jueves, 4 de junio de 2015

Flechas, fantasmas y arena en Economist 2015, apuntando a las islas Spratly

La inquietante portada de la revista Economist del pasado mes de diciembre, esta haciendo correr ríos de tinta. Nosotros mismos analizamos varios de sus preocupantes aspectos en  anteriores artículos . Antes de empezar este análisis de hoy, nos parece oportuno aclarar el principal objetivo de este tipo de portadas. No se trata de profecías apocalípticas, siempre son mensajes simbólicos dirigidos al equipo contrario. Si el contrincante cuando recibe el mensaje rectifica el rumbo, todos contentos y todo queda como una simple anécdota. Pero si el equipo contrario continua con sus planes y hace caso omiso al "mensajito", sucede lo peor: el mensaje  deja de ser una advertencia y la profecía se cumple. Es por este motivo que hemos estado esperando unos meses sin decir nada al respecto de este tema. Pero desde que se publicó esta portada en diciembre 2014, el enemigo de los propietarios del Economist no ha cambiado el rumbo, mas bien todo lo contrario.

Somos conscientes que la mayoría pensara que todo lo que exponemos a continuación es solamente fruto de la casualidad. Pero cuando tantas casualidades se juntan y coinciden, el indice de probabilidades indica que todo esto de casual no tiene nada. En estos casos gozamos de una gran ventaja para conocer la verdad: el tiempo. Nunca nos quedaremos "in albis" y el dios Cronos será el que decida a la postre, si estamos en lo cierto, o tan solo fueron paranoias conspirativas.





La mayoría de análisis "bélicos" publicados sobre esta portada, han hecho hincapié en el hongo atómico que claramente se muestra sobre la cabeza de Cameron.

La bola del mundo situada encima del hongo atómico, tambien ha sido comentada por muchos, en un claro sentido: Oriente aparece muy enojado, mientras Occidente, no se inmuta y mira para otro lado. El lugar del mapa donde esta dibujado el ojo en la cara de Occidente, tambien ha sido motivo de polémica. Dicho ojo justamente se encuentra sobre Israel.

Pero este autentico jeroglífico de la portada del Economist, encierra bastantes más "pistas bélicas". Son varios los elementos que nos muestran "por donde pueden ir los tiros" si el equipo contrario hace caso omiso a la advertencia del Economist:
  1. El montículo de tierra
  2. Las dos flechas clavadas en el suelo
  3. El fantasma y sus vacaciones en islas de arena
El análisis de estos elementos nos hacen temer lo peor. En esta ocasión esperamos que el transcurso de los próximos meses demuestren que estamos completamente equivocados. Pero si  desgraciadamente acertamos, este año presenciaremos un gran desastre marino de apariencia "natural". Ojalá estemos errados.

Analicemos estos tres elementos por separado y veamos si pueden estar relacionados.

El montículo de tierra






Según nuestra modesta opinión, la "montañita" de arena representa las islas artificiales que los chinos están construyendo en la zona del Mar Meridional, una región marítima que esta en disputa desde hace años. El Mar Meridional Asiático es una extensión de agua mayor que la que ocupa el mar Mediterráneo. La propiedad de sus aguas es reclamada por todos los países colindantes: China, Vietnam, Filipinas, Malasia y Taiwan.



Se trata de un mar muy cerrado con decenas de pequeñas islas. Al norte tenemos a las Islas Paracel y al sur encontramos la agrupación de islas mas numerosa, las Islas Spratly. Desde tiempos inmemorables es uno de los mares mas transitados de todo el mundo. Su gran importancia geo-estratégica provoca que los países en disputa no se pongan de acuerdo en marcar los limites de cada uno.



En este mapa de la zona marítima en cuestión los trazos de
color rojo marcan los limites de hasta donde se consideran los
chinos con derecho de propiedad. En otras palabras, los chinos
se creen propietarios del 90% de las aguas de este mar.



Pero desde hace unos años los chinos están agrandando y construyendo nuevas islas en la zona de las Islas Spratly. Las están construyendo dragando arena del fondo del mar con decenas de grandes barcos equipados con potentes succionadores. Las siguientes fotografías son una muestra de como a los chinos les ha dado por "regenerar playas"en arrecifes alejados centenares de kilómetros de sus costas continentales. Podéis ampliar las fotos clicando sobre ellas:



Estos son los grandes barcos chinos que bombean arena del fondo sobre los
arecifes muy poco profundos de las Islas Spratly.

No se trata de dos o tres barquitos. Estamos ante una operación a gran escala.






En esta isla podemos comprobar como en menos de 2 meses
han construido una pista de aterrizaje



Algunas de estas islas artificiales ya cuentan con su propia pista de aterrizaje y con diversos sistemas de defensa-ataque. El gobierno chino argumenta que los lugares donde construye estas islas artificiales le pertenece por pleno derecho. Según dicho gobierno las construcciones se realizan para mejorar la seguridad de navegación de la zona y poder luchar contra la piratería con mejores condiciones tácticas.



