martes, 27 de marzo de 2018

El color amarillo


Lo primero que nos recuerda el color amarillo es la luz del Sol y el color del oro, no es de extrañar que en muchas culturas el amarillo sea sinónimo de riqueza, prosperidad, crecimiento y abundancia. Es el color que simboliza la iluminación y todo lo relacionado con la luz y la claridad. La brillantez del amarillo transmite vitalidad y alegría. Podríamos calificar al amarillo como el color de la expansión. Todos los decoradores y estilistas conocen que el amarillo agranda espacios y los transforma de forma jovial y alegre.

El color amarillo se relaciona con la realeza en general y, de forma muy especial, en China y todos los paises del Sudeste Asiático. Hasta llegó a ser el color con que solamente una persona podia lucirlo en sus vestidos: el Emperador. Para el pueblo chino, el amarillo es el color del Emperador por que tanto el Sol como el Emperador son el centro y todas las demás cosas giran alrededor de ellos.

Muchos expertos afirman que el color amarillo agudiza el ingenio y el intelecto. A nivel religioso existe la creencia que el color amarillo estimula todos los trabajos relacionados con el espíritu. Bajo este contexto, podemos clasificar al amarillo como el color afín a los trabajos espirituales y opuesto a todo lo relacionado con la materia.

Pero el color amarillo también es el color de la apariencia y el engaño, en donde  se intenta aparentar lo que no se es. Sin serlo intenta imitar el color del metal más preciado, el oro. Que unas pepitas sean amarillas, no implica que tengan que ser unas pepitas de oro. Por tal motivo el amarillo es el color del engaño y el timo.

Popularmente el amarillo también es el color de la envidia y de cualquier tipo de celos hacia los demás. En el cristianismo el amarillo simboliza a la traición. Por tal motivo, en muchas obras de arte Judas es representado vestido con túnica amarilla. En la simbología tradicional china, el amarillo representaba al color de la tierra.

Durante la Edad Media muchos judíos fueron pintados de amarillo en señal de ser seres considerados traicioneros, envidiosos y acaparadores. Los lugares y edificios que mostraban una bandera amarilla anunciaban que en aquel sitio se estaba padeciendo una grave enfermedad contagiosa.

Un mastil enarbolando una bandera amarilla, durante muchos siglos fue sinónimo de cuarentena. La costumbre ha llegado a nuestros días y el código marítimo internacional de uso de banderas especifica que la bandera amarilla indica que el barco esta en cuarentena.

Resultado de imagen de bandera cuarentena

Las personas amantes del amarillo suelen ser joviales, muy abiertas y exhibir una gran libertad interior. Cuando el amarillo produce rechazo nos muestra una persona con grandes miedos en todo tipo de cambios. Los "anti-amarillos" suelen ser hombres y mujeres que tienen una gran necesidad de aislamiento.

El amarillo solemos verlo comparado con el color dorado, pero en algunas culturas el amarillo dorado se considera diferente que el amarillo pálido. En la cultura musulmana el amarillo dorado representa al sabio y buen consejero, mientras que el amarillo pálido esta relacionado con la traición y la decepción.

En la cosmología mejicana el amarillo dorado es el color de la piel de la tierra cuando comienza la estación de las lluvias y el color verde aparece por doquier. El amarillo dorado es también el atributo de Mithra en Persia y del bello Apolo en Grecia.

Los tonos amarillentos volvemos a verlos una vez el verano se acaba, las plantas ya han crecido y empiezan a marchitarse. Son los famosos tonos otoñales repletos de tonos amarillos y ocres. Por tal motivo el color amarillo también simboliza la vejez, el final de la vida que irremediablemente finaliza con el color negro que representa la muerte.

Resultado de imagen de otoño

Según Goethe, el amarillo en su matiz más puro lleva siempre en sí la naturaleza de la claridad y posee un carácter de serena jovialidad y de dulce estimulación. Del mismo modo que el oro es el metal que simboliza a la eternidad, el amarillo representa lo eterno. Por tal motivo la bandera vaticana utiliza el amarillo de la eternidad y el blanco de la pureza original. Los sacerdotes católicos en las ceremonias de entierro tienen la costumbre de utilizar el amarillo en sus atuendos. Podríamos pensar que con el amarillo intentan conducir a todos los difuntos de forma segura hacia la vida eterna.

Durante los últimos meses el lazo o el pañuelo amarillos han representado la solidaridad del pueblo catalán con los presos políticos por la causa independentista. En el artículo dedicado a los colores de los pañuelos, ya compartimos el significado que implica portar un pañuelo amarillo alrededor del cuello por las calles de San Francisco.

El amarillo y la política no se llevan muy bien, los consejeros políticos y los asesores de imagen son muy conscientes de ello. El amarillo es un color muy poco usado en anagramas y publicidad política debido a la ambigüedad que manifiesta. El sentido de peligro del amarillo también es un factor determinante para que en las elecciones no lo acostumbremos a ver en pancartas y cualquier otro tipo de publicidad política.

Imagen relacionadaPero sin lugar a dudas el color amarillo llama la atención desde la distancia, cuando lo comparamos con la visibilidad de los demás colores. No es de extrañar que en muchas ciudades los taxis y los autobuses escolares sean amarillos. Los taxis de la ciudad de la manzana y los taxis de la ciudad condal, son buena muestra de ello.


