martes, 18 de abril de 2017

El Awen, un símbolo muy de moda de reciente creación



Hay que reconocer que la moda de los tatuajes ha contribuido a que la gente se interese por la simbología y sus significados. La persona que decide tatuarse algún tipo de símbolo es sabedora de que una vez tatuado, es muy jodido borrarlo. Esto provoca que todo dios se informe del significado concreto de sus símbolos preferidos, con el fin de asegurarse que no tatuarse una gilipollez.

Bajo este contexto el símbolo celta llamado "Awen" esta siendo uno de los que más interes ha causado por su estética llamativa y ser un símbolo muy poco conocido. En correos electrónicos dirigidos a un humilde servidor, posiblemente el Awen sea el símbolo que en más ocasiones me habeis preguntado por su significado, historia y simbolismo.

Si echamos una ojeada a lo que se cuenta en la red del Awen, las opiniones son muy dispares y una gran mayoría de ellas solo consiguen añadir más confusión. Dentro de mis sencillos conocimientos y recordando las enseñanzas de mi querido Profesor Lester, voy a intentar aclarar ciertos conceptos sobre el símbolo del Awen.

la gran mayoría de personas que llevan tatuado un Awen, o tienen intención de tatuarse, estan convencidas de que muestran grabado en su propia piel un símbolo milenario que se remonta a la noche de los tiempos. Pero en realidad el Awen es un símbolo que nació en Gran Bretaña, no hace más de unos 250 años.


Lo primero que hay que tener presente es que el Awen no es un símbolo ancestral de la cultura celta o la cultura wikinga. Más bien todo lo contrario, estamos ante un símbolo inventado en la época del Romanticismo y el Neopaganismo por uno de los grandes propulsores del movimiento celta tradicional que muchos han acabado denominando "Neodruismo".

El Awen es un símbolo que fue creado en el siglo 18 por el cantero, anticuario, coleccionista y poeta Lolo Morgangw que nació en 1747 en el Reino Unido donde residió toda su vida hasta el año de su fallecimiento, 1826. Natural de la región de Gales, Lolo defendió en todos sus trabajos la idea de que en Gales la tradición ancestral de los druídas había logrado sobrevivir de forma intacta a tres momento críticos de la historia de la Islas Británicas: la invasión del Imperio Romano, la posterior cristanización de las Islas Británicas y la terrible persecución que los bardos sufrieron por parte del rey Eduardo I.

Dentro de la extensa obra literaria de Lolo, destaca el libro titulado "Druid's Prayer" que con el tiempo ha llegado a convertirse en un autentico manual para todos los rituales relacionados con la tradición del "Neodruismo". En la actualidad el Neodruismo ha entrado a formar parte de la lista de nombres de prácticas religiosas que cualquier ser humano puede afiliarse.

La principal diferencia entre el Neodruismo y las demás religiones consiste en que sus templos y rituales no puede realizarse en las ciudades. Para practicar el Neodruismo es imprescindible tener un fuerte contacto con la Madre Naturaleza y todo lo que Gaia significa. Ningún druida que se precie impartirá un ritual en el trigésimo piso de un rascacielos.

La afición que Lolo tenía por las antiguedades y la recopilación de documentos relacionados con la historia de Gales, hizo que después de su muerte su hijo Tailesin Williams se dedicara a seleccionar y publicar los más representativos. De todos ellos el más conocido es el titulado "Barddas" que incluía tres secciones principales. Originalmnete "Barddas" tenía que tener dos tomos, pero la repentina muerte del hijo de Lolo provocó que solamente viera la luz el primer tomo. Estas son las tres secciones principales con las que fue publicado el primer y definitivo volumen:
  1. "Symbols" que trata de  simbología y desarrolla un alfabeto bárdico
  2. "Theology" donde Lolo nos habla de filosofía y cosmología interpretando de forma muy personal las antiguas creencias, hasta a llegar a exponer una especie de catecismo
  3. "Winsdom" donde se desarrolla el esoterismo que Lolo afirmaba tenían los primeros druidas
La filosofia y metafísica que proclamaba Lolo se basaba en la teoria de los anillos concéntricos cuya procedencia venía del exterior, de lo que Lolo llamaba "Otherworld" (el otro Mundo), cuyo significado en idioma galés, "Annwn", ya nos da una excelente pista acerca del símbolismo que hoy analizamos en este artículo. Para Lolo el "Annwn" penetraba en el "Abred" y el "Ceugant" para poder llegar a la pureza "Gwynfyd", representados por los tres circulos concentricos que encierran los tres puntos y las tres rectas. Son los tres famosos círculos concéntricos celtas de la Creación.


Si bien ya hemos dicho que el símbolo del Awen es de invención muy reciente, es bueno recalcar que el vocablo galés de "Awen" ya no goza de un origen tan moderno, puesto que se remonta al siglo IX. La primera utilización documentada del vocablo "Awen" la encontramos en el libro "Historia Brittonum" escrito por el monje de Gales llamado Nennius entre los años 800 y 900 de nuestra era.

