miércoles, 13 de mayo de 2015

Las 40 artes vedadas de la Magia y sus numerosas "mancias"


El pueblo Hispano ha sido siempre supersticioso. En nuestra familia siempre he oído decir que la superstición nació antes que la religión. Fuera heredado del próximo Egipto o de los sumerios, los primeros pobladores hispanos se enfrentaron al misterio de la vida y la muerte con ignorancia y miedo,... mucho miedo. Era el cultivo ideal para poder forjar héroes, mitos y naciones.


De la superstición fue lógico y fácil pasar a la hechicería, como espléndida arma con la que defenderse del miedo. El hombre adivinaba unas fuerzas secretas e impalpables, según las cuales su destino se llevaba a cabo. La idea del bien trae como consecuencia, la idea del mal.

Dichas fuerzas podían ser favorables o nefastas, y el hombre pensó que podía dominarlas. La primera intención debió ser la de concentrar las fuerzas buenas y dirigirlas hacia uno mismo. Pero el segundo paso fue utilizar las fuerzas malas contra los demás,... y nació LA MAGIA !!!

Es muy posible que en un principio tan remoto los magos fueran tan embaucadores como el romano Simón y se tardara años en conseguir la magia matemática de Pitagoras. Fueron muy pocos los que podían decir que con sus artes estaban sirviendo a la ciencia de la luz.

Veamos que nos dice un experto de la época, el maestro Ciruelo: 
"En las historias mas autenticas y dignas de fe entre los hombres cuerdos y sabios, se cuenta que acaecieron muchas cosas maravillosas que la mayoría de sabios del mundo no sabrían dar razón alguna. Es necesario decir que hay en el mundo virtudes y fuerzas de causas espirituales y sobrenaturales que producen dichas fantásticas maravillas. Como ejemplo podríamos citar, el de mudar en un súbito, un grande monte todo entero de un lugar a otro, o ver algún animal bruto, hablar como hombre en la lengua que los hombres comprenden. También algún hombre ya días muerto y enterrado que aparece de repente y habla con los vivos, o si algún hombre rustico, labrador o pescador, que nunca aprendió letras y súbitamente, habla en perfecto latín durante una hora entera. Pero también se dan casos de hombres que súbitamente hablan lenguas extrañas para al rato no acordarse de nada. Se han visto mujeres flacas y dolientes que en cierta hora se han puesto a luchar contra varones de muchas fuerzas, vencerlos y echarlos a tierra muy ligeramente como si de pluma de ave, se tratara. Pues todas esas mujeres flacas y dolientes, al cabo del rato no recuerdan ningún dato. Existen cosas que hacen brujas tan maravillosas, que la razon de tal cosa, no pueden ser causas naturales ."

El hombre tuvo necesidad de explicarse todo esto y defenderse de ello. Asi creo una ciencia que llamo Magia. La Magia aparecio a la cabeza de lo que durante siglos llamaron, "ciencias veladas". De este tronco principal salieron las 4 ciencias principales:

  • Matemática
  • Prestigio
  • Maleficio
  • Encantación.

De estas 4 ciencias principales surgieron las famosas 40 artes vedadas:

De las Matemáticas nacieron nueve:

  1. Hiromancia
  2. Piromancia
  3. Feomancia
  4. Espatolomancia
  5. Fulgurancia
  6. Ciromancia
  7. Tremularia
  8. Sonositica
  9. Auspicina.

De Prestigio salieron seis:

  1. Absconsoria
  2. Pulsoria
  3. Congratoria
  4. Transformaria
  5. Pasionaria
  6. Lubidia.

De Maleficio salieron diez:

  1. Mediaria
  2. Sopreciaria
  3. Invocatoria
  4. Nigromancia
  5. Estricatoria
  6. Fibrica
  7. Extaria
  8. Sortilegio
  9. Amatoria
  10. Vastatoria.

De la Encantación salieron tres:
  1. Empirica
  2. Imprecatoria
  3. Ligatoria.

De Nigromancia salieron cuatro: 

  1. Atromancia
  2. Conomancia
  3. Pedoxomancia
  4. Arnomancia.

De Estricatoria salieron dos:

  1. Curosoria
  2. Fascinatoria.

De Conomancia salio una:

  1. Litomancia.

Estas fueron, son y seran las 40 Artes Vedadas.