Imagen relacionada
Cuando en USA se tuvo que decidir cual era el mejor color con el que pintar los autobuses escolares, se busco un color que destacara sobre las demás. El color amarillo de los autobuses escolares se ha convertido en todo un icono del país norteamericano.

En el deporte del ciclismo profesional, el amarillo se ha convertido en todo un símbolo gracias al Tour de Francia y su famoso "Maillot Amarillo". Bajo este contexto deportivo, ir de amarillo es sinónimo de ser el primero en llegar a la meta, equivale a ser el mejor del pelotón ciclista. Todos los ciclistas sueñan con llegar a Paris vestidos de amarillo. Tantas son las ganas de ganar, que todo dios se dopa intentando poder vestir de amarillo. 


Uno de los ciclistas ganadores del Tour de Francia que más partido económico supo sacar del maillot amarillo, ha sido el tejano Armstrog. Su fundación dedicada a luchar contra el cáncer tuvo la brillante idea de relacionar el amarillo y el cáncer, de una forma que fue consumida por millones de aficionados: una sencilla pulsera de plástico amarilla que tan solo llevaba grabado el nombre de la fundación en cuestión,  LIVESTRONG.

Las pulseras amarillas de plástico de la fundación LIVESTRONG fueron promocionadas a todos los niveles y centenares de celebridades la portaron, a pesar de no ser de oro. El fenomenal éxito de ventas que fue la pulserita en cuestión, nos demuestra hasta que punto las campañas publicitarias influyen en como pensamos, actuamos y vestimos.



Desgraciadamente el ciclista tejano había ganado tanto Tour haciendo viles trampas dopantes. Toda la fundación y el movimiento capitaneado por el ciclista tejano, acabó siendo una gran mentira. Millones de pulseras amarillas vendidas hicieron buena gala de la traición y falsedad que el amarillo representa en el mundo de la simbología.


Muchas de las historias acontecidas alrededor del color amarillo nos demuestran el porque los asesores de imagen nunca suelen aconsejarlo a sus clientes con ambiciones políticas. Sin embargo, en mi querida Cataluña los asesores de imagen deben haber estudiado en otro cuadrante del universo.

El color representativo de Cataluña no es el amarillo, es el rojo. Hay que tener presente que tradicionalmente la región de Cataluña esta regida por el signo de Escorpio y, en consecuencia, con todo lo relacionado con Marte y Plutón. Las tonalidades rojizas y Cataluña van de la mano desde tiempos ancestrales.



La leyenda de la creación de la bandera catalana nos cuenta como las cuatro barras fueron pintadas "a mano" con la sangre de una mortal herida sufrida en el campo de batalla. Las cuatro franjas verticales en color rojo pintadas con sangre fueron realizadas encima del escudo metálico del guerrero moribundo.  Por tanto el color protagonista principal de la bandera catalana, no es el amarillo, es el rojo.

No es de extrañar que portando lazos amarillos, hayan sido todos detenidos. Si el color de los lazos independentistas catalanes hubieran sido rojos, el dios Marte no hubiera permitido tantos políticos encarcelados. Ya va siendo hora de que conozcamos los colores que regentan cada una de las regiones y países de nuestro bonito Planeta. Nos ahorraríamos muchos disgustos y decepciones.


El lazo amarillo se ha utilizado, a lo largo de la historia, como símbolo reivindicativo y de protesta de todo tipo de cuestiones. Es una prueba más de la ambigüedad que el amarillo muestra por doquier. Es imposible poder encontrar un hilo común que pueda justificar tanta variedad de causas. Veamos algunos ejemplos ilustrativos de la utilización del lazo amarillo:

  1. En Italia el lazo amarillo representa la solidaridad con los prisioneros de guerra.
  2. En China el lazo amarillo recuerda uno de los peores episodios naúticos acontecidos en sus aguas, el hundimiento del Dong Fang Zhi Ching
  3. En Corea del Sur el lazo amarillo tambien recuerda un trájico hundimiento acontecido en 2014 donde murieron más de 300 personas.
  4. En Alemania el lazo amarillo es muestra de apoyo a sus fuerzas armadas.
  5. En Singapur es muestra de querer dar a los presos una segunda oportunidad.
  6. En Japón se incorpora un lazo amarillo cuando se entrega la Medalla de Honor
  7. En Indonesia representa la solidaridad con las victimas de la revolución de 1998
  8. En USA los lazos amarillos suelen utilizarse en recuerdo y solidaridad de los múltiples problemas que su ejercito provoca en todo el mundo.
  9. En Canada va unido a todo lo relacionado con las víctimas de guerra.
Los lazos amarillos también han representado en muchos países la lucha contra la de-forestación y la extinción de su flora y su fauna.



Hasta aquí este recorrido por el color amarillo, tan querido por unos y tan rechazado por otros. Hay que tener presente que la mayoría de nosotros seríamos incapaces de adquirir un carro de color amarillo y proclamaríamos a los 4 vientos:

Antes de tener un carro amarillo
prefiero el tranvía de San Fernando:
Un rato a pie y otro andando!!!!

Johnny McClue 2018