lunes, 9 de mayo de 2016

La pirámide y su gran importancia simbólica en la historia del ser humano



Las pirámides, zigurats y estupas son antiguas construcciones hechas por el hombre, a imagen y semejanza de "La Montaña Cósmica". En este sentido la pirámide comparte simbolismo con todas las edificaciones que se dirigen y apuntan hacia el cielo. Todos los templos piramidales de Asia, América central y Africa son montañas que representan el centro del cosmos.

En nuestro anterior artículo dedicado al triángulo ya comentábamos la similitud existente entre el triángulo y la pirámide. Con el triangulo estamos ante la primera figura que se puede dibujar, usando solamente tres lineas rectas. Forma un espacio interior cerrado que no podemos obtener si solamente tuviésemos dos rectas. Por esta razón en el mundo de las dos dimensiones, el triángulo representa a la figura primogénita, del mismo modo que en el mundo de las tres dimensiones, lo es la pirámide. Dicho de otro modo, la pirámide es la forma más sencilla con la que se puede construir una edificación de gran altura.

En Egipto la pirámide era una "colina de luz", símbolo del poder creador del Sol y  de la inmortalidad de su representante en la Tierra. Imhotep,el sumo sacerdote del dios solar Ra, la desarrolló a partir de la mastaba convencional con la parte superior plana. La pirámide que diseño Imhotep para el faraón Zoser en Saqqara estaba escalonada, pero los arquitectos posteriores fueron perfeccionando el método de construcción hasta conseguir construir auténticas pirámides acabadas en punta.

Para reforzar todo el simbolismo que la pirámide representa, los arquitectos las recubrían con piedra caliza con el fin de que reflejara la luz del Sol. Representaba el montículo primigenio que era la herramienta para alcanzar, por primera vez, la luz del Sol creador.

La pirámide con sus enormes dimensiones, pesos y volúmenes, representaba al edificio eterno, cuya permanencia permanente sobre la Tierra contrarrestaba a la propia muerte. En la imagen de la derecha podemos ver una de las pirámides que Salvador Dali incluyó en sus lienzos. La base cuadrada de la pirámide representa a la Tierra, mientras que su vértice superior simboliza al Cielo. Muchas culturas antiguas han utilizado estos mismos conceptos

Si tuviéramos que resumir en dos palabras el simbolismo de la pirámide, la mejor expresión probablemente sería: "Crecimiento vivo". Según el gran Hermes Trimegisto, el vértice de la pirámide simbolizaba el vértice del demiúrgico, potencia primera no engendrada, sino emergida del Padre y que gobierna todo lo creado, totalmente perfecto y fecundo.

El término "ascensión piramidal" está íntimamente relacionado con la forma con que el iniciado alcanza la unión con el Verbo, tras una dura ascensión desde la base de la pirámide, hasta llegar a la cúspide.



La pirámide tiene la doble significación de integración y de convergencia, en todo lo individual y todo lo colectivo. Muchos la definen como "la imagen más sobria y más perfecta de la síntesis. La orientación hacia esta síntesis social se expreso en Egipto y otros lugares, construyendo pirámides como modelo e imagen de convergencia ascensional. La erección de la pirámide fue la expresión de una síntesis aún muy inconsciente de los hombres.



El pasar de los siglos y las generaciones ha transcurrido con la imagen de la pirámide siempre bien presente y conocida. Como si de una forma natural se tratara de que todos tenemos que aceptar como prototipo perfecto de civilización. Y así nos ha ido.

Bajo este contexto, podríamos comparar a la pirámide a un árbol invertido, en dónde la base del árbol es la punta. La masonería y la teosofía tienen a la pirámide como uno de sus símbolos fundamentales. En este contexto, las pirámides de Egipto simbolizan la misma idea que el árbol mundanal. El vértice es el místico eslabón entre cielo y tierra, análogo a la raíz del árbol, mientras que la base representa las ramas extendidas hacia los cuatro puntos cardinales del universo material.

