sábado, 9 de abril de 2016

La escala y la escalera, símbolos de ascensión y de clasificación


La escala tiene un aspecto simbólico único, establecer las relaciones entre la tierra y el cielo. La escala es símbolo por excelencia de la ascensión y de la valuación. Es una ascensión vertical y gradual donde la comunicación  entre los diferentes niveles se establece en los dos sentidos. La verticalidad es la línea de lo cualitativo y de la altura. Por contra, la horizontalidad sigue la línea de lo cuantitativo y de la superficie. La escala siempre se representa en el arte como el soporte imaginativo de la ascensión espiritual.


Las escaleras, como los árboles de la vida, están asociadas al conocimiento del bien y del mal. Una escalera representa el acceso a la trascendencia, dónde cada peldaño es una fase espiritual o un nuevo nivel de conciencia.

La escala es una típica escalera de mano cuya anchura solo permite el paso de una persona. Es un motivo mitológico muy utilizado en el arte. La escala puede estar confeccionada con la materia terrena (estacas, flechas), o la materia aérea (arco iris, nubes).

La escala o escalera de mano está formada por una sucesión de peldaños fijados entre dos largueros. Los peldaños de la escala nos recuerdan a las ramas entrelazadas de un gran árbol que nos invitan a trepar por ellas. Ya sea una escala ordinaria, o se trate de una escala mágica, la función suele ser la misma: facilitar el acceso a un lugar más elevado, o a un lugar más bajo.

 En muchos casos la escala desempeña el mismo papel que "el axis mundi" en dónde los ángeles suben y bajan, como en el caso de la escala de Jacob. El arte budista representa a Buda descendiendo por una escala que conecta la esfera celestial, con la terrenal. Los vietnamitas afirman que su difunto emperador Minh-Hoang pudo alcanzar la Luna, gracias a una escala.

En la cultura dogón africana existe la costumbre de utilizar de forma ornamental en el interior de las casas, una escalera de mano en miniatura hecha de madera que se apoya junto a la jarra de barro del altar doméstico. La jarra contiene la alma del cabeza de familia y cuando este muere, la escala le permite trepar hacia el más allá donde viven sus ancestros.

El mundo del Islam, también tiene su escala. Cuando el ángel Gabriel arrebata al Profeta a los cielos, aparece con una escala soberbia. Era aquella hacia la cual vuelven su mirada los moribundos y de  la que se sirven los espíritus de los hombres para subir al cielo.


La imagen ascendente de la escala de la tierra hacia el cielo ha sido usado por la Iglesia desde sus inicios. Es por donde cada una de las almas inician el ascenso. En la Edad Media los monasterios eran considerados como una escala con la que el monje podía ascender a una sabiduría y iluminación que de otro modo eran inalcanzables. Buena prueba de ello es que un gran número de monasterios cistercienses y cartujos llevan el nombre de "Scala Dei".

La Pasión de Santa Perpetua relata el martirio de la Santa dónde al final asciende al Cielo mediante una escala:
"Veo una escala de bronce de asombroso tamaño, que llega hasta el cielo y tan estrecha que solo se puede subir de uno en uno. La escala esta repleta de espadas, lanzas, anzuelos y dagas, de tal forma que si alguno sube con negligencia y sin prestar atención, es desgarrado en el acto. Debajo de la escala hay un dragón que prepara emboscadas a los que suben y los espanta para que no suban."

El mismísimo San Agustín comento este pasaje de La Pasión de Santa Perpetua haciendo hincapié en el dragón y la escala:
"La cabeza del dragón constituye el primer peldaño de la escala. No se puede iniciar la ascensión sin pisar primero al dragón."

Algunos autores han relacionado la cruz de la crucifixión con la escala por la que los cristianos pueden ascender. La cruz es una escala maravillosa entre lo terrenal y lo celestial que Dios utilizó para que su pueblo se pueda reunir con El. Pero estos autores cristianos, dónde no se han puesto de acuerdo es con el número de peldaños de esta escala hacia el cielo. Sirvan estos tres ejemplos: Casiano afirma que son 10 peldaños, Benito sentencia que son 12 peldaños, mientras que Juan Clímaco apuesta por los 30 peldaños en recuerdo de los años en que Cristo mantuvo una vida oculta. Son los 30 travesaños que suelen tener las escalas del Juicio Final representadas por tantos y tantos pintores cristianos. Al final de la escala del Juicio Final encontramos a Cristo recibiendo a los que han resistido la dura ascensión de los 30 travesaños, mientras unos demonios dirigiendo a los pecadores al infierno.

La escala tiene el mismo sentido que la octava, en donde a cada grado le corresponde otro nivel. La podríamos comparar a un camino empinado que se puede utilizar para subir, pero también para bajar. Pero este camino empinado tiene una característica muy específica, ya que de lo contrario no podríamos compararlo con la escala: Se trata de un camino que une dos lugares completamente distintos.

Trepar por una escala implica realizar un progreso vertical hacia arriba, o hacia abajo, pero sin prisas ni atajos, sino que peldaño a peldaño con la consiguiente desestabilización y desequilibrio temporales. La alquimia usó la imagen de la escala para representar las etapas del viaje a través de las esferas planetarias del opus.

La escala ha quedado relacionada para siempre con uno de los sabios de nuestra historia que más la utilizó en toda su dilatada vida: Ramón Llull.
Es la obra titulada "De nova Logica" de Ramón Llull es donde encontramos el famoso dibujo de "Scalae intelecto" que representa la escalera de la Creación. En la base de la escalera encontramos al intelecto desde donde se inicia la ascensión. Cada peldaño lleva escrito el nombre de cada uno de los pasos seguidos por la Creación:
  1. Intelecto
  2. Piedras y minerales
  3. Fuego
  4. Vegetales
  5. Animales
  6. Hombres
  7. Cielo y estrellas
  8. Angeles
  9. Dios

Al llegar al último de los peldaños encontramos la entrada del Palacio de Dios construido por Sophia, la sabiduría. El personaje que representa al intelecto, tiene en su mano el instrumento que permite subir y bajar los diferentes peldaños. Dicho instrumento recibe el nombre del disco del ars generalis, con que el catalán, místico y cristiano Ramón Llull defendía la superioridad de los dogmas cristianos, frente a las dos religiones de la competencia: el judaísmo y el Islam.


En este curioso gráfico de Breviculum, Ramón Llull nos muestra dos escalas. La escala de la izquierda, tiene a sus nueve peldaños relacionados con los nueve filósofos que aparecen sentados en el margen izquierdo. Estos 9 filósofos representan a las 9 dudas que pueden surgir frente a las 9 realidades objetivas del universo. En la escala de la derecha el sabio nacido en Mallorca nos muestra los nueve peldaños de los 9 principios absolutos y relativos. Esta segunda escalera está apoyada en lo alto de una torre, es la torre de la fe y la gracia de los principios seguros. Pero la punta de la torre y la Trinidad rodeada de gloria, solamente pueden alcanzarse mediante "la cuerda de la gracia" que Dios tiende desde lo alto. De ella penden el intelecto, seguido por la memoria, voluntad y las siete virtudes. Pero en este nagnífico gráfico, Ramón Llull también nos muestra lo que les ocurre a los que no han ascendido de forma correcta y pura, en la base de la torre podemos observar como se abrasan en el infierno los siete vicios del ser humano.

En las montañas de Montserrat también se eleva una escala en honor al gran Ramón Llull. Se trata de un monumento realizado por Josep María Subirats, justo en el lugar donde empieza el camino que se dirige a la Santa Cueva, gruta donde se encontró la famosa Moreneta. La obra de Subirats fue bautizada como "Monumento a Ramón Llull" y fue inaugurada en 1976. Popularmente se la conoce con el nombre de "L'escala del Llull".


En la alquimia encontramos la escala que conduce a un palacio a través de siete peldaños. Son los siete grados de la iniciación que corresponden a los siete pasos alquímicos. En el interior del palacio se unen el Sol y la Luna para dar lugar al lapis, el famoso mercurio filosófico simbolizado por el ave Fénix.

En las enseñanzas de la Cabalá el ciclo de la realidad espiritual es comparado a una escala. En el origen de esta escala encontramos en primer lugar el punto de origen, el cero, o el punto raíz de los cabalistas. A partir del punto cero, la escala de la Cabalá está compuesta por cinco etapas y cuatro peldaños. Los cabalistas afirman que el Creador ha bajado con una escalera hacia la Tierra y la Cabalá es lo que permite seguir el camino que sube hacia el Creador por esa escalera, la misma que El utilizó para descender hasta nosotros.

Respecto al número de peldaños que las escaleras tienen que tener, ya hemos comentado que entre los cristianos existen un gran número de teorías. Pero si analizamos el resto de creencias, nos volvemos a encontrar con todo tipo de teorías. En Siberia la escala es un abedul siberiano con 9 lugares en donde se puede apoyar el pie. La escala de los Kadosh de los masones escoceses y la escala de Buda tiene 7 peldaños, mientras que la escalera masón tradicional contiene los famosos 33 peldaños. Los "Cánticos de los peldaños" del pueblo judío están formados, a modo de peldaños, por 15 salmos con los que se asciende de forma gradual a los senderos elevados del corazón. La escala de iniciación mitráica tiene 7 peldaños y cada uno de ellos esta construido con un metal distinto.

Cuando la escalera se eleva hacia el cielo, se trata del conocimiento del mundo aparente o divino. Cuando desciende, se trata del saber oculto y de las profundidades de lo inconsciente. La escalera blanca suele representar a la alta ciencia, mientras que la escalera negra suele simbolizar a la magia negra. En este contexto, la escalera reviste un aspecto negativo, el de la caída, el descenso, el retorno a la tierra e incluso al mundo subterráneo. La escalera no hace otra cosa que resumir el gran drama de la verticalidad de nuestro universo.

En ocasiones lo que se realiza es un descenso o un regreso al pasado. El famoso juego de La Oca tiene un tipo de escaleras con las que aveces se adelanta, pero también tiene otras con las que se puede hasta regresar al principio.

En el mundo del cabaret y demás espectáculos musicales, la gran escalinata por donde la vedette principal desciende de forma triunfal, demuestra el gran poder que la escalera tiene dentro de nuestras mentes. En toda obra que se precie, no puede faltar la gran escalinata de mármol blanco.

En el mundo de la pintura una de las escaleras mas reproducidas por los artistas cristianos, ha sido la escalera del Templo de Salomón por la que de pequeña la Virgen María subió los famosos 15 escalones.


En la provincia de Huesca existe un pueblo que tiene a la escalera como principal protagonista, tanto en su nombre, como en su escudo. Me refiero al la villa de Graus situada en la Baja Ribagorza entre la confluencia de los ríos Esera e Isábena. Simbólicamente hablando, el escudo de Graus es como un libro abierto que nos da una excelente pista de por donde pueden ir los tiros, respecto al origen del nombre de esta bonita villa situada en las faldas del Pirineo Aragonés.

El escudo de Graus y su escalera
En el escudo de Graus el protagonista principal es una arcada y una serie de bloques rectangulares de piedras situadas junto a una de las dos columnas que sostienen el arco. Dichas piedras no están colocadas al azar, pues sin lugar a dudas, están en forma escalonada facilitando la ascensión hacia la parte superior del arco. Justamente en la parte superior del arco del escudo de Graus es donde encontramos otro de los elementos simbólicos relacionados con la estratégica situación de la villa. Se trata de un sol amarillo dibujado entre dos montículos. Y es que Graus fue durante siglos un lugar importante de paso entre montañas entre el mundo cristiano y el mundo musulmán.

En latín existe una palabra que define de forma expléndida dos de los motivos simbólicos destacados en el escudo de Graus: la escalera y el paso entre montañas. Nos referimos a la palabra latina "gradus", que en castellano significa peldaño, escalón y paso entre montes o montañas. En la lengua catalana también tenemos la palabra "graó" que significa el escalón o el peldaño de cualquier escalera. Como veremos a continuación, la villa de Graus no solamente se sitúa en un paso entre montañas, sino que también tiene una especial escalera construida en la antigüedad mediante grandes bloques.

