miércoles, 31 de enero de 2018

El Gran Sello de Estados Unidos - Segunda Parte, el reverso


Este artículo es la segunda parte del análisis simbólico realizado al Gran Sello de Estados Unidos y que corresponde al reverso de este famoso sello americano. Es en el reverso del Gran Sello en donde encontramos a la famosa pirámide truncada  coronada por una gloria resplandeciente en forma de sol radiante con el famoso "ojo que todo lo ve" en su interior. La pirámide sin terminar nos muestra 13 niveles de bloques de piedra y en el nivel inferior es donde en números romanos (MDCCLXXVI) se conmemora la fecha de la declaración de independencia americana del año 1776.

El reverso del Gran Sello de los Estados Unidos se ha hecho muy popular a causa de ser uno de los protagonistas principales en el billete de un dólar, pero no se suele utilizar en otro tipo de certificaciones con la frecuencia con que lo hace el anverso del sello. Sin embargo, la pirámide y el ojo han hecho correr ríos de tinta de todos los colores y se han convertido en unos símbolos mucho más populares que la propia águila del anverso. Simbólicamente hablando, es una imagen tan importante que en este sencillo blog la hemos comentado en el artículo dedicado a la pirámide y el artículo dedicado al "ojo que todo lo ve".

Lo primero que hemos de analizar con atención en este sello es la estrecha relación que los elementos que lo forman tienen con el número 3, incluyendo el número reflejado en el primer nivel de la pirámide mediante números romanos y la suma de las letras utilizadas en los dos lemas que se muestran:
  • el ojo situado dentro de un triángulo, 3 lados
  • la pirámide se forma con triángulos de 3 lados
  • MDCCLXXVI = 1776 = 1+7+7+6 = 21 = 2+1 = 3
  • un total de 30 letras en los dos lemas = 30 = 3+0 = 3
Los dos lemas en latín que incorpora el diseño de este reverso del Gran Sello nos indican la llegada de una nueva era, el famoso Nuevo Orden Mundial que tanto ha predicado la familia Bush y todos sus secuaces:
  • "Annuit Cœptis" ("Aprobar las cosas que se han iniciado") (Anunciar un nacimiento)
  • "Novus Ordo Seclorum" (Nuevo Orden de los Siglos) (Una Nueva Era).

Los dos lemas nos están anunciando una novedad, un nuevo sistema que mejora al anterior. Es la proclamación del Nuevo Orden Mundial deseado por unos gobernantes que se consideran seres superiores al resto de la humanidad. Con gobernantes de esta clase hay que espabilarse, antes de que el Planeta colapse!!!!


Sin lugar a dudas, el protagonista principal del reverso del Gran Sello es la pirámide. El simbolismo de la pirámide esta intimamente ligado al símbolo del triángulo y al número tres. Con el triangulo estamos ante la primera figura que se puede dibujar, usando solamente tres lineas rectas. Forma un espacio interior cerrado que no podemos obtener si solamente tuviésemos dos rectas. Por esta razón en el mundo de las dos dimensiones, el triángulo representa a la figura primogénita, del mismo modo que en el mundo de las tres dimensiones, lo es la pirámide.

Dicho de otro modo, la pirámide es la forma más sencilla con la que se puede construir una edificación de gran altura y los constructores de las pirámides junto al Nilo eran muy conscientes de ello.

En Egipto la pirámide era una "colina de luz", símbolo del poder creador del Sol y  de la inmortalidad de su representante en la Tierra. Si tuviéramos que resumir en dos palabras el simbolismo de la pirámide, la mejor expresión probablemente sería: "Crecimiento vivo".

Las pirámides, zigurats y estupas son antiguas construcciones hechas por el hombre, a imagen y semejanza de "La Montaña Cósmica". En este sentido la pirámide comparte simbolismo con todas las edificaciones que se dirigen y apuntan hacia el cielo. Todos los templos piramidales de Asia, América central y Africa son montañas que representan el centro del cosmos.

El término "ascensión piramidal" está íntimamente relacionado con la forma con que el iniciado alcanza la unión con el Verbo, tras una dura ascensión desde la base de la pirámide, hasta llegar a la cúspide. Los masones definen a la pirámide como "la imagen más sobria y más perfecta de la síntesis. La orientación hacia esta síntesis social se expreso en Egipto y otros lugares, construyendo pirámides como modelo e imagen de convergencia ascensional. La erección de la pirámide fue la expresión de una síntesis aún muy inconsciente de los hombres.

No es de extrañar que los masones tuvieran una especial predilección por el número trece, provocando su constante utilización e incorporándolo dentro de sus ritos y ceremonias. Como ejemplo tenemos los 13 peldaños de la escalera en donde los masones representan sus diferentes grados, categorías y emblemas. Son los 13 escalones que llevan al aprendiz "que se lo merece" a lo más alto.


