jueves, 13 de junio de 2019

Los 22 Axiomas más poderosos que por desgracia hemos olvidado


No es solamente el Profesor Corrado Malanga el que afirma que los seres humanos somos los creadores de este Universo en donde respiramos, vivimos y dormimos. La idea viene de muy lejos y en la Edad Media fue una de las firmes creencias que todo alquimista tenía que tener muy bien asimilada. 

Cada uno de nosotros somos un mago, pero lo hemos olvidado.  Y es que cuando aprendes a no temer a los leones, son los leones los que tienen miedo de ti. Para el que quiera refrescar su memoria, ahí van los 22 axiomas del gran Eliphas Levi, con los que los seres humanos podemos recordar lo que realmente somos y lo que realmente somos capaces de poder crear.


22 axiomas alquímicos que dan mucho que pensar:


  1.  Nada resiste a la voluntad del hombre cuando conoce la verdad y quiere el bien.
  2.  Querer el mal es querer la muerte. Una voluntad perversa es el comienzo del suicidio.
  3.  Querer el bien con violencia es querer el mal; pues la violencia produce el desorden y el desorden el mal.
  4.  Se puede y se de1te aceptar el mal como medio del bien; pero es necesario ni quererlo ni hacerlo, de otro modo le destruiría con una mano lo que se edificaba con la otra. La buena fe no justifica nunca los malos medios; ella los corrige cuando los sufre y los condena cuando los toma.
  5.  Para tener derecho de poseer siempre es necesario querer pacientemente y por largo tiempo.
  6.  Pasar su vida queriendo lo que es imposible de poseer siempre es abdicar la vida y aceptar la eternidad de la muerte.
  7.  Cuanto más la voluntad salta obstáculos más fuerte resulta. Por eso Cristo glorificó la pobreza y el dolor.
  8.  Cuando la voluntad se dedica al absurdo, queda reprobada por la eterna razón.
  9.  La voluntad del hombre justo es la voluntad de Dios mismo y es la ley de la Naturaleza. 
  10.  Por la voluntad la inteligencia ve. Si la voluntad es sana, la vida es justa. Dios ha dicho: «Que la luz sea», y la luz es. La voluntad dice: «Que el mundo sea como yo quiero verlo», y la inteligencia lo ve como la voluntad ha querido. Es lo que significa la palabra Así sea, que confirma los actos de fe.
  11.  Cuando se forman fantasmas, se llena el mundo de vampiros; precisa alimentar esas puerilidades con pesadillas voluntarias en las que intervienen la sangre, la vida, la inteligencia y la razón sin saciarlas jamás,
  12.  Afirmar y querer lo que debe ser, es crear; afirmar y querer lo que no debe ser, es destruir.
  13.  La luz es un fuego eléctrico puesto por la naturaleza al servicio de la voluntad; ilumina a los que saben emplearla, quema a los que abusan de ella.
  14.  El imperio del mundo es el imperio de la luz.
  15.  Las grandes inteligencias cuya voluntad no se equilibra bien, parecen a los cometas, que son soles abortados.
  16.  No hacer nada es tan funesto como hacer mal; pero es más cobarde. El más imperdonable de los pecados mortales es la inercia.
  17. Sufrir es trabajar. Un gran dolor sufrido es un progreso realizado. Los que sufren mucho viven más que los que no sufren.
  18.  La muerte voluntaria por abnegación no es un suicidio; es la apoteosis de la voluntad.
  19.  El miedo es solo una pereza de la voluntad y por ello la opinión difama a los cobardes.
  20.  Llegad a no temer al león y el león os temerá. Decid al dolor: quiero que seas un placer y llegará a ser, no solo un placer, sino hasta más que un placer, una dicha.
  21.  Una cadena de hierro es más fácil de quebrar que una cadena de flores.
  22.  Antes de clasificar a un hombre como feliz o desgraciado, sabed que es lo que ha hecho con la dirección de su voluntad.


Estos 22 axiomas tienen siglos de antigüedad, pero alguno de ellos, como el axioma número 10, parece estar sacado de una conferencia de Física Cuántica de finales del siglo pasado.

Los anteriores 22 axiomas sería conveniente empezarlos a poner en práctica. Personalmente puedo aseguraros que la cosa funciona.

Johnny McClue 2019

1 comentario:

  1. Acabo de toparme con tu blog y guardado en favoritos esta. Muy cebao tío.

    ResponderEliminar