Las dos flechas clavadas en el suelo




Vayamos a por las dos flechas clavadas junto al montículo de arena y enfrente de los pies de Alicia en el Pais de las Maravillas. Como veremos a continuación podría ser que no fuera casual el estar clavadas cerca de la arena. Las flechas están clavadas junto al montículo con unos numeros claramente visibles, nos atreveríamos a decir que están exageradamente visibles:



En la primera flecha encontramos: 11.3

En la segunda flecha tenemos: 11.5


Muchos análisis han interpretado estos dos numeros como las coordenadas geográficas correspondientes al país de Nigeria. Según dicha interpretación el numero 11 representaría los grados de longitud y latitud, mientras que el 3 y el 5 serian los correspondientes minutos. Efectivamente haciendo esta lectura, dichas coordenadas corresponden a Nigeria. Pero no deja de ser una forma de interpretarlo. Que despues del numero 11 haya un punto en la parte inferior, no significa que sean 11 grados. El profesor Lester en sus apasionantes clases de Numerología insistía en una máxima: "Tenéis que prestar atención a los números y olvidaros de las comas y los puntos. La fuerza esta en los números y tan solo ellos son los protagonistas principales."

Sigamos la posibilidad de que estos numeros indiquen coordenadas geográficas, pero olvidemos los puntos. Tomemos solamente los numeros y veamos a donde vamos. Puede ser que tengamos alguna sorpresa con alguna de las posibles coordenadas. Para no alargarnos vamos a concentrarnos en la orientación que ha hecho saltar nuestra alarma: Latitud Norte y longitud Este y las dos opciones que la combinación de estos parámetros nos indican:
  1.  Opción A.- 11º30'N - 115º00'E
  2.  Opción B.- 11º50'N - 113º00'E
Estas dos opciones van a indicarnos una zona del planeta muy en concreto, las Islas Spratly del Mar Meridional:


Las Islas Spratly ocupan una meseta marina muy poco profunda, pero las dos opciones de estas coordenadas se sitúan algo alejadas de dicha meseta, en dos lugares cuya profundidad es muy considerable. Hay que tener presente que en el dibujo de la portada del Economist, las flechas están "literalmente clavadas" en el suelo que sustenta a todos los elementos y personajes de la ilustración. En esta ampliación podemos percatarnos mejor del lugar y profundidad de las dos coordenadas:


Profundidad coordenada Opción A: - 2.742 metros
Profundidad coordenada Opción B: - 4.314 metros


Todos sabemos que las grandes potencias mundiales han estado experimentando con el tema de las explosiones submarinas "controladas". Muchas son las voces que sospechan que el tsunami de Fukoshima pudo ser provocado por una explosión submarina frente a las costas japonesas.

Si estas islas artificiales construidas por China representan una amenaza para sus enemigos, la forma de borrarlas de forma instantánea del mapa, parece evidente. Una explosión submarinas a estas profundidades crearía un tsunami que no dejaría isla artificial en pie. Pero tambien se verían seriamente afectadas todas las costas de los países colindantes a este mar cerrado. La destrucción alcanzaría proporciones tan épicas que deseamos estar errados.

El Mar Meridional Asiático es uno de los mares de nuestro lindo planeta que concentra en sus costas una enorme cantidad de habitantes. El 45% de la población de China vive en grandes ciudades junto a su costa marítima. La costa de China se reparte entre el Mar Amarillo, el Mar Oriental y el Mar Meridional. Un tsunami en el Mar Meridional afectaría por completo a toda la costa de la provincia de Cantón. En la provincia de Cantón desemboca el Río Perla formando un gran delta que alberga grandes ciudades intensamente pobladas como Macao y Honk Kong. En el interior de este delta han ido creciendo otras grandes ciudades industriales que son el orgullo de la economía china. El problema de estas ciudades es la poca altura que tienen respecto el nivel del mar:
  • Zhonshang 5 metros sobre el nivel del mar
  • Zhuhai 8 metros sobre el nivel del mar
  • Tanzhouzen 2 metros sobre el nivel del mar
  • Baoan 3 metros sobre el nivel del mar
  • Panyu 9 metros sobre el nivel del mar
  • Donguan 5 metros sobre el nivel del mar
  • Foshan 5 metros sobre el nivel del mar



Al oeste del Mar Meridional se extiende Vietnam donde toda su costa se vería afectada por completo. Al norte de Vietnam se encuentra el famoso golfo de Tonkin que esta densamente poblado con ciudades construidas a pie de costa. En el sur de Vietnam existe uno de los deltas mas famosos del mundo por su gran valor ecológico: el Delta del Mekong. Se trata de una inmensa porción de tierra que se extiende centenares de kilómetros hacia el interior del país. Su elevación con respecto al nivel del mar no supera los tres metros.

Las costas de Tailandia y Malasia con el estrecho de Singapur incluido, serian otras de las costas que sufrirían la tragedia de lleno