lunes, 27 de julio de 2015

Aries, primer signo de Fuego en la lámina de Johfra Bosschart


Mi querido profesor Lester era un gran admirador de todos los pintores y artistas que utilizaban la simbología de forma seria en sus obras. Las laminas de Johfra Bosschart son un claro ejemplo de como la simbología se integra en el interior del lienzo, de forma sabia y entendedora.

La simbología encerrada dentro de la lámina de Aries de Johfra Bosschart, nos transporta al mundo del primer signo del Zodiaco perteneciente al elemento Fuego: Aries, con su carnero embistiendo a diestro y siniestro

ARIES: Signo masculino, de fuego y fijo.

Planeta regente: Marte, llamado Nergal por los astrólogos caldeos.

Palabra clave: Acción

Tendencias principales:
  • Impaciencia
  • espíritu aventurero
  • emprendedor
  • valeroso
  • amante de la libertad
  • tendencia a ponerse en primer lugar
  • agresivo
  • satírico
  • egoísta
  • lo quiere todo ya.


En la lámina del Signo de Aries podemos notar elementos que en silencio dicen mucho:

Hierro: La pintura está rodeada de un marco de formas punzantes indicando la voluntad verdadera o Thelema, tan necesaria en el trabajo interior, sólo con esta facultad podremos liberarnos de la Rueda de vidas y Muertes o Rueda del Samsara también dibujada en la parte inferior derecha de este mismo marco metálico.

El carnero de Aries embistiendo
El Guerrero: La figura central en forma de guerrero con espada y escudo de esta lámina, simboliza a Marte. Estamos ante el planeta de la energía, la voluntad, el ardor, la tensión y la agresividad. Porta una indumentaria cual legionario romano con un gran casco representando a un dragón alado. El Guerrero esta corriendo junto con un carnero, pero no se trata de una carrera alegre y feliz. El rostro de este guerrero más bien muestra todo lo contrario, una carrera despavorida hacia adelante.

El Carnero: Es el cordero inmolado, el Cristo, el Fuego sagrado del amor que debemos despertar en cada uno de los momentos de la vida.

El Fuego: Aries es el primero de los tres signos pertenecientes al elemento Fuego junto a Leo y Sagitario. El fuego corresponde al sur, al color rojo, al verano y al corazón. Esta relacionado con la pasión, el amor y la cólera. Pero también simboliza al espíritu, por tal motivo el triangulo equilátero con su vértice hacia arriba, representa al elemento Fuego y al Espíritu.

Volcanes, paisaje árido y seco con el cielo de tonos morados
Los Volcanes: Indican el elemento fuego, la acción, la actividad de nuestra esencia, el dejar la negligencia y pereza en el trabajo. Son formas triangulares que escupen fuego por su vértice elevado, es la fuerza arrolladora del espíritu y de la naturaleza. El día menos pensado toda la energía acumulada estalla de forma violenta. Pero una vez pasada la explosión, el resultado es sorprendente-mente constructivo: la cima del volcán es más alta, el volcán ha crecido, acercándose un poco más al cielo.

El Mago
Color Rojo: Es el color que predomina en toda la lámina. Se trata de los colores y tonalidades del fuego: rojo, amarillo, naranja y morado. Es el Cristo, el logos Solar, la fuerza que debe inundarnos para redimirnos. 

El Mago: Corresponde al Arcano número uno del Tarot Egipcio, viene a representar a un Ser superior y en su mesa de trabajo los elementos indispensables para realizar la Gran Obra o en lenguaje alquimista elaborar la Piedra Filosofal. 

La Montaña: Detrás del Mago vemos una montaña, es la iniciación o sendero que debemos recorrer para regresar a aquello que no tiene nombre. La montaña con su forma triangular apuntando hacia arriba, representa la unión de la tierra con el cielo y la ascensión del hombre hacia el conocimiento. Los sumerios ya tenían al símbolo de la montaña como "la masa primordial no diferenciada". Es la morada de los dioses y su ascensión representa un medio para entrar en la divinidad, un retorno al principio.

Mujer vendada y
la Salamandra
La Mujer vendada: Detrás del guerrero encontramos una mujer vestida de color verde, con un fuego en su mano, buscando el camino. Esa mujer es la humanidad que busca el camino interior, esta ciega al conocimiento, pero existe esperanza (color verde) de que lo encuentre; lleva el fuego en su mano, pues dentro de cada uno existe la posibilidad de trabajar con este, aunque no lo sepa. 

La Salamandra: En la antigüedad se creía que este animal sobrevivía al fuego sin consumirse. Se llegó a pensar que la salamandra se alimentaba de fuego y los alquimistas la relacionaron con el azufre incombustible. Son los elementales del fuego, asociadas también al fuego interior de cada uno de nosotros y con el cual es posible la regeneración de la especie humana. Representa "el fuego que no quema" del hermetismo occidental, es la purificación alquímica.

El Templo en ruinas: La carrera desesperada del Guerrero se produce en un escenario donde todo está derruido, no queda nada en pie. Es la situación en que nos encontramos espiritualmente hablando, se ven por doquier fragmentos de una construcción, añoranza de lo que hace mucho tiempo fuimos y que es indispensable reconquistar.

El signo de Marte a la izquierda sobre fondo rojo
El signo de Marte: Johfra Bosschart dibujó el signo de Marte en el marco metálico que envuelve a toda la lámina. Se encuentra a la izquierda, justo enfrente del escudo del Guerrero.

Cualidades de MarteEnérgico, activo, "violento", directo con iniciativa, da un toque beligerante y masculino poco delicado. Arquetipo del antiguo Guerrero, Explorador y Colonizador.

La vocación y trabajos de Marte: Sujetos ligados a la metalurgia, sobre todo del hierro; esfuerzo físico (deportistas); trabajos arriesgados militares o similares: guerreros, bomberos, policías; trabajos relacionados con la sangre y la carne: cirujanos, carniceros; sujetos violentos: asesinos, criminales violentos; todo agresor directo independientemente de la vía que emplee; líderes, campeones, pioneros. Eros. Animales.


Tendencias positivas y negativas de MarteFuego, energía, incendios, agresiones, hazañas individuales, milicia. Capacidad de ataque y conquista, también de defensa activa interna (sistema inmunológico). Capacidad de curación propia y ajena excepcional (métodos quirúrgicos, musculares, incremento de defensas, voluntad de curación...). Furia, cólera. Paz y guerra entre las personas, las instituciones y las naciones. Fecundidad, especialmente masculina. Sublevación, discordia. Capacidad de penetración en lo físico y en lo mental. Victoria y derrota. Traiciones violentas. Lealtad. Enemigos de todo tipo. Celo y defensa de las ideas. Fanatismo. Partos, operaciones, aborto y métodos duros de contracepción. Empresas y toda clase de iniciativas, energía que garantiza la prosperidad. Fortalecimiento físico, moral, institucional, etc., energía para afrontar y superar cualquier situación. Uso de armas y defensa contra las mismas. Malos tratos y muertes violentas, suicidio. Liberación y opresión. Éxito y distinción por valor, talento o acción. Llevar todo a sus últimas consecuencias.

En un próximo artículo analizaremos a Leo, el segundo signo de Fuego y a su planeta regente, el Sol.

PAZ
Johnny McClue