La idea simbólica de las pirámides es que todas las cosas dimanan del espíritu por evolución descendente (al contrario de lo que supone la teoría darwiniana), es decir, que las formas han ido materializándose gradualmente hasta llegar al máximo de materialización.

En nuestro mundo capitalista y de consumo, las pirámides están de moda. La gente vive en casas con forma de pirámide, construye invernaderos piramidales y hasta llegan a dormir en una cama que es la base de una pirámide y que todo dios vende por internet. Si los masones le tienen tanto cariño, por algo será.

El propio Hermes Trimegisto ya nos dice en su obra:
"El vértice de la pirámide simboliza el Verbo Demigurgico , potencia primera no engendrada, sino emergida del Padre y que gobierna todo lo creado,totalmente perfecto y fecundo. De este modo, al termino de la ascensión piramidal, el iniciado alcanza la unión con el Verbo, como el faraón difunto se identifica con el dios inmortal."

Las pirámides han mantenido divididos a los expertos desde la noche de los tiempos. La teoría de Heródoto conforme la Gran Pirámide era la tumba de Keops, tuvo siempre sus retractores como Erástones, Manetón y Diodoro Sículo, que a su vez jamás se pusieron de acuerdo entre ellos mismos con respecto a cuando y quién la construyó. La polémica ha llegado a nuestros días y actualmente la mayoría de investigadores están de acuerdo con el tema de que su construcción se realizó mucho antes de lo que se pensaba. Pero la identidad de sus autores, como la construyeron y para que demonios servía, sigue siendo motivo de interminables discusiones.


Las posibles explicaciones que se barajan de quienes las construyeron son tantas, que ocuparían una obra de varios volúmenes: extraterrestres llegados de Sirio, anunnakis llegados de Niburu, una raza extinguida de seres humanos gigantes, habitantes de la tierra hueca, seres de otra dimensión diferente a la nuestra, los atlantes cuando llegaron a Egipto tras el hundimiento de la Atlántida,... el tema da para toda una enciclopedia.

No existe ninguna prueba que demuestre que la Gran Pirámide fue construída por los propios egipcios. En su arquitectura y decoración no se encuentran las tallas, inscripciones, cartuchos, o imágenes habituales en el arte mortuorio dinástico egipcio. Ante la ausencia de estas decoraciones tan habituales en las construcciones egipcias, una pregunta surge: ¿Acaso se erigió la Gran Pirámide antes de la invención de los jeroglíficos y con anteoridad al nacimiento de la religión egipcia?.

Los números, proporciones, orientación y diseño encierran profundos secretos que el ser humano va descubriendo poco a poco. Fisicos y natemáticos de todo el mundo se han sentido atraídos por tanto número encriptado. Son centenares los libros escritos al respecto, en donde los autores van descifrando los secretos con esta misteriosa construcción  ha podido resistir el paso de reyes, imperios y ejércitos. Pero las cuestiones más importantes, aún están por contestar. Podríamos decir que la arqueología de occidente se ha hecho "la picha un lío" en unas pirámides muy grandes, que están junto al Nilo !!!!

Para poder intentar ver un poco de luz en todo este tema de la Gran Pirámide, es bueno olvidar tanto lío occidental y fijar nuestra atención en alguna otra dirección. Muchos expertos del mundo islámico aseguran que la Gran Pirámide es anti-diluviana y que el monarca antidiluviano Shedbad Ben Ad, utilizaba la construcción para guardar en su interior su enormes tesoros y riquezas. Otros historiadores árabes afirman que la Gran Piramide fue construida por unos sabios egipcios para poder refujiarse durante el Diluvio Universal.


Una historia poco conocida es la del califa Al-Mamun, descendiente del profeta Mahoma que en el año 820 viajó de Bagdad a El Cairo con un gran ejercito de obreros, con una intención muy concreta: abrir la Gran Pirámide para poder apoderarse de todos los grandes tesoros que allí estaban guardados. Cuando este ejercito formado por obreros vió que la Gran Pirámide no tenía ninguna puerta ni ventana, por donde poder adentrarse a su interior, empezaron a darse cuenta que con las herramientas de la época, perforar una entrada no era tarea sencilla.

Pero el poder y autoridad del califa eran enormes y bajo la promesa de repartir el botín entre los obreros, empezaron a perfoprar un túnel en la cara norte de la Gran Pirámide. Pero la dificultad y lentitud con la que se perforaba, provocó hasta revueltas y peleas entre los mismos obreros del califa. Cuando llegaron a un punto de desánimo absoluto, por la dificultad del trabajo, la fortuna les sonrrió y los obreros que estaban perforando oyeron caer una piedra de enormes proporciones, al otro lado de la pared que perforaban. Este hecho cargó las pilas a tanto obrero desanimado y siguieron perforando en dirección al enorme estruendo que habían escuchado. Finalmente lograron entrar en el corredor descendente que conduce a la cámara subterranea. Aquellos obreros habían conseguido entrar al corredor que les permitió llegar a los pasadizos y cámaras del interior de la Gran Pirámide.

Pero la alegría del califa y de los obreros duró bien poco,... allí dentro no había ningún tesoro. Los obreros corrían con sus antorchas por todos los pasillos, registrando las cámaras reales y,... nada de nada!!!!

El descontento de los obreros fue tan grande que el califa, que no tenía ni un pelo de tonto envió, a toda prisa, un mensajero a Bagdad con una ordenes muy concretas: traer a El Cairo una cantidad de oro y tesoros equivalente a un buen salario para cada uno de los obreros que habían trabajado en la perforación. Cuando el oro y riquezas llegaron a El Cairo, el Califa las hizo enterrar durante la noche y en secreto junto a la Gran Pirámide. A la mañana siguiente el propio califa hizo excavar a sus obreros en el lugar preciso y cuando los obreros descubrieron el tesoro, su enfado se transformó en felicidad. Todos los obreros quedaron sorprendidos de la sabiduría de su califa, al indicarles el lugar exacto donde tenían que escavar. Pero también quedaron sorprendidos por el poder del tesoro desenterrado que equivalía de forma exacta a la cantidad que se necesitaba para poder pagar el salario de todos aquellos pobres e ignorantes obreros del califa de Bagdad.

Gracias a la tecnología de los satélites artificiales, cada vez son más el número de pirámides que se van descubriendo a lo largo y ancho de nuestro planeta. Algunas de ellas están completamente cubiertas de tierra, verde vegetación y árboles de todas clases. Las recientemente descubiertas en China y Bosnia, son un perfecto ejemplo que han sido confundidas durante siglos por montañas naturales. Mi buen amigo Rafapal tuvo la oportunidad de pasar un verano escavando en la de Bosnia. Lo poco que se ha desenterrado da buena muestra de que no se trata de una montaña natural, más bien todo lo contrario.




Uno de los lugares en donde aún quedan muchas pirámides por descubrir es en Centro América. La tupida selva y el paso de los siglos ha literalmente camuflado numerosas construcciones en toda la región, mientras que en el litoral parecen estar sumergidas a escasos metros de la actual línea de la costa. Los próximos años nos van a deparar muchas agradables sorpresas y cada vez el número de pirámides descubiertas irá en aumento.

Esperamos que el paso de los años traiga la respuesta a la pregunta del millón:
¿Cómo coño cortaron, transportaron y colocaron los gigantescos bloques de piedra?
¿Con que
truco del almendruco, se puede levantar tal pedrusco?

Para finalizar este artículo piramidal, me complace compartir un vídeo musical  de nuestro sencillo canal en donde las pirámides y los faraones cantan un blues:




PAZ
Johnnu McClue 2016