas de la parte inferior nos muestran a un hombre y una mujer abrazados simbolizando al contacto y a otro hombre con una flecha clavada en el ojo simbolizando al sentimiento.


La siguiente escena nos muestra a una persona bebiendo alcohol representando al deseo y a una mujer recogiendo fruta debajo de un árbol simbolizando al apego.


Las siguientes 2 imagenes nos muestran a una mujer embarazada representando a la existencia y a una mujer dando luz simbolizando al nacimiento.


Un ser monstruoso con tres ojos y provisto de cola y garras es el encargado de hacer girar la Rueda de la Vida. Se trata de Yama, el señor de la muerte que simboliza la certeza de la muerte para todo ser viviente.

Existen versiones modernas de la Rueda de la Vida donde todas las escenas se muestran adaptadas a los tiempos modernos que vive el llamado "mundo occidental". En muchas de estas versiones, el señor de la muerte encargado de hacer girar la rueda esta caracterizado por el Tio Sam,como no podría ser de otro modo.



Otra de las ruedas orientales más populares es la llamada Rueda de Dharma que decora muchas construcciones budistas como motivo ornamental y ha sido muy utilizada en orfebrería y joyería oriental.


La Rueda del Dharma es otro importante símbolo budista que con sus ocho radios representa a la sabiduría y al óctuple sendero. La Rueda de Dharma es uno de los ocho símbolos auspiciosos del budismo. Simboliza la fortuna de que el Buda giro la rueda preciosa de su sabiduría. Todas las enseñanzas y relaciones de esta rueda comportan felicidad, libertad y acciones virtuosas para todos los que la practican de forma correcta.

El eje de esta rueda simboliza a la disciplina y el aro exterior representa a la concentración. Suele estar custodiada por dos ciervos a izquierda y derecha. Estos dos ciervos recuerdan el primer sermón que Buda realizó en el Parque de los Ciervos.

Estos son los 8 preceptos del óctuple sendero con los que se puede alcanzar el Nirvana:

  1. Correcto entendimiento
  2. Correcta intención
  3. Correcta palabra
  4. Correcta acción
  5. Correcto sustento
  6. Correcto esfuerzo
  7. Correcta atención
  8. Correcta concentración
En su centro la Rueda del Dharma simboliza el llamado "Triple Entrenamiento" que esta formado por:
  1. Shila o Etica
  2. Samadhi o Meditación
  3. Praina o Sabiduría

Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los símbolos budistas más difundidos. Una buena muestra de ello es la imagen con la que finalizamos este artículo, se trata de un relieve afgano del siglo V donde es el mismo Buda el encargado de poner en movimiento la Rueda del Dharma escoltada por sus dos fieles cervatillos.


Unas ruedas que giran y giran sin parar, representando nuestras diferentes encarnaciones a lo largo de los siglos. Solamente una pequeña observación, según la Física Moderna y la teoría del Profesor Corrado Malanga: el tiempo no existe y todo ocurre en un único instante. Esto implica que si las encarnaciones suceden, deben suceder todas ellas de forma simultánea.

Johnny McClue 2018