martes, 22 de marzo de 2016

El símbolo del clavo y su relación con los jesuitas y el Anticristo

El símbolo del clavo


El clavo como elemento simbólico está íntimamente relacionado con el cristianismo y el símbolo de la cruz. El clavo es una pieza metálica alargada que en uno de sus extremos tiene una punta afilada y en el otro extremo tiene la cabeza plana. Se fabrica en multitud de tamaños, con diferentes longitudes y diámetros, a base de acero, cinc, cobre, latón y múltiples aleaciones.


Los clavos acompañan al hombre desde que la fundición de los metales permitió la invención de este elemento tan relacionado con el martillo y el verbo "clavar". La función que ejerce un clavo es la de unir o juntar dos maderas, convirtiéndose en un elemento imprescindible para poder construir casas y navios de madera. Los clavos de pequeño tamaño han sido muy usados a lo largo de la historia por los zapateros, carpinteros y artesanos.

Dentro de cualquier excavación arqueologica, los clavos forman parte de los elementos más frecuentemente encontrados. La madera con el tiempo puede llegar a desaparecer, pero el clavo resiste el paso de los siglos en lugares donde la humedad es escasa.

El clavo y la Cábala

El símbolo del clavo esta íntimamente relacionado con la Cábala y con el alfabeto hebreo. El alfabeto hebreo está formado por 22 letras y cada una de ellas tiene un profundo significado simbólico. Hay una de estas 22 letras que simboliza al clavo, la letra "vav". La propia forma de la letra "vav" representa a un gancho o clavo, como claro ejemplo de unión. Cumple la misma función que nuestra querida letra Y del idioma castellano.

la letra "vau" simboliza un clavo
En la Cabala la letra "vav" tiene el poder para interrelacionar los elementos de la Creación. Se dice que la letra "vav" tiene el poder de cambiar el pasado desde el futuro, de forma tal que se pueda en el presente, cambiar el sentido de lo que vendrá y lo que fue.

Estamos ante una letra que posee un gran poder de conexión y de unión a través del tiempo y el espacio. La letra "vav" ocupa el sexto lugar en el alfabeto hebreo y su valor numérico en gematria es de 6.

La letra "vav" también tiene una importante función en el Tetragrama, donde esta uniendo pasado,presente y futuro. El Tetragrama tiene todos los tiempos, porque se relaciona con la eternidad y lo divino.


En la siguiente imagen podemos observar las 22 letras hebreas y sus respectivos valores numéricos del valor 1 al valor 400. En la lista la letra "vav" vemos que tiene un valor de 6:




El clavo es uno de los símbolos más relacionados con la crucifixión y el sufrimiento En el caso de la crucifixión, los clavos son los elementos que fijan el cuerpo humano a la propia cruz de madera y forman los llamados "instrumentos de la Pasión". No existe un número concreto de instrumentos de la Pasión y en ocasiones suelen representarse mas de una veintena (lanza, esponja, corona de espinas, columna, velo, escalera, 30 monedas de plata, flagelo, etc.). Pero de todos ellos, los clavos y la corona de espinas, son los que la gente mejor relaciona con La Pasión de la Cruz descrita en el Nuevo Testamento.

Hasta finales de la Edad Media en todas las obras de arte, eran cuatro el número de clavos que se solían representar en todas las pinturas y esculturas de aquella época. Un excelente ejemplo lo encontramos en la representación de la cruz copta donde los 4 clavos están bien presentes.

Cruz copta con los 4 clavos

El símbolo de la cruz copta con los 4 clavos es una de las representaciones que arraigo con mucha fuerza en el pueblo de Egipto durante las primeras décadas del cristianismo. Cuando San Marcos se fue a predicar a Egipto, llevó consigo una imagen que acabó representando a la iglesia Copta por excelencia: una cruz con 4 clavos.

¿Tres o cuatro clavos?

Los primeros artistas cristianos siempre representaron a Cristo clavado a la cruz con 4 clavos. En los primeros siglos de la Iglesia cristiana todas las pinturas y esculturas nos muestran de forma muy clara 4 clavos.



Fue a partir del siglo XIII y siglo XIV que algunos artistas en sus representaciones de la Crucifixión, empezaron a utilizar solamente 3 clavos. Desde entonces todos los pintores y escultores han quedado divididos en dos bandos. En el primer bando se encuentran los artistas que han representado a Cristo en la cruz sujeto con 4 clavos:



En el segundo bando encontramos a los artistas que han preferido la opción mas moderna y mas sádica, utilizando 3 clavos en sus representaciones de la crucifixion. En este bando los dos pies de Cristo son atravesados por un solo clavo:


Los 4 clavos hypercúbicos de Salvador Dalí

Pero, como no podía ser de otra forma, hay un pintor catalán llamado Salvador Dalí que quiso dejar bien claro que no pertenecía a ninguno de los dos grupos de artistas antes mencionados. En su excelente pintura que tituló "Corpus Hypercubus" Cristo no aparece atravesado por ningún clavo. Sus manos y sus pies están suspendidos en la cruz sin ser perforados por ningún clavo. Observamos a cuatro clavos sujetando el noveno cubo al resto de la cruz cúbica y dorada. Pero dichos 4 clavos no dañan en ningún momento el cuerpo de Cristo, la ausencia de sangre y perforación es total y sublime. Particularmente siempre he pensado que este cuadro representa a la genialidad de Salvador Dalí elevada al cubo!!!

Los 4 clavos sujetan el noveno cubo,
solamente un genio puede crucificar de este modo

La polémica con el número de clavos utilizados en la cruz ha llegado a nuestros días. Los arqueólogos no han encontrado un clavo de crucifixión lo suficientemente largo para poder atravesar los dos pies del ser humano. Para poder fijar los dos pies a la cruz es preciso utilizar un clavo de más de 18 cm. de largo. El único clavo conservado con restos óseos corresponde a un clavo de tan solo unos 12 cm. de largo. Esta única prueba hace pensar que los romanos a principios de nuestra era utilizaban un total de 4 clavos por crucifixión.

Los expertos en simbología apuntan que en la Edad Media se pasa de 4 a 3 clavos para poder relacionarlos con las demás trinidades cristianas. Pero es muy probable que los verdaderos motivos de reducir el número de clavos, pasando de 4 a 3, tenga unos motivos completamente distintos.

Los 3 clavos de los jesuitas

La máxima representación simbólica de utilizar 3 clavos en lugar de 4, la encontramos en el escudo que representa en todo el mundo a la Compañía de Jesús, en donde en su parte inferior están bien presentes.
La mayoría de los seguidores de los jesuitas afirman que el conocido emblema de la Compañía de Jesús, era el mismo que usaba en vida el fundador de los jesuitas, San Ignacio de Loyola. Pero el emblema primitivo de San Ignacio era bastante diferente con respecto al escudo que representa desde hace siglos a los jesuitas. Originalmente el sello de San Ignacio de Loyola, no incorporaba ningún clavo ni ningún circulo solar con rayos dorados. En lugar de los clavos el sello de San Ignacio lucía una bonita media luna acompañada por dos estrellas.


Las dos estrellas y la media luna del sello original de San Ignacio de Loyola
Los expertos en simbologia no se acaban de poner de acuerdo a la hora de interpretar el significado de la media luna y las dos estrellas del sello de San Ignacio. Alguno piensan que se trata de una representación heráldica del firmamento, mientras otros creen que está recordando la escena de las tres cruces en el Calvario.

Giulio Negrone atribuye (1613) la adición de los clavos al mismo Ignacio, pero se puede dudar, pues de hecho el Fundador no los puso en su sello, y los tres clavos eran de uso universal. Lo que no quita la preferencia de los jesuitas por ellos.

El emblema de los jesuitas luciendo la media luna y las dos estrellas fue utilizado solamente en los inicios de la Orden. Es muy difícil de encontrar en la actualidad la utilización pública de la media luna y las dos estrellas del sello original de San Ignacio. Nosotros solamente hemos podido encontrar en internet una foto que muestra el auténtico, pero olvidado, emblema de San Ignacio de Loyola.



Alguno de los sucesores de San Ignacio al frente de la Compañía de Jesús decidió hacer unos cambios en el sello original del fundador de la Orden. Dichos cambios se concentraron en suprimir la presencia de la luna y las dos estrellas. En su lugar se incorporaron los tres clavos y el circulo que simboliza los 32 rayos solares, que han llegado hasta nuestros días como el verdadero emblema de los jesuitas. Una buena muestra la encontramos en el propio escudo papal de Francisco I, donde el elemento principal y destacado no es otro que el emblema de la Compañia a la que pertenece uno de los dos papas que actualmente viven en el Vaticano:



Los 3 clavos del escudo del Papa Francisco
:
Pero una vez que conocemos que el símbolo del clavo representa a la letra "vav" y que su valor es de 6, ¿Por qué los jesuitas utilizaron tres clavos?





La relación de los 3 clavos con el 666, es demasiado evidente ahora que sabemos que los tres clavos equivalen al número de la bestia.
La persona que prefirio colocar los tres clavos en lugar de la media luna con estrellas del sello original, bien hubiera podido utilizar cuatro clavos. Con 4 clavos, nosotros nos habriamos callado. Pero no es este el caso y dicha persona quiso utilizar solamente tres, por lo que las alarmas de la Simbología Sagrada se han disparado.

Los jesuitas no son la única compañía que "juega" con la numerologia y la gematria escondida tras la letra "vav". Últimamente se ha impuesto la moda de utilizar 3 veces seguidas alguno de los símbolos que se relacionan con el número 6. Hay alguien con gran interés en que nos encontremos diariamente con el "666" del Apocalipsis de San Juan. Las tres letras W, de todas las direcciones de internet, son un excelente ejemplo de meternos los tres seises, hasta en la sopa:





Humilde petición final

Desde este sencillo blog nos gustaría pensar que ningún jesuita sabe hebreo ni gematría.
Desde este sencillo rincón nos gustaría pensar que en el Vaticano han estado muy ocupados y no han podido analizar el significado simbólico del actual escudo papal.
Por tal motivo rogamos que alguna alma caritativa haga llegar a Roma nuestra sencilla petición:
"Por el amor de Dios, añadan un cuarto clavo al escudo papal y nos quedaremos todos mas tranquilos"
Ya lo dijo uno de los últimos Pontífices de Roma:
"El humo de Satanás ha entrado en el interior del Vaticano".
Ya lo dijo mi abuela:
"Los demonios han sido soltados,... Dios nos agarre confesados!!!!"

PAZ
Johnny McClue