No todos los especialistas y expertos en cuestiones "toponímicas" están de acuerdo con nuestra anterior exposición y prefieren complicarse la vida argumentando que el nombre de Graus procede del idioma ibérico. Para esta gente complicada, Graus significa peña pelada, en honor a la Peña del Morral que se levanta a espaldas de la villa aragonesa.

Puede ser que la Peña del Morral este muy pelada, pero este hecho no la diferencia del resto de las peñas. En todas las peñas completamente verticales, la vegetación escasea.

Pero en la Peña del Morral también existen unos gigantescos escalones construidos en piedra y este hecho no suele darse en muchas peñas. Esto si que diferencia la Peña del Morral del resto de peñas. Son unos escalones poco conocidos que con el paso del tiempo han quedado "camuflados" por la vegetación. A pesar de su deterioro, en la actualidad, aún son bien visibles y nos recuerdan el motivo  de tener un escudo con escalera como principal protagonista.

Los enormes escalones de piedra de la Peña del Morral

Por otra parte en la parte superior del escudo de Graus, el dibujo del Sol entre dos valles nos vuelve a afirmar la hipótesis del origen latino del nombre de Graus. El dibujante del escudo original, supo plasmar en pocos trazos y de forma magistral, que "gradus" en latín, también significa paso entre montes o montañas.

La escalera del hermoso escudo de Graus, nos lleva hacia la parte superior del diseño en donde ya no hay rectas, sino que son las líneas curvas las que reinan en lo alto, tal y como la Simbología nos cuenta que todo esta dispuesto: "La recta es terrenal y la curva celestial".

Simbolicamente hablando, el escudo de la villa de Graus hace honor a sus tierras y al vocablo latino con el que algún romano definió su estratégica y preciada posición, No es de extrañar que hasta la mismísima Marca Hispánica "decidiera" pasar por Graus.

Puestos a hacer volar la imaginacion, tampoco sería de extrañar que los componentes de Led Zepelin hubieran pasado unas agradables vacaciones en Graus y al ver el magnífico escudo de la villa y subir por las escaleras de la Peña del Morral, hubieran obtenido la inspiración para escribir uno de sus mayores éxitos musicales: "Escalera hacia el cielo".
Y es que Graus es mucho Graus!!!!

Uno de los éxitos de la banda está relacionado con nuestra querida escalera.
La mayoría de personas piensan que la ascensión hacia el cielo a través de la escalera es un viaje agradable y placentero que está a la mano de cualquier mortal. Son muchos los que se creen que a la cima de la escalera se llega fácilmente como en la famosa escena de la ascensión por la escalinata de Rocky mientras se entrena por las calles de su ciudad. Están convencidos de que el secreto solamente consiste en tomar media docena de huevos crudos y vestir una sudadera con capucha.

Estamos ante otro de los ejemplos de como los guionistas de Hollywood saben jugar con los símbolos y arquetipos para llegar al interior de cada espectador. Unas buenas imágenes invernales acompañadas de la típica música que te pone la piel de gallina,... y todo dios se pone a hacer footing  por las calles y a comer huevos crudos por las mañanas.

Pero la realidad es muy distinta y a la cima solo pueden llegar unos pocos, ya que no se trata de unas escaleras mecánicas de la marca "ACME".


Para acabar este artículo tan escalado, que mejor que presentaros a la escalera mas misteriosa de todas, la escalera de caracol. Las escaleras en espiral tienen un significado simbólico relacionado con la ascensión "misteriosa". El hecho de no ver el final cuando estás subiendo le da un cierto grado de incertidumbre. Una escalera de caracol es imprevisible y esconde de nuestra vista aquello que esta al volver la curva. Por tal razón la ascensión por una escalera de caracol requiere de valor, determinación y fe. Una de la escaleras en espiral más famosas y artísticas es la que se encuentra en el interior del Museo Vaticano.



Después de tanto subir y tanto bajar,... me voy a descansar!!!!

PAZ
Johnny McClue, abril 2016.