miércoles, 5 de junio de 2019

El espejo, símbolo y arquetipo de todas las culturas


Los hombres prehistóricos cuando vieron por primera vez a un espejo,... fliparon por un tubo. Todas las civilizaciones basadas en el comercio como la fenicia, tuvieron al espejo como uno de los objetos más preciados y valorados en todos aquellos primeros intercambios comerciales. Simbólicamente hablando, un espejo sujetado por una mano representa estar en posesión de la Verdad.

Durante siglos el espejo se convirtió en un objeto de lujo que estaba al alcance de solamente las familias más ricas y poderosas. No todas las casas de aquellos primeros tiempos tenían un espejo, estamos ante uno de los primeros objetos materiales con los que el ser humano primitivo empezó a jugar al terrible juego de la posesión material llamado "mira lo que yo tengo y que tu no tienes".

Un espejo puede ser cualquier superficie reflectante cuya fuente de poder es la luz. Su significado simbológico es muy variado y profundo, soliendo estar relacionado con todo lo que se refiere a conocimiento. La razón de ello es muy simple: el espejo solamente refleja la verdad y la sinceridad de cada uno de nuestros corazones y cada una de nuestras conciencias. Por tal motivo se ha dicho que el espejo es un símbolo de la imaginación y de la conciencia .

Pero las verdades reveladas en los espejos tambien pueden ser de orden superior, como el espejo del Dharma búdico, que no solamente muestra el pasado, ya que también muestra las causas de tus actos pasados. Bajo este contexto es cuando el espejo se convierte en un instrumento de iluminación que da sabiduría y conocimiento.


Los espejos han existido siempre, de una forma u otra. Antes de que el ser humano descubriera el metal, los espejos eran naturales ya que se utilizaba el reflejo que el agua producía en pozos, oquedades y estanques. Los antiguos creían poder percibir el alma entre tanto reflejo y de aquí viene la tradición de ser cauto debido a que los espejos pueden robarte el alma.

Los espejos y la superstición siempre han andado de la mano, el famoso tema de la mala suerte por causa de haberse roto un espejo, es un perfecto ejemplo.

La iglesia católica ha utilizado constantemente el juego del espejo en el cual solamente los seres humanos puros y los virginales se reflejan. Es el llamado "SPECULUM VIRGINUM", dónde es más que evidente que los vampiros demonios y arcontes no quedan reflejados:


La tradición del espejo asociada a la naturaleza esencial de una cosa queda magníficamente representada en el "ank" egipcio que es una de la palabras con las que se define espejo en el idioma de los faraones. El espejo representa al disco solar como la verdadera fuente de luz que contiene la esencia de la vida. Los egipcios colocaban espejos en las cámaras funerarias y eran objetos de culto con los que adorar a la diosa "Hathor", diosa de la abundancia, la alegría, la música, la danza y el embellecimiento de uno mismo (cosmética). 

Cuando el espejo se representa cubierto de polvo, hace referencia a la ignorancia que todo lo oscurece y oculta. En el Tibet, La Sabiduría del Gran Espejo enseña el secreto supremo que el mundo de las formas que allí refleja no es más que un aspecto de "shunyata", un aspecto de vacío y vacuidad.

El espejo es el intelecto divino reflejado en la manifestación creadora encerrada en la famosa frase del Genesis: "a imagen y semejanza". El bueno de San Pablo también utilizo al espejo para referirse a estas cuestiones creadoras: "El corazón humano, espejo que refleja a Dios".

En el grabado adjunto podemos comprobar la relación entre imagen y semejanza. El Dios creador (A) crea el Universo con el Sol, la Luna, Las estrellas, las aguas y la tierra firme (B). Los hombres y mujeres (C) de este Universo contemplan la creación y comprenden la relación "abajo como arriba", sin la cual no tiene cabida la gran máxima del microcosmos dentro del macrocosmos.