El hecho de que veamos que la pirámide esta inacabada, representa una clara referencia a las enseñanzas que los masones imparten en sus logias, donde hacen hincapie en que la obra aún no esta terminada y que, por lo tanto, hay que seguir trabajando sin desfallecer. Todas las representaciones de este tipo de pirámides truncadas tienen distribuidos los bloques de piedra en 13 niveles, ni uno más y ni uno menos.

En la siguiente imagen podemos observar un bonito ejemplo de estas pirámides truncadas formadas por 13 niveles, correspondiente a los billetes de 50 dolares impresos en el año 1778. Un ejemplo más que nos demuestra que los símbolos de los masones invadieron las mentes y los bolsillos de todos los ciudadanos "libres" norteamericanos.


En el anterior artículo dedicado al anverso del Gran Sello ya comentamos como los 13 niveles nos demuestran que los masones tienen muy presente las antiguas enseñanzas provenientes de la anciana civilización egipcia. En el Tarot la carta número 13 representa a La Muerte, pero en el Tarot seudoegipcio, detrás del esqueleto que representa la muerte, se puede observar un Arco Iris. Este detalle es una clara referencia a que para los egipcios,con la muerte del cuerpo se alcanzaba la inmortalidad del espíritu.

La filosofía acerca de la muerte por parte de los egipcios esta integrada de pleno dentro de las enseñanzas masónicas. La muerte destruye a la forma, pero jamás puede destruir la vida que siempre se renueva. Por tanto el número 13 en la masonería es símbolo de la renovación permanente del universo. Representa a la desintegración con el fin de que pueda haber reintegración en un nivel de expresión más elevado. En el caso que nos ocupa el nivel más elevado, el 14, esta ocupado por el triángulo y el ojo.

Para los masones la pirámide es el símbolo de la construcción, la obra para llegar al Gran Arquitecto o Dios. El ojo, en tanto, es el símbolo de Horus y también representa al gran arquitecto del universo, es decir a Dios (el ojo de Horus, dios sol, también es utilizado por los cristianos y judíos para hacer referencia a Yahvé).

El ojo dentro del triángulo en forma de delta radiante es denominado con la expresión "la luz del ternario" y en la actualidad nos lo encontramos por todas partes. Esta fotografía realizada por mi buen amigo Carlos en la ciudad de México nos muestra como el ojo que todo lo ve nunca descansa y su pestaña nunca se cierra:



Hay que llevar la Dualidad hacia la Unidad por medio del número 3. El Ternario constituye para los masones la representación intangible de la Unidad. Por esta razón la luz del Ternario es uno de los símbolos fundamentales de cualquier logia de masones que se precie.

El triángulo como símbolo del Ternario es la imagen perfecta, la primera forma que adquiere el Gran Arquitecto, en Si mismo infinito y sin límites, para hacerse inteligible al hombre. La Masonería y la Iglesia Católica adoptan al Ternario como uno de sus principales símbolos en forma de Delta Radiante. 

Para otros el ojo que todo lo ve simbolizaría el control del mundo, la cúspide del poder mundial, lo que en el billete aparece demostrado claramente, ya que el ojo, instalado en la parte superior de la pirámide, aparece dominando la parte inferior de la misma. La parte superior de la pirámide, controla a la parte inferior. Unos pocos que se creen iluminados dominan al resto de la humanidad.  Son los famosos iluminati y su Nuevo Orden Mundial.

Unos dicen que el ojo encima de la pirámide representa al Dios creador, señor y dueño de todo. Otros prefieren ver representado a una élite mundial iluminada que, entre ellos, se reparte todo el pastel. Pero bajo mi modesto punto de vista el Delta Radiante al estar en la parte superior ejerce una función muy macabra: impide que la construcción de la pirámide pueda terminar. Mientras el triángulo con ojeras permanezca en lo alto, la construcción de la pirámide no podrá ser finalizada.

En resumidas cuentas, la construcción que el hombre empieza a crear, nunca la podrá terminar. Un ojo dentro de un triángulo iluminado es el encargado de que la pirámide no pueda quedar terminada. Un ojo que desde lo alto supervisa todo el tinglado.



Algunos escritores e investigadores de estas cuestiones van aún más lejos y afirman que el ojo del billete de un dolar, no es un ojo humano, sino que se trata de un ojo de un reptil. Ninguno de ellos aporta ninguna prueba o explicación convincente acerca de dicha afirmación, pero se quedan tan anchos mientras venden millones de sus libros e imparten conferencias por todo el mundo hablando de los hombres-lagarto.


Algunos de estos autores llegan a afirmar  en diversas ediciones traducidas a decenas de idiomas que la actual reina de Inglaterra es de raza reptiliana. Si en las librerías de Londres estos libros, en lugar de ser censurados han sido promocionados, podemos empezar a pensar que hay un interés "muy elevado" en que este tipo de historias lleguen al gran público.

Ya sabemos todos como la monarquía británica las gasta cuando alguna información no tiene autorizada su "luz verde". Este tema de la monarquía británica y los reptilianos, tan ampliamente difundido por todos los medios oficiales, bien merece que lo tratemos en profundidad en un próximo artículo. Es un tema muy, pero que muy, escamoso.

Bajo mi modesto punto de vista, para que este ojo del Gran Sello simbolizara un  ojo de reptil, tendría que tener la pupila vertical y la piel alrededor del ojo con escamas. Pero en la ampliación podemos observar de que se trata de un ojo humano con la pupila redonda y que la piel que lo rodea no es escamosa como la de los reptiles. Simbólicamente hablando, este ojo humano tiene una característica muy importante: su forma y ausencia de lagrimal no impide saber si se trata de un ojo izquierdo o derecho.




Bajo mi modesto punto de vista, el diseño del dibujo de la pirámide del Gran Sello tiene tres dimensiones: altura, anchura y profundidad. La pirámide y la línea del horizonte que separa el cielo del desierto, transfieren sensación general de profundidad. Sin embargo en la cima, el triángulo y el ojo solamente están dibujados en dos dimensiones: altura y anchura. No hay lugar a dudas, el triángulo y el ojo carecen de profundidad, mientras que la pirámide y el resto del paisaje nos muestran un mundo 3D.


La pirámide y el triángulo con el ojo no provienen ni pertenecen al mismo mundo, el triángulo y el ojo son de un mundo inferior en relación al mundo en donde la pirámide esta construída. En el top de la pirámide encontramos seres que no son superiores a nosotros, tendrán mejor tecnología, pero no tienen nuestro potencial evolutivo y, para más inri, carecen de alma, tal y como el catedrático italiano Corrado Malanga nos afirma en sus trabajos.

Esta diferencia nos indica que estamos ante dos elementos de procedencia completamente distinta. La pirámide tiene altura, anchura y profundidad. Sin embargo, el triángulo y el ojo carecen de profundidad, su naturaleza es diferente, no son de nuestro mundo. Estamos ante una pirámide con 13 niveles que está coronada por el ojo que todo lo ve. Un ojo que "no es de por aqui" y que tiene una misión muy específica para con los humanos: impedir nuestro crecimiento mediante la división y la falta de información. Es el famoso "divide y vencerás" que nos tiene manipulados dentro de un mundo irreal.

Esta es la clave, los seres humanos dentro de nuestro cuerpo tenemos tres componentes: mente, espíritu y alma. Sin embargo, el propietario del ojo del Gran Sello solamente tienen dos componentes: mente y espíritu. Pero esto solamente te lo dice Corrado Malanga y unos pocos más cuyos libros y trabajos no encontrarás en las librerías de Londres.

Ya sabeis que en este sencillo blog valoramos mucho las opiniones y criterios provinientes de otras culturas y de otras costumbres. Suelen ser un buen modo de comprobar si el análisis realizado va bien encaminado. Cuando este tema del Delta Radiante en el billete de un dolar lo enfrentamos al mundo musulmán, nos damos cuenta que nuestro análisis no va desencaminado.

Los estudiosos del Corán como Imran Hosein lo tienen muy claro:
"El ojo dentro del triángulo que culmina la pirámide, representa a Dajjal (Satán, el Anticristo) sentado en el trono del mundo global."
Por si esto fuera poco, en el Islam también se afirma que el AntiCristo tendrá una característica física muy concreta:
"Solamente podrá ver por uno de sus ojos, el ojo izquierdo."
Saber de que ojo estamos hablando es un detalle de vital importancia. Todo el mundo hablando del ojo pero sin precisar si se trata de un ojo derecho, izquierdo, o si se trata de un tercer ojo central. Los musulmanes tienen información privilegiada y afirman que se trata de un ojo izquierdo.



Muchas vueltas hemos dado para finalmente llegar a la Bestia que el Apocalipsis de San Juan nos anunció hace tiempo. Los diseñadores del Gran Sello conocían las propiedades del número 13, pero también conocían las del 666.

Hay que ponerse las pilas y empezar a trabajar para conseguir que el ojo se vaya al carajo. Solamente de este modo podremos decidir por nosotros mismos si finalizamos la construcción o la derrumbamos por completo.

Cuando la humanidad envíe el ojo a la mierda, podrá continuar experimentando en libertad. La humanidad merece experimentar la dualidad sin que ningún ente de otra dimensión venga complicarnos la experiencia.

Ya va siendo hora de voltear a la puta pirámide y experimentar la dualidad sin que ningún ser con ojeras te rompa las pelotas.




Johnny McClue 2018