miércoles, 11 de julio de 2018

Yo estornudo, tu estornudas, el estornuda.


Cuando estornudamos nuestro cuerpo descarga al exterior toda nuestra basura acumulada en nuestro interior. Podríamos decir que es una de las formas con que nuestro cuerpo equilibra energías. En la antigüedad el simple hecho de estornudar se creía que era provocado por los demonios que cosquilleaban las narices de los seres humanos. Hasta se llegaba a decir que un fuerte estornudo podía expulsar el alma del interior de aquel cuerpo humano.

En la mayoría de las culturas, los estornudos han estado siempre relacionados con lo maligno y diabólico. Se pensaba que era una de las formas con las que las fuerzas del mal podían apoderarse de tu alma. En Laponia están convencidos que un estornudo violento puede llevar a la muerte.

En el mundo "civilizado" de occidente, a uno que estornuda se le suele desear salud y buena suerte. Y dentro del mundo civilizado, los del bando de los cristianos a quien estornuda suelen decirle "Jesús!!!!" . En la Edad Media se pensaba que el estornudo era una exquisita manifestación de lo sagrado para aprobar o castigar.


En algunas tribus centro africanas el hecho de estornudar cuando esta hablando otra persona, es sinónimo de aprobación. Piensan que es el propio Dios el que ha hecho estornudar en muestra de consentimiento hacia aquel tema del que se estaba hablando.

Cuando una comunidad de personas esta reunida en silencio y alguien estornuda de improviso, significa muy buen augurio para aquella comunidad. En muchos poblados, incluso es entonces el momento en que los miembros se intercambian presentes y regalos.

Entre los indígenas de las islas del océano índico, hay la creencia de que el estornudo es una forma de liberarse de los malos espíritus. Por tal motivo las personas que nunca estornudan son consideradas por el resto de la comunidad como personas peligrosas a las que nunca se les puede confiar nada.

Al estornudar la fuerza de todos nuestros músculos hacen los elementos expulsados salgan despedidos a más de 60 kilometros por hora. La distancia a donde ven a parar dichos elementos, tampoco es despreciable: 5 metros. La potencia del estornudo es tal que mucha gente se ha lesionado al quererlo parar o disimular.

En la actualidad muchos médicos ya recomiendan estornudar sin reprimirse ni taparse la boca y la nariz. Los expertos en estornudos afirman que lo correcto es taparse con el propio brazo a la altura del codo.


Tengo una buena amiga del signo de Acuario que siempre estornuda cuando el sol le da de lleno sobre su hermosa nariz. Cuando le ocurre esto, sus estornudos son de aquellos que duran varios segundos con un tono que siempre va de bajo a agudo. No falla nunca, un rayo de sol en su nariz y,.... Achiiiissss!!!!!!

Sin lugar a dudas, cuando uno estornuda como dios manda, la sensación resultante es muy placentera y alegre. El ser humano ha relacionado el cosquilleo de la nariz como algo muy positivo que produce bienestar y aclara la mente. La aristocracia europea no se lo dejo perder y utilizó el famoso rape durante décadas. Por aquellas épocas cuando se querían hacer unas risas, en lugar de fumarse unos porros, esnifaban rape.


Recuerdo que en mi barrio había una tienda de disfraces que también vendían artículos para fiestas. Uno de los artículos de esta sección eran los llamados "polvos para estornudar". Tengo que reconocer que el artículo en cuestión funcionaba a la perfección. Si en clase lo soltaba,... todo dios estornudaba y se descojonaba. Fue una lástima que acabaran confiscados dentro del cajón del despacho del señor director.
Johnny McClue 2018