miércoles, 7 de diciembre de 2016

La Rueda de la Fortuna, todo lo tienen atado y bien atado! Economist 2017



Simbólicamente esta carta nos muestra como es en realidad la tan preciada democracia. Los nuevos elementos añadidos en esta versión del Economist no están ocultados o camuflados y son determinantes. En otras palabras, parece que la democracia es un engaño del pastor para con su rebaño.

Este nuevo diseño que Economist ha realizado de la carta del Tarot número 10, "la Rueda de la Fortuna", parece estar dedicado a la política europea. Nos recuerda que en el año 2017 tienen convocadas elecciones presidenciales importantes países como Alemania, Holanda y Francia.

La Rueda de la Fortuna es un símbolo solar que se remonta a la noche de los tiempos. Es la rueda del los nacimientos y de las muertes que sucesivamente ocurren en nuestro cosmos. Nos recuerda nuestra permanente inestabilidad y el impecable retorno de todo.

Esta carta con esta rueda girando suele asociarse a las cuestiones del azar, pero en verdad esta carta nos está hablando de todo lo contrario. En nuestras vidas la Rueda de la Fortuna no la mueve el azar, la mueve la Ley de la Vida que nos demuestra que todo es cíclico. Lo que esta hoy arriba, mañana estará abajo por mucho que nos empeñemos en pararlo y cambiarlo

Cuando comparamos la versión tradicional con la del Economist, una primera conclusión surge de inmediato: No hay ninguna versión tradicional  en donde los elementos simbólicos estén atados a la rueda. En la Rueda de la Fortuna del Tarot original nada esta girando por obligación y sin posibilidad de no caerse, más bien todo o contrario. En las versiones tradicionales vemos que los elementos simbólicos que giran, están en la rueda por que quieren, son ellos los que están por su propia voluntad agarrados a sus radios o a la cubierta.





Pero en la rueda del Economist, todo dios está atado.  Merkel y compañía no están girando a voluntad, si no que giran en la rueda por obligación y sin posible escapatoria. Sin lugar a dudas esta imagen de los dirigentes europeos amarrados de pies y manos es muy significativa y da mucho que pensar. Un auténtico buen presidente, no tiene que estar atado a nada. Si estos son los líderes que van a dirigir nuestros destinos,... estamos jodidos.

No es la primera vez que en The Economist dedican su portada a estos políticos del mundo occidental que gustan del sillón presidencial. La política y la economía andan juntas de la mano desde que el hombre dejó de ser animal y empezó a jugar a ser humano.



Las dos urnas que estan en primer término, también son muy elocuentes y contrastan con el sol y las nubes de la parte superior de la carta que muestran la dualidad, en forma de luz o tinieblas. La dualidad y los principios opuestos siempre suelen estar presentes en la simbología de las versiones tradicionales de esta carta. En las versiones tradicionales los dos elementos duales se encuentran girando en la rueda. Se trata de Anubis y Tifón, los principios del bien y el mal en la civilización egipcia.

Pero la dualidad de la parte superior de la carta del Economist desaparece a los pies de la rueda con la imagen de dos urnas. Son las urnas con las que el pueblo decide si gobierna el sol o las  tinieblas, los rojos o los azules, los de la derecha o los de la izquierda. La eterna dualidad con la que desde hace siglos nos tienen divididos. "Divide y vencerás".

En esta carta del Economist cada una de las dos urnas es la imagen especular de la otra. Sin embargo el dibujante hace hincapié en que las dos boletas no son las mismas. El pueblo tiene que sentirse libre y para ello el ritual de la votación democrática es un gran invento. Pero el pueblo no sabe que todo esta atado y bien atado!!!!!

Bajo este contexto, ya no tiene importancia observar si la Merkel esta bajando y la candidata francesa de la ultra-derecha esta subiendo. Tampoco importa saber si el rayo que sale de las tinieblas llega a chamuscar, o no, el "chochito" de la dirigente alemana. Este tipo de acontecimientos no alteran el girar de la Rueda de la Fortuna. La mano invisible que la hace girar, sabe que nadie más puede hacer que gire, ya que todos los demás están atados,... y bien atados!!!!!

Para terminar me gustaría compartir un sencillo video musical realizado en casa y dedicado a la Doña Democracia. Una simpática viñeta de la entrañable Mafalda, me inspiro un sencillo tema que espero sea de vuestro agrado. Según Mafalda a la palabra democracia le sobran las dos vocales del final.



Johnny McClue diciembre 2017