viernes, 28 de agosto de 2015

El simbolismo del Omphalos y las formas ovaladas




Las piedras ovaladas han sido motivo de culto y veneración desde ya la edad de Piedra, llegando a nuestros días a través de diversos nombres: omphalos, betilios, dólmenes,… todos ellos eran considerados símbolos sagrados. Entre las piedras que el hombre en la antigüedad venero los ophalos griegos son según Guenon simples betilos que ya los hebreos veneraban. El termino betilo, es de origen semítico y significa la casa de Dios. Son piedras que se consideraban sagradas y eran veneradas por considerarse manifestaciones de la presencia divina. Son uno de los receptáculos del poderío de Dios. Es el sello de comunicación espiritual. El omphalos simboliza un nuevo nacimiento y una conciencia reintegrada. Es el asiento de una presencia sobrehumana. En el arte simbólico es en general una piedra erguida con la cima oval y muchas veces se representa rodeada por una o varias serpientes.


En la prehistoria, por toda la región mediterránea, la gente atribuía poderes sagrados a las piedras y rocas en forma cónica. Fueron los griegos que los llamaron “omphalos”, literalmente significa ombligo. El ejemplo mas famoso se guarda en el santuario de Delfos, del que se decía que señalaba el centro del mundo. Cuenta la leyenda que el propio Zeus soltó dos águilas desde los confines de la Tierra y coloco la piedra en el lugar donde se encontraron. La tradición siempre ha relacionado a Apolo con las piedras cónicas de los betilos y omophalos.

Según Udo Becker el omphalos, el ombligo, según los mitos de distintos pueblos representa el centro del mundo, simboliza el lugar en donde se inicio la creación. La contemplación del omphalos como procedimiento de meditación sobre los principios fundamentales cósmicos y humanos, se practica en la iglesia oriental y en el yoga hindú.



El dios Hermes saca su nombre de los “hermai” que eran unas piedras alargadas situadas en los bordes de los caminos y significaban una presencia, encarnaban una fuerza, protegían y fecundaban.

El culto de Apolo siempre estuvo relacionado con este tipo de piedras.
En diversas monedas griegas y sirias, aparece el dios Apolo sentado en una de estas piedras. En muchas de estas monedas, la piedra donde Apolo esta sentado, tiene una decoración exactamente igual a la de uno de los omphalos mejor conservados y mas famosos de todo el mundo: El omphalo del Museo de Delfos.









La forma cónica participa del simbolismo del circulo y del triangulo. El cono seria  un símbolo de Astarte, divinidad cananea del amor y de la fecundidad. Posteriormente el cono correspondería a la Ishtar asiria y a la Afrodita griega.



El Huevo Cósmico del Rebis,
conteniendo a todos los
"culpables" de la creación
En otros contextos la superficie del cono, que confluye hacia un vértice, puede ser imagen primordial de una evolución espiritual. Una evolución que va prescindiendo del movimiento y la multiplicidad de la materia y progresa hacia la concentración, la identidad y el conocimiento de si mismo.

Según Tony Allan, en muchos de los mitos entorno a la creación aparece un huevo símbolo obvio de la gestación y el parto, en forma de Huevo Cósmico o del Mundo. Los huevos también pueden sugerir un renacimiento, como en el orfismo o en la costumbre cristiana de regalar huevos de Pascua en la estación de la resurrección.


El símbolo del cono ha sido comparado por Frazer al de la pirámide y al zigurat. Se asocia a la imagen ascensorial de la evolución de la materia hacia el espíritu (la parte superior, mucho mas estrecha que la inferior).

La vulva femenina también se ha representado en forma cónica en la mayoría de culturas. En las iglesias irlandesas de la época medieval es fácil encontrar tallas de mujeres con sus vulvas representadas de forma gigantesca y siempre cónica. Las Sheela na Gigs (o Sheela-na-Gigs) son tallas figurativas de mujeres desnudas mostrando una vulva exagerada. Se consideraba un gran símbolo protector de la fertilidad.

Muchos frutos son ovalados y han tenido una gran importancia simbólica. El fruto del árbol del pino, la piña, ha sido utilizado como símbolo en multitud de culturas y civilizaciones. La Iglesia Católica y la Masonería utilizan el símbolo de la piña de forma constante. La piña alberga y protege a sus piñones alrededor de su tronco central, es pues símbolo de fecundidad, unión y protección.

Otro fruto de un árbol que igual que la piña, es símbolo de fertilidad desde tiempos pre-cristianos es la bellota. Las costumbres nórdicas nos relatan que las bellotas que mejor y mayor fertilidad tenían, eran las que estaban recogidas del bosque por la noche.

La almendra es otro de los frutos en forma ovalada que ha tenido una gran importancia simbólica. En la tradición mítica, la almendra simboliza el secreto escondido que conviene descubrir para disfrutar de el. La dura cáscara que protege a la almendra actúa como si de un muro o puerta se tratara. Sin romper el muro y sin derribar la puerta, es imposible acceder al secreto guardado en el interior.

En el esoterismo de la Edad Media, la almendra estaba asociada a la aureola en elipse que rodeaba a los personajes santos, inmaculados y vírgenes. La almendra es el Cristo, porque su naturaleza divina está escondida por su naturaleza humana. Para los judíos la almendra es símbolo de nueva vida. La forma comun de dos círculos superpuestos forman una almendra llamada "Vesica Piscis"que en la tradición cristiana se relaciona con el símbolo del pez y todo lo sagrado e inmaculado.

En muchas cosmogonías, la forma almendrada es el principio de todo. Es el huevo del que todo ha salido, es la forma que todo lo ha parido.

PAZ
Johnny McClue 2015