viernes, 16 de septiembre de 2016

"Alfa y Omega", cuando un símbolo se convierte en arquetipo


En el alfabeto griego, la primera letra es "alfa y la última corresponde a "omega". Ambas letras abarcan al resto del abecedario griego, por lo que son utilizadas como símbolo de totalidad. Los griegos consideraban que las letras contenían la clave del Universo, por tanto entre "alfa" y "omega" estaba comprendido todo. Bajo este contexto cuando se escribían juntos simbolizaban la totalidad de nuestra existencia, la totalidad del tiempo y la totalidad del espacio en donde se desarrolla todo este tinglado universal.

Los caracteres de estas dos letras los encontramos escritos en infinidad de lugares y obras de arte: emblemas, ataúdes, altares, templos, junto a una cruz, anillos, puertas, etc. El culpable de la utilización de este símbolo formado por dos letras griegas es el apostol San Juan que en su Apocalipsis lo utilizó en tres ocasiones. Es en el primer capítulo del Apocalpsis, versículo 8 que encontramos la primera:
"Yo soy el Alfa y el Omega, dice el Señor Dios, el que es, era y será, el Todopoderoso"
Volvemos a encontrar la utilización de esta simbología en el capitulo 21, versículo 6:
"Y me dijo, ya está hecho: yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin."
A San Juan debió gustarle la utilización de este tipo de "simbolismo letrado", ya que en el capítulo 22, versículo 13, vuelve a la carga y repite el mensaje por tercera vez:
"Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin."

En el Antiguo Testamento, anterior a la civilización griega, no encontramos la expresión escrita del mismo modo. Pero si que topamos con la misma concepción todopoderosa de un Dios único y superior a todos los demás. En este sentido se considera que la utilización de "alfa y omega" es una expresión helenizada del pensamiento de Isaías:
"Así dice Yahvéh, Rey de Israel,
su redentor, Yahvéh Sebaot:
Yo soy el primero y el último,
y fuera de mi, no hay ningún dios
Yo Yahvéh soy el primero
y estaré con los últimos"
Lo que hizo San Juan es dar a entender al mundo griego, que lo de tener muchos dioses era una idea anticuada. Había un ser superior por encima de los demás que todo lo abarcaba. La utilización de "alfa y omega" bien puede ser uno de los primeros grandes eslóganes publicitarios aplicados en la historia de la humanidad. Hay que reconocer que su éxito fue rotundo y que el mensaje fue captado a la perfección. Los consumidores de un sin fin de dioses y diosas procedentes del monte Olimpo, pasaron a consumir a un solo dios procedente de los cielos. Con tan solo dos letras, San Juan supo transmitir un nuevo y gran paradigma social. Si existiera la entrega póstuma de un Oscar a la mejor frase publicitaria, San Juan sería el mejor candidato.

Dentro de la simbología cristiana, el símbolo del "alfa y omega" es uno de los más utilizados. Estamos ante un símbolo que tiene el honor de compartir protagonismo junto a los símbolos más emblemáticos y empleado por artistas, escritores y arquitectos. A "alfa y omega" lo encontramos junto al sol, la luna, el huevo cómico, o cruces de todo tipo y tamaño. Muy posiblemente "alfa y omega" forman parte del "top5" de los símbolos religiosos.

Su fama ha llegado a trascender fronteras, idiomas, religiones y creencias. En la actualidad lo utiliza prácticamente todo el mundo: espiritistas, brujos, nueva era, masones, rosa-cruces, santones, curanderos y todas las iglesias y congregaciones habidas y por haber.

En el siguiente gráfico podemos observar como en esta ocasión, "alfa" se relaciona con el inframundo y "omega" tiene que ver con el supramundo:


El gran Teilhard de Chardin es uno de los autores modernos que ha utilizado la expresión "alfa y omega" para exponer su nueva teoría sobre la evolución universal.  Su teoría pretende la constitución de una noosfera mediante la espiritualización progresiva de los seres humanos y de su propia conciencia.

Profesor Corrado Malanga
Nuestro querido y admirado profesor Corrado Malanga, también suele utilizar las dos letras griegas en sus apasionantes conferencias y charlas. Del mismo modo que lo hace Teilhard de Chardin, este catedrático de Química de la Universidad de Pisa, utiliza "alfa y omega" cuando habla sobre la Conciencia y como hacer posible el Mundo Feliz que últimamente propone. En sus trabajos el profesor Malanga denuncia una tendencia del espíritu moderno a despersonalizarse en pos de una sociedad formada por seres que prefieren vivir de forma grupal, como lo hacen las abejas y las hormigas.

En nuestro mundo consumista y capitalista actual, muy poca gente estudia y practica el griego antiguo. Pero todo dios sabe que "alfa y omega" tienen que ver con que todo tiene un principio y un final,... en este tema, nadie se escapa y no hay ninguna excepción que cumpla la regla. Ya lo decíamos en el título de este artículo, "cuando un símbolo se convierte en arquetipo".

Para terminar este artículo, nos complace compartir uno de nuestros videos caseros que realizamos cuando cierta familia multimillonaria anunció un próximo jubileo. En el escudo que representa a dicha familia se muestra de forma clara la letra alfa y la letra omega. Ya lo deciamos en la descripción del video:
Alpha y Omega" en simbología sagrada equivale al propio Dios Creador de todas las cosas. El propio apóstol San Juan lo proclama a los 4 vientos en el Libro del Apocalipsis:
"Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, era y será, el Todopoderoso"Apoc.1-8.



PAZ
Johnny McClue 2016