viernes, 5 de enero de 2018

La hermosa leyenda acerca del origen de los perros y los gatos


Los perros y los gatos acompañan al ser humano desde tiempos ancestrales y con gran ambivalencia simbólica entre las diferentes culturas y civilizaciones que los han considerado como un miembro más de la familia. Sin embargo en la actualidad en raros casos conviven con los humanos de forma conjunta. Me refiero al hecho de que en los hogares que gustan de los perros, no solemos encontrar ningún gato. Y los hogares que gustan de los gatos, los perros no suelen estar presentes.

Podríamos deducir que es una cuestión de gustos, en donde habitualmente, no pueden gustar los dos a la vez. Es como lo del futbol: si eres del Real Madrid, no puedes ser nunca del Barça, y viceversa. De todas formas, siempre hay la excepción que confirma la regla y hay amantes de los animales domésticos que en su casa conviven con perros, gatos y una hermosa pecera.

Una bonita leyenda oriental, puede ayudarnos a entender esta cuestión de los gatos y los perros. Es una leyenda muy antigua que se remonta a tiempos en que el ser humano tan solo empezaba a dominar la precaria situación en que se encontraba.

Se cuenta que los perros y los gatos fueron unos regalos que los dioses hicieron a los seres humanos cuando los dioses dieron por terminadas las tareas con las que crearon la Tierra. Fue un regalo que tenia una intención precisa: una ayuda para labores cotidianas de los seres humanos.

Pero los regalos no fueron repartidos por los dioses a la "ba-ba-la" y tanto los perros como los gatos se adjudicaron a los humanos de forma muy concreta:
  • Perros.- fue un regalo para cada una de las familias que vivían de la ganadería y poseían rebaños.
  • Gatos.- fue un regalo para cada una de las familias que vivían de la agricultura y almacenaban el grano.
Para las familias ganaderas, el perro fue el mejor de los inventos con el que poder combatir a los animales salvajes depredadores y ayudar a los pastores con los desplazamientos del rebaño. Para las familias agricultoras, los gatos se convirtieron en los guardianes perfectos contra todo roedor y ave que pretendiera "robar" la cosecha y el grano.

La anterior leyenda nos da a entender que, desde un principio, los perros y gatos no fueron introducidos al azar. Hay gente que conecta de forma inmediata con un gato, mientras que hay otros que su preferencia se inclina hacia los canes.

Mis ancestros debieron ser pastores, un humilde servidor pertenece al segundo grupo, el grupo que hace "guau-guau", en lugar de hacer "miau-miau".

Son dos animales domésticos completamente diferentes a nivel físico y de carácter. No es de extrañar que  no gusten por igual.

En próximos artículos detallaremos por separado los diferentes significados simbólicos del perro y del gato a  lo largo de la historia.

Johnny McClue 2018