Artes supersticiosas y de adivinación


Los orígenes de las artes supersticiosas se remontan a la noche de los tiempos. Aparte de la nigromancia y la astrología no científica, fueron naciendo otras artes que adivinaban, basándose en los elementos y los cuerpos celestes. Cada una de ellas tenia un rito especial mediante el cual se podían determinar diversas señales o ciertos signos reveladores. Con el tiempo fueron aumentando en numero y en el siglo XIX, ya se conocían mas de 80 artes adivinatorias.

Una de las ultimas artes en aparecer fue la Pelvimancia, nacida en París en los inicios del siglo XIX. Se trata de la interpretación del temperamento y carácter del ser humano mediante el análisis de las caderas y cintura del sujeto. Los Pelvimanticos sostenían que según la composición cuantitativa de los huesos y estructura de la pelvis, se podía averiguar el tipo de temperamento de cada individuo.

Según su pelvis, los sujetos se dividían en tres clases: 

  1. Carbonicos
  2. Fosforicos
  3. Fluoridricos.
En el primer caso, las articulaciones de la cadera son solidas y la cabeza del fémur llena totalmente la cavidad que ocupa. En consecuencia los músculos de los glúteos están muy desarrollados, dando individuos lentos, torpes y de andar pesado. Las reflexiones de esta clase de gente serán precisas, profundas y con una marcada autoridad ante la resolución de problemas trascendentales: nos encontramos ante individuos que no ceden ante nada. Los Fosforicos tienen las caderas flexibles y muy finas, por lo que serán fácil presa de todo tipo de enfermedades. Son hombres brillantes, de concepción rápida, exaltados y poco afectivos. Las articulaciones de los Fluoridricos son hiperflexibles, de forma que no pueden permanecer de pie largo rato. Son individuos de temperamento vacilante, grandes artistas, magníficos bailarines, maravillosos amantes pero sus reacciones siempre serán imprevistas y sorprendentes.


Se hace difícil determinar cual de las Mancias es la mas importante. Pero podemos apuntar cuales eran las mas populares. El arte de adivinar a través de las rayas de la mano, la Quiromancia podría considerarse de las mas populares y como la que fue practicada por todos los niveles sociales.

La Cartomancia fue y es popular desde la existencia dos juegos de naipes. También fueron muy populares todas las artes relacionadas con los sueños:


  1. Brizomancia
  2. Orinomancia
  3. Oneiromancia
  4. Somnomancia
Actualmente estas cuatro artes podíamos afirmar que están en manos de doctores y psiquiatras. Pero antes de que salieran a la luz los trabajos de Freud, estas cuatro artes fueron muy practicadas y populares por todos lares.

Como artes relacionadas con la Tierra y sus elementos podemos citar:

  1. Geomancia
  2. Hidromancia
  3. Aeromancia
  4. Piromancia
  5. Espatulomancia.

El arte de la Geomancia trataba la adivinación mediante el uso de escribir sobre la tierra o cualquier cuerpo terreno, unos puntos y lineas a deshora para luego mirarlos y adivinar "lo que ha de ser".

La Hidromancia o adivinación por agua, la usaban los adivinos vertiendo plomo o cera en un vaso lleno de agua. Las figuras que dentro del vaso se formaban, indicaban al adivino los hechos que iban a ocurrir.

La Aeromancia trata de la adivinación mediante las señales que se encuentran en el aire. Con este tipo de técnica el adivino ponía atención a los sonidos que el viento producía en arboledas del campo, o en puertas y ventanas de la casa, adivinando las cosas secretas que iban a ocurrir.


La Piromancia trata de la adivinación por el fuego y se basa en la disposición y color de las llamas y en el carácter de los chasquidos de los chasquidos de los cuerpos que las producían. de este arte derivo la Dafnomancia o adivinación por el laurel, con cuyas ramas se coronaban los propios adivinos en sus ceremonias. Pero en la Dafnomancia el adivino ya no quemaba el laurel, sino que mascaba las hojas tiernas para posteriormente cerrar los ojos y concentrarse en comunicar el augurio.