Los verdaderos "fundadores" de considerar el alma como espejo fueron Platón y Plotino, pero posteriormente este tema fue explotado al máximo en el cristianismo por San Anastasio y San Gregorio Niseno. Según este último, cuando el espejo esta perfectamente pulido es cuando se puede obtener la máxima reflexión y la alma queda purificada de todas las suciedades terrenas. El alma se convierte en un perfecto espejo solamente cuando es pura y cristalina.

El espejo refleja la inteligencia celeste que de forma simbólica se asocia al Sol, pero también simboliza a la Luna en el sentido de que la Luna refleja la luz emitida por el Sol. Es en el budismo donde se hace hincapié en dicha diferencia. Es el propio Shiva que nos cuenta: "Hay identidad en la diferencia. La luz se refleja en el agua, pero de hecho no la penetra".


La especulación no es más que un conocimiento indirecto de procedencia lunar. En la China el espejo es un símbolo lunar y femenino que forma parte del emblema de la Reina. Es el símbolo de la armonia y de la unión conyugal. Por tal motivo un espejo roto representa separación.

En la cultura tao el espejo protege y aleja toda influencia maléfica. Encima de la puerta de entrada de sus casas se coloca un espejo octogonal con los 8 trigramas. En el Japón el espejo es un símbolo de pureza perfecta del alma, del espíritu sin mancha y de la reflexión de uno mismo sobre su conciencia. También es atributo de la diosa solar "Amaterasu-Omi-Kami".

Los espejos son llamados "espejos mágicos" cuando son utilizados para practicar artes adivinatorias. El arte de adivinar mirando a un espejo recibe el nombre de Cristalomancia.

Según cuenta la leyenda y podemos ver en el grabado adjunto, Pitágoras tenía un espejo mágico (D) que presentaba la cara del Sol (B) o de la Luna antes de verla aparecer, tal y como también hacían las brujas en Tesalia. Dicen que los espejos mágicos hacen aparecer a hombres que aún no existen en nuestro presente.

La relación mágica entre el espejo y el elemento Agua queda patente en la tribu bandara donde el "especialista de turno" en épocas de sequía utiliza trozos de espejos cuando realiza ritos relacionados con la atracción y aparición de dias lluviosos. Son rituales ancestrales donde los trozos de espejo actúan como si de un arcano HARP se tratara con una diferencia fundamental. Y es que los trozos de espejo no tienen valor alguno,... frente a la millonada que el HARP cuesta al ciudadano norteamericano.

Los chamanes de Asia central practican el arte de la adivinación dirigiendo el espejo para que refleje al Sol o la Luna, ya que consideran que ambos cuerpos celestes actúan a modo de espejos donde se refleja todo lo que ocurre en la Tierra. Muchos chamanes suelen adornar sus vestimentas con trozos de pequeños espejos con el fin de que lo protejan durante sus viajes de los dardos de los espíritus malvados.




En toda la literatura islámica es un clásico el espejo mágico que permite leer el pasado, el presente y el futuro. El corazón esta simbolizado por un espejo metálico, dónde la oxidación y herrumbre significan el pecado y el acto de pulir el espejo simboliza la purificación. El espejo de los novios "Ayin-y Bibi Maryam", también llamado Espejo de María es en la actualidad muy común en Persia, Afganistán y Pakistán. Se utiliza para bendecir el primer encuentro entre la novia y el novio.

Las mitologías, leyendas y cuentos de todas las culturas tienen al espejo como uno de los protagonistas principales de la obra. Este tipo de espejos son utilizados para suscitar apariciones al más puro estilo de un estudio de producción televisivo con numerosos monitores repartidos en la pared donde cada uno de ellos muestra diferentes imágenes.

Los retablos barrocos de las iglesias nos recuerdan este tipo de múltiples pantallas representando metáforas y parábolas de los pasajes bíblicos.
Es el llamado "SPECULUM AENIGMATICUM", en el cual el Hijo Pródigo, las vírgenes, los fariseos y los apóstoles son protagonistas.

