viernes, 13 de julio de 2018

Lux, los creadores de las religiones: "La gente tiene necesidad de creer en algo"



No es agradable conocer que un ser que carece de cuerpo físico pueda utilizar tu cuerpo humano como "residencia permanente". Son seres que engañan y manipulan las almas humanas y habitan en nuestro interior como malvados parásitos. Una vez dentro de un cuerpo humano, estos extraños seres van robando las energías de la alma del pobre hombre o mujer donde habitan. Son mil veces peores que las garrapatas porque no se alimentan con unas pocas gotas de tu sangre, los muy cabrones se alimentan de la energía de tu alma. Un gran problema que la humanidad sufre desde tiempos inmemoriales y que no interesa que los humanos de a pie la conozcamos.

Me complace compartir un fragmento de una sesión de hipnosis realizada por el Profesor Corrado Malanga a una de sus pacientes italianas. En esta ocasión el ser que parasita a la paciente es el que Malanga denomina "Lux" con el que, durante la sesión de hipnosis, Malanga mantiene una apasionante conversación. Durante la sesión de hipnosis, el Lux utiliza las cuerdas vocales de la pobre paciente italiana para comunicarse con Malanga.


A los seres denominados Lux ya les dedicamos un anterior artículo. Hace milenios que nos parasitan y solamente son unos simples operarios que están a las órdenes de unos seres superiores que llamamos "Horus" con una característica muy peculiar: cuando respiran parece que lo hagan a través de su cuello mientras emiten un sonido inconfundible.

En el video de hoy el Lux admite ser el inventor de Jesús y se expresa como un auténtico profesional apocaliptico:
"Arrepentiros que el tiempo se acaba, Amén!!!!".
Por fortuna Efe Farfal ha tenido la paciencia de subtitular al castellano. Cuando es Corrado Malanga el que habla, aparece una "C". Cuando habla el Lux aparece una "X", se expresa en italiano, pero cuando se enoja, habla una lengua arcaica que no se entiende, aunque la entonación que utiliza, ya pone la "piel de gallina" y da mucho que pensar.

El video tiene una duración de 6 minutos y medio. Puedo aseguraros que no tiene desperdicio:



Johnny McClue 2018