Pero la Espatulancia si que aun tenia que ver con el fuego pues se observaba como quemaban los huesos de las espaldas de los animales. Tal como iban quebrando y saltando los huesos, el adivino anunciaba los pormenores de lo que iba a acontecer.

La Coscinomancia fue durante siglos, muy común en toda España. Pero era mas conocida a nivel popular con el nombre de "adivinar con el cedazo". La propia Inquisición así la definió:
"Es ejercicio de arte de magia cuando el demonio hace que los profesores de esta diabólica ciencia, mirando por un cedazo, vean cosas que están muy distantes, ocultas o por venir".

Durante el mismo periodo en España también fue muy popular la Aritomancia o adivinación por los números y la Omnomancia o adivinación por los nombres. Ambas artes mezcladas con ciertas dosis de Astrología formaron la famosa "Rueda de Beda" que Feijóo nos describe de la siguiente manera:
"Describa se en tabla o papel un circulo o rueda que tiene como un palmo de diámetro y en el circulo se inscribe una cruz cuyos 4 brazos se ponen unos números. Donde terminen los 4 brazos se reparten estas 4 inscripciones: Mors major, Mors minor, Vita major y Vita minor. Usase esta rueda para averiguar si el que esta enfermo vivirá o morirá, si el que sale a desafió vencerá o perderá, o quien sera el pretendiente de cada cuestión. Pero en esta practica es imprescindible conocer el día o fecha concreta  en que ocurrirá el hecho. Según la inscripción de cada brazo, se pronunciaba si el suceso iba a ser bueno o malo."

La Hipomancia es de origen céltico y consiste en la adivinación por los relinchos y movimientos del caballo.

La Eteromancia fundamentaba su arte en el vuelo y canto de las aves.

La Meteoromancia se basaba en los fenómenos de los meteoros y cometas.

La Onicomancia se basaba en la adivinación por medio del examen de los trazos que quedaban señalados en las uñas que habian sido untadas previamente con aceite y hollín.

El estudio de las lineas del rostro humano desemboco en la Metopomancia.

La Glosomancia trataba de adivinar con el análisis de la lengua.

La Uromancia se analizaba la orina del sujeto.

La Alomancia utilizaba la sal.

La Lacomancia los cubiletes con dados.

La Crommiomancia empleaba cebollas y fue muy popular en circulos de doncellas con el fin de averiguar quien seria el marido de cada una.

Algo semejante era la Sicomancia que adivinaba con hojas de higuera. La pregunta se escribía sobre la hoja y según el tiempo que tardaba en secarse, se obtenía uno u otro vaticinio.



La Apantomancia es una de las que mas se practica en nuestros días de forma inconsciente, pues consiste en la adivinación de las cosas que se van encontrando casualmente. Según dichas cosas se deducen buenos o malos augurios. Como ejemplo podíamos citar el cruzarse con un gato negro o pasar por debajo de una escalera o andamio. Muchas costumbres y tradiciones derivan de este arte que provoca que mas de uno cambie de acera sin motivo aparente.
La Rabdomancia es la adivinación mediante una varita mágica y todos los zahories provienen de ella. La varita solía hacerse de avellano silvestre pero cortada de forma concreta: a la salida del sol de cualquier día del mes de junio, pero procurando que la operación de corte coincidiera con la luna llena. La rama tampoco podía tener mas de un año, tenia que medir medio metro y tener el grueso de un dedo. Una vez confeccionada la vara ya se podia buscar con ella metales, monedas y todo tipo de tesoros escondidos, aunque la practica habitual siempre ha sido la de buscar agua, corrientes subterráneas y manantiales. El zahorí agarra la vara entre las dos manos y empezaba a andar lentamente por el terreno en donde había que buscar el preciado liquido. Actualmente esta técnica aun es utilizada por muchos de los profesionales que se dedican a perforar, los llamados "poceros".

Y para acabar esta lista de Mancias, no podemos olvidar a la que posiblemente sea una de las mas antiguas y practicadas por multitud de diferentes civilizaciones: la Aruspicina que consistía en adivinar mediante el examen de las entrañas de los animales.
.
PAZ
Johnny McClue 2015