El famoso relato de Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll ya nos manifiesta que el mundo de los sueños se encuentra con la ayuda del espejo. Bajo este contexto el espejo se nos presenta como una puerta por la cual nuestra alma puede pasar a otra dimensión o plano completamente desconocido. De ahí viene la costumbre de cubrir con un tupido velo oscuro el espejo de la casa donde ha fallecido alguien. Al tratarse de un lugar desconocido mejor es que la alma del difunto no se confunda de "puerta". Es la dualidad encerrada en el relato de Alicia que de pequeños no comprendemos, por mucho que nos dijeran que se trataba de un cuento infantil.


En la leyenda griega de Narciso, el joven se deja morir al quedar divinamente hechizado por su propio reflejo. En esta leyenda quedan conectados la simbología del espejo con los reflejos y el gran poder de las aguas. 

El gran Schopenhauer comparaba al intelecto humano con un espejo. El espejo bajo este contexto puede ser considerado una herramienta de tramposos, un utensilio de la ilusión que nos suele hace a parecer con más de lo que realmente somos. 

En el mito de Perseo el espejo solamente se utiliza para reflejar la imagen de aquello que es demasiado peligroso para ser absorbido directamente. Gracias a este proceder, Perseo es capaz de cortar la cabeza de Medusa y sus famosas serpientes enrolladas sobre su cabeza. Posiblemente este espejo que utilizó Perseo sea uno de los más famosos que en numerosas ocasiones se ha convertido en uno de los protagonistas más nombrado en las historias contadas junto al fuego.


Muchos arqueólogos han apuntado la posibilidad de que los egipcios usaban espejos para poder reflejar la luz del Sol y poder pintar en el interior de las profundas cámaras mortuorias.

Los espejos pueden convertirse en instrumentos del mal tanto a nivel físico como a nivel espiritual. Un buen ejemplo de la utilización del espejo como arma de guerra lo encontramos dentro de la lista de inventos del famoso espejo de Arquímides (A), donde el reflejo y aumento (C) de los rayos del Sol incendiaban las naves enemigas (B) a distancia.

.
No se sabe cuales fueron los orígenes de adivinar el porvenir mirando a cualquier superficie reflectante. Los expertos en estas cuestiones nos cuentan que prácticamente cualquier superficie reflectante es buena para estos menesteres adivinatorios. Sirve el agua en una bandeja, cualquier metal bien pulido, el fondo de un pozo y hasta puede utilizarse las pompas de jabón. En todos los manantiales considerados sagrados, se solía practicar toda clase de rituales relacionados con la reflexión de los objetos y personas.

En Babilonia se utilizaban cuencos en dónde se vertían líquidos sagrados y los egipcios contemplaban los reflejos que ofrecía la tinta cuando era contenida en la propia mano del adivino en forma de cazoleta. Según parece los primeros en utilizar trozos de espejos rotos fueron los griegos en sus fuentes y manantiales sagrados.


El arte de adivinar con trozos de espejos es llamado Catoptromancia y en la Baja Edad Media ya era extremadamente popular. Las brujas del medioveo utilizaban espejos de ónice para poder hablar con los muertos y los espíritus. Sin lugar a dudas la famosa bola de cristal represento un gran avance con el que mejor decorar la mesa del adivino. Pasar del espejo a la bola de cristal, fue como pasar de la televisión en blanco y negro, a la televisión en color con sonido envolvente.

El espejo se nos presenta como una herramienta con la que poder hacer volar la imaginación, las brujas buenas lo utilizan para plasmar en el, las fantásticas imagenes que forman sus extraordinarios relatos. Pero desgraciadamente las brujas buenas nunca actúan en las ciudades, debido a que los habitantes del asfalto ya hace tiempo que han cambiado el espejo por el iphone.

Johnny McClue 2019






1 comentario: