martes, 25 de abril de 2017

El sacrificio de niños: Desgraciadamente, un mito que es verdadero


El Profesor Corrado Malanga afirma que hay dos clases de seres humanos. Hay una clase de humanos que tienen alma , mientras que la otra clase esta formada por seres que carecen de dicha alma. Las dos clases de seres humanos utilizan al cuerpo humano como un simple contenedor y la diferencia radica en el número de componentes que dicho contenedor alberga.

El cuerpo de la primera clase alberga: una alma, un espíritu y una mente. Mientras que el cuerpo de la segunda clase solamente contiene un espíritu y una mente. Para los que no estéis familiarizados con la teoría de Corrado Malanga, podeis ampliar estos conceptos en jno de nuestros anteriores artículos:

Antes de continuar, sería bueno recordar una de las máximas de la teoria de Corrado Malanga: "El cuerpo humano puede llegar a albergar tres componentes pero solamente la Alma carece del vector tiempo y por tanto, es eterna."

Corrado Malanga nos cuenta que hay una gran diferencia entre los dos grupos: el grado de Conciencia que poseen. La clase de seres humanos que tienen una alma albergada en su interior disfrutan de un elevado grado de Conciencia. Los seres humanos que no tienen alma no pueden tener un elevado grado de Conciencia,... es imposible.

Bajo este contexto nos enfrentamos a un mundo que desde los inicios ha estado dominado por la clase se seres humanos que carecen de alma. Se trata de unos seres desalmados que no tienen ningún problema en oprimir y pisotear a los demás, solamente por una simple razón: carecen de conciencia.

Los 39 minutos del siguiente vídeo subtitulado por Andrea Alerta no tienen desperdicio y nos dan a entender en el verdadero mundo dual en el que todos nosotros nos encontramos. Este tipo de testimonios son de agradecer, no todo el mundo los tiene bien puestos para poder hablar publicamente de estos temas.

Para poder acceder a los más altos grados de poder, tienes que estar dispuesto a realizar el peor de los crímenes. Solamente de este modo eres aceptado y obtienes la confianza de los que realmente mueven los hilos.

La historia que nos cuenta este holandés, nos demuestra que en la vida hay ciertas acciones que solamente pueden realizar los seres desalmados. Estas acciones se utilizan para poder alcanzar el más alto grado de complicidad en todo lo que se hace. Matar a un pobre niño es la prueba de fuego. Una vez realizada, quedas compinchado para el resto de tus días. Estamos ante una forma de lealtad que traspasa todos los límites imaginables. Pero por esto es que van pasando los siglos y no son descubiertos.

Conocer la VERDAD no tiene por que ser agradable.

Bienvenido al mundo de la VERDAD: