domingo, 7 de junio de 2015

El mito del doping


En la conferencia difundida por los amigos de "Caja de Pandora" que tuve el placer de realizar junto a Rafapal con el titulo de "La verdad sobre la droga", uno de los temas que mas polémica y preguntas del publico provoco fue el doping. Meses mas tarde, para el blog de David Parcerisa, escribí este articulo que a continuación nos complace compartir. Dicho artículo analiza el mito del doping desde sus inicios y detalla el resto de sectores que, con el deportivo, lo practican desde tiempos inmemorables.


Las drogas y el doping están íntimamente relacionados. Son muchas las preguntas que nos surgen cuando relacionamos dichos términos:
  • Un deportista que se dopa, ¿Qué tipo de adicción padece?
  • Las sustancias dopantes si son drogas, ¿en qué grupo están incluidas?
  • ¿Desde cuándo el ser humano se dopa?
  • ¿El doping se practica solamente en el ámbito deportivo?
  • ¿Un deportista de élite como Lance Armstrong, es un toxicómano?



No se sabe a ciencia cierta de donde proviene la palabra doping, unos la asocian a una antigua palabra inglesa “dope”, que era como una pasta o grasa lubricante, aunque hoy el término se usa como genérico de droga. La Enciclopedia Británica la atribuye a la voz flamenca “doop” que se usa para determinar una mezcla. También se comenta que proviene del término sudafricano “Dope”, que era una bebida alcohólica que se usaba para poder realizar correctamente unas danzas ceremoniales.
Definición dopaje: Es la promoción o consumo de cualquier método o sustancia prohibida en el deporte que puede ser potencialmente peligrosa para la salud de los deportistas y que es susceptible de mejorar su rendimiento de manera ilícita
Definición de Drogas: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es la más utilizada en la actualidad droga es toda sustancia que introducida en un organismo vivo por cualquier vía (inhalación, ingestión, intramuscular, endovenosa), provocando una alteración física y/o psicológica.

El individuo que practica el dopaje lo hace sencillamente porque quiere ganar y ser el primero. Y lo practica a toda costa, porque lo tiene marcado como objetivo fundamental y primordial dentro de su vida. Quiere llegar a las metas siempre primero, tiene que ser el mejor. Estamos ante un toxicómano que padece de una adicción psicológica muy concreta y bien marcada: adicción a ganar y ser el mejor, a toda costa, a cualquier precio.

Pero relacionar el doping solamente con el deporte, es un grave error. Los primeros humanos en doparse no fueron los deportistas. El doping ha estado utilizado por los hombres desde tiempos inmemorables y se practico siempre por las mismas razones: ganar y ser el mejor. Es por este motivo que en el dopaje también nos acompaña en el mundo capitalista y de consumo de nuestros días, en donde la pista de atletismo se convierte en el camino de nuestra vida y al final está la meta.

DOPING MILITAR

Los primeros humanos en doparse fueron los guerreros y piratas. Uno de estos pueblos fueron los vikingos. Su fama de agresivos y poseedores de una gran fortaleza, los convirtió en una autentica pesadilla para todos los pueblos vecinos.

Todos los pueblos y tribus de la historia de la humanidad han tenido sus diferentes formas de doparse, antes de iniciar la batalla o el ataque. Todas las tribus tenían y tienen su Panoramix. Los legendarios Bersekers, pueblo guerrero vikingo, aumentaban su capacidad de ataque, resistencia al dolor y fuerza combativa, mediante la ingestión de la BUFOTENINA que ellos extraían del hongo Amanita Muscaria. Antes de entrar en combate, también bebían cerveza con beleño negro (planta alucinógena de la familia de las Solanáceas) y comían pan contaminado con Cornezuelo del centeno (alto contenido de ácido Lisérgico, LSD). Las tribus de los incas de la época precolombina, mascaban hojas de coca cuando luchaban contra tribus rivales.
Durante la I y II Guerras Mundiales, ambos bandos experimentaron con todo tipo de sustancias, con el fin de lograr en sus tropas más resistencia, agresividad y efectividad. En Japón los pilotos kamikazes al estrellar sus aviones lo hacían estando hasta las orejas de Metanfetaminas.

A los aviadores ingleses, su ejército les suministraba comprimidos con cocaína. La dosis recomendada eran las de no superar en doce horas los 10 mg. Esta cantidad equivalía a un cuarto de gramo de cocaína, lo que provoco graves errores de pilotaje y altero considerablemente su comportamiento. Se llego a dar el caso en que un piloto ingles se confundió y aterrizo en una base aérea enemiga, por culpa de “volando” con coca.
Los Nazis pregonaban la abstinencia y la vida sana en el nombre de la salud nacional. Pero a la hora de hacer la guerra, no tenían reparos en poner a sus soldados hasta los topes de drogas y alcohol. El speed era la preferida, no obstante muchos otros se hicieron adictos a la morfina y el alcohol.

El Pervitin, un estimulante comúnmente conocido hoy como speed era la star-drug del Ejército Alemán. En septiembre de 1939, se probó la droga en 90 estudiantes universitarios, y se concluyó que el Pervitin podía ayudar a ganar la guerra.”De acuerdo a un informe en la mayoría de personas, esta sustancia, aumentaba la auto-confianza, concentración y voluntad de afrontar riesgos, al mismo tiempo que reducía la sensibilidad al dolor, la necesidad de dormir, la hambre y la sed. Al principio fue probado en los conductores militares que participaron en la invasión de Polonia. A partir de ahí, fue “distribuido” sin escrúpulos a las tropas combatientes en el frente.


Muchos de los soldados nazis iban repletos de Pervetin cuando entraban en combate. Las drogas eran parte de un plan para ayudar a pilotos, marineros e infantería a un rendimiento sobrehumano. La cúpula militar dispensaba con mano ancha tal estimulante, además de alcohol y opiáceos, mientras creyó que drogar e intoxicar a las tropas ayudaría a conseguir la victoria sobre los Aliados. Los nazis no tenían presentes nunca los efectos secundarios como la drogadicción y la degradación moral.
También en el bando aliado se experimento con soldados y prisioneros, con el fin de “crear al soldado perfecto”. Tanto los ingleses como los norteamericanos, experimentaron con todo tipo de sustancias. Del tiempo de la II Guerra Mundial podéis visionar en YouTube, dos vídeos en donde se ve a los dos ejércitos suministrando LSD a sus soldados para “ver lo que pasa, ya que igual descubrimos al soldado perfecto”. Son dos vídeos en blanco y negro de un minuto de duración que ya forman parte de la loca, bélica y drogadicta historia del ser humano.


La guerra del Vietnam también fue un gran laboratorio de experimentación de los efectos de las drogas en las propias tropas. La película Apocalypse Now muestra de forma muy documentada, hasta que niveles de toxicomanía se llegó en aquella estúpida contienda. La ascensión con la lancha por aquel maldito rio, reproduce fielmente hasta qué punto puede llegar el doping en la puta guerra.



DOPING LABORAL

Este tipo de dopaje también existe desde que el ser humano empezó a trabajar con el fin de producir al máximo en el más mínimo tiempo posible. Como simple ejemplo podemos nombrar la típica parada que se efectúa en fábricas y oficinas, donde durante unos minutos los empleados están autorizados a parar de trabajar y tomar un café. El mismo nombre es delatador: Coffe breack, pausa para el café, Tea time, etc. Para mas guasa, en muchas fábricas y oficinas, se utiliza la máquina del café. Dicha maquina de café en la mayoría de las ocasiones dispensa la cafeína de manera gratuita. El empresario sabe que aquel café, en lugar de un gasto, es en realidad una excelente inversión.

A lo largo de la historia, según las costumbres y religiones de cada región, las drogas han formado parte del mundo laboral y el entorno familiar de cada uno de nosotros. Todos los pueblos se han dopado durante o después del trabajo. A partir del siglo XVII las farmacias en Europa se convierten en auténticos supermercados de todo tipo de sustancias. Los boticarios de la época preparaban auténticas pócimas al más puro estilo Panoramix. Como ejemplo podemos citar lo habitual que se convirtió suministrar jarabe de Lúpulo a los recién nacidos con el fin de que se quedaran dormidos y no molestaran a sus padres. Durante décadas en Europa los bebes, pillaron unos ciegos que más que dormidos se quedaban fritos de tanto opiáceo.

Afortunadamente desde hace años las campañas informativas de los efectos de las drogas en el trabajo y en el hogar han ido en aumento. El doping laboral está mucho más extendido en ciertas profesiones, más que en otras. Como oficio más antiguo del mundo, la prostitución ha mantenido una relación con las drogas desde tiempos inmemoriales.




















DOPING DEPORTIVO

Los inicios del doping deportivo se remontan al inicio del deporte profesional. “Participar es lo importante”. Pero llego un momento en la historia que el que participaba, también empezó a ganar dinero si también ganaba. Aquel día se inauguró el doping deportivo.

Hay que tener en cuenta que un atleta que en el siglo V antes de la era moderna ganaba pruebas en los Juegos Olímpicos de Grecia, ganaba anualmente el equivalente actual a medio millón de euros. Los atletas griegos ganadores, eran auténticos ídolos para el resto de los griegos y disfrutaban de una gran popularidad.



Las pruebas deportivas se realizaban en grandes estadios con una gran capacidad de aforo. Estos atletas griegos utilizaban dietas especiales y pociones estimulantes para fortificarse y tenían unas ganancias económicas tan importantes que buscaban medios ilegales para ganar a cualquier precio. La afición a las apuestas deportivas era tan importante que ya en aquella época, amañar competiciones era práctica común.