En idioma gaélico la palabra "Awen" significa inspiración y literalmente podría traducirse como "el espíritu que fluye". Una inspiración sin la cual los artistas no pueden manifestar su arte. En otras palabras, si no hay Awen, el artista no puede expresar de forma correcta sus sentimientos y sensaciones y la obra de arte realizada carecerá de valor. El Awen es la madre de toda obra de arte. Muchos poetas del siglo 19 utilizaban el Awen para poder recibir la inspiración necesaria.

La explicación más aceptada es que el Awen representa la armonía de los opuestos, mediante las tres líneas que descienden de los tres puntos superiores, en donde la linea central representa el término medio y la armonia, mientras que las otras dos líneas simbolizan los dos extremos de todo mundo dual. En la siguiente imagen podemos observar esta dualidad a través del hombre y la mujer, en donde en la parte central se encuentra el equilibrio


Otros asocian al Awen al viejo axioma de "como es arriba es abajo" pero cuando analizamos los elementos que forman el Awen nos damos cuenta de que este símbolo no pretende recordar los postulados de Hermes Trismesgistro. Mas bien nos recuerda que las cosas de arriba son divinas (formas circulares) y que las cosas de abajo son terrenas ( formas rectas).

Sin embargo muchos son los que también afirman que las tres rectas simbolizan a tres rayos que descienden del cielo para iluminar a la humanidad. Una iluminación que bien canalizada puede llevarnos al tan deseado éxtasis.

Pero simbólicamente hablando, es muy difícil poder analizar el Awen debido a que existe un total desacuerdo en la forma con que se representan los tres círculos concéntricos exteriores y las tres pequeñas esferas superiores. Los tres círculos concéntricos exteriores no tienen que tener el mismo grosor, como vemos en el Awen de la izquierda, en donde el círculo más exterior y el círculo más interior son mucho más delgados que el círculo que se encuentra entre ellos que por definición tiene que ser más grueso. Pero en la mayoría de Awens no se aprecia esta diferencia tan importante a nivel simbólico.

En algunas versiones las esferas están situadas en horizontal, mientras que en otras versiones las esferas forman un triángulo como el que vemos en la imagen de la derecha. Se trata de una diferencia muy importante dentro del mundo de la simbología y que pasa desapercibida en la mayoría de los casos.

En la siguiente imagen de una empresa de productos y accesorios para ceremonias y rituales celtas, vemos como ya no son tres puntos los que lucen en la parte superior del Awen. En su lugar encontramos tres espirales que desvirtúan todo lo que el Awen simboliza y pretende representar. Los seguidores de este sencillo blog ya sabéis que la diferencia simbólica entre un punto y una espiral es enorme. Que la espiral sea un típico símbolo druida, no significa que pueda ir sustituyendo a los círculos y puntos. Podeis revisar estos conceptos en los dos artículos dedicados al símbolo del punto y al símbolo de la espiral.




Con las tres rectas tambien nos encontramos con diferencias sustanciales que impiden un analisis correcto del Awen. En algunos casos las tres rectas nacen del punto superior central, mientras que en otros cada una de las tres rectas proviene de uno de los tres puntos de la parte superior de este bonito símbolo.

En otras ocasiones las tres rectas, dejan de ser rectas para convertirse en zig-zags queriendo representar a tres rayos que descienden de los tres puntos superiores.

Pero según parece estamos ante un símbolo que puede dibujarse de diferentes formas y cuando ocurren estos casos, la interpretación correcta de su simbolismo no puede ser realizada sin entrar en las discrepancias que provoca todo análisis simbólico con elementos modificados.

Como ocurre en en estos casos algunos análisis pretenden mezclar tradiciones y conceptos, buscando los "tres pies de un gato celta", donde los más osados intentan relacionar el Awen con el mismísimo rey Salomón y todo lo que representa. Esta claro que hay gente muy aburrida que emplea sus energías y su tiempo en intentar que la flauta suene por casualidad.

El símbolo del Awen se ha popularizado en nuestros días de forma extraordinaria entre la gente aficionada a la temática celta, llegando a alcanzar cotas que muy poco tienen que ver con los celtas y los druidas. Actualmente podemos encontrarlo en logotipos de entidades que nada tienen que ver con los celtas y los druidas como el yoga, la nutrición y el sexo. Veamos algunos ejemplos:




Como suele ocurrir en estos casos los diseñadores de logotipos de hoy en día llegan a confeccionar verdaderas bellezas estéticas. Pero desgraciadamente a costa de modificar por completo el simbolismo original. En el siguiente ejemplo han desaparecido los tres círculos concéntricos exteriores y los tres puntos se nos muestran con el punto central ligeramente más bajo que los otros dos. Después de tanta modificación en la posición de los elementos que forman el Awen, el hecho de sustituir las tres rectas por las tres plumas, puede quedar muy lindo pero,... ya no tiene ninguna importancia simbólica.

Desconozco cuantos locales de tatuaje son conscientes de que los Awen que tatúan a sus clientes, nada tienen que ver con el que diseñó original que Lolo creó, en sus queridas Islas Británicas.

Como hemos visto en este sencillo artículo, en el Awen hay un precepto simbólico muy importante los tres círculos concéntricos que engloban los demás elementos simbólicos, no tienen el mismo grosor. El circulo central siempre tiene que ser más grueso que el círculo más exterior y el círculo más interior.

Muy buen Awen
Muy buena inspiración!!!!!!

Johnny McClue 2017