Los primeros registros históricos modernos que hablan del uso del doping, tratan de 1805 y describen el uso de la cafeína en tres deportes: el atletismo, la natación y el ciclismo. Hacia finales del siglo XIX se sabe que algunos ciclistas además de cafeína, ya utilizaban a menudo estricnina y alcohol. En 1928, la Federación Internacional de Atletismo, fue el primer organismo que prohibió el uso de sustancias dopantes. Pero en la historia del doping deportivo destacan dos épocas muy bien diferenciadas. Las podríamos denominar “época clásica y época moderna”. El cambio de la época clásica a la moderna se realiza en un momento muy concreto de la historia moderna: el final de la II Guerra Mundial.

Al finalizar la II Guerra Mundial todos los médicos e investigadores de ambos bandos que tenían órdenes de buscar el modo de crear el soldado perfecto, se quedaron sin órdenes ni trabajo. Pero la gran mayoría de estos médicos e investigadores, al acabar la guerra, sencillamente cambiaron el tipo de paciente. En lugar de crear el soldado perfecto, pasaron a crear al deportista perfecto. Por este motivo cuando finaliza la II Guerra Mundial, el doping deportivo hereda del doping militar todo su gran potencial y nuevos descubrimientos tanto de los nazis como de los aliados. Ningún medico ni investigador sobre este tema, se quedo sin trabajo al finalizar la II Guerra Mundial.

No es de extrañar que al acabar la II Guerra Mundial, se empezaran a batir todos los récords y empezaran a aparecer por los estadios, atletas que parecían hermanos de Hulck. Tenemos que tener presente que al finalizar la guerra, todos los gobernantes aprovechan la alta competición deportiva como método de distracción, manipulación y división popular. España también se apuntó al carro de ganar a toda costa, incluso en deportes que en nuestro país no son populares. Lo importante para los organismos deportivos solamente es sumar cuantas más medallas mejor.

LANCE DOPING ARMSTRONG

Famosos deportistas de todo el mundo han querido hacer su carrera de la mano del dopaje. La lista es inmensa y se extendía como una plaga. Hasta que un día se pusieron en marcha y empezaron una gran persecución. El número de controles fue aumentando hasta alcanzar límites hace años inimaginables. Los recursos empleados han sido enormes. Y el procedimiento cada vez más severo de los análisis y sus métodos han ido estrechando el cerco cada vez más. Los recursos que el doping ha movido son imposibles de calcular. Jugando al gato y al ratón se han movido millones de euros y se han empleado decenas de recursos y años de trabajo. Pero también han muerto muchísimos deportistas.


Como siempre el poder del dinero es el que ha marcado la diferencia entre unos y otros deportistas. El juego hace años que consiste en estar técnicamente más avanzado que los estamentos encargados de analizar y controlar a todos los deportistas. El deportista que se podía pagar los mejores especialistas, estaba aconsejado constantemente de cuál era el mejor procedimiento para no ser descubierto. Ha sido una autentica carrera para ir más rápido que los que controlan y realizan análisis anti dopaje.
¿Pero cuantos deportistas están muertos porque no tenían los conocimientos de especialistas como los que aconsejaban a Lance Armstrong? Estos deportistas que murieron también querían ganar, pero por falta de información en lugar de llegar primeros a la meta, perdieron sus vidas en el intento. Yo con mi toxicomanía, también perdí a muchos amigos que no tuvieron mi suerte y por falta de información se infectaron con el SIDA o sufrieron sobredosis.
Pero para los deportistas que se dopan, es tan importante ser el primero, que contratan al mejor Panoramix del momento. Y no dudan en aceptar sus “pócimas mágicas”. Creen que las drogas que se chutan son indetectables al estar fabricadas usando tecnología más moderna que los conocimientos de los propios controles antidopaje.

Pero ya son centenares los deportistas que han cavado su propia fosa, para después caer al abismo. El deportista profesional actualmente tiene que andar con pies de plomo. Los reglamentos y productos dopantes se están modificando y ampliando cada día. En algunos deportes, la práctica profesional se ha vuelto una pesadilla. Y el deportista profesional que no se dopa se ha convertido en una pieza de museo. El aficionado y espectador están cada vez más conscientes de la gravedad del problema. Los deportistas también empiezan a concienciarse de la situación, y cada vez son más los deportistas jóvenes que se apuntan al carro del juego limpio y sin “aditivos”. 

Porque ya son muchas las muertes que el dopaje a causado, porque no tenían la información, la tecnología y los medios materiales que SI TENIA un tejano que según dice le falta un cojón. A ver si resulta que cuando le extirparon el testículo, en su lugar le instalaron un motor para ayudarle a dar pedales. Molaría poderle hacer una radiografía de los cojones, igual nos encontramos con alguna sorpresa.

El humilde vídeo que acompaña el final de este articulo lo monté con la música que escribí cuando se destapo el caso de Lance Armstrong. Es un sencillo homenaje a todos los deportistas que nunca se doparon, aun sabiendo que no ganarían nada importante. Como dice la canción del vídeo: 
"Si tu quieres ganar,... al mejor Panoramix tendrás que contratar".

PAZ para todos
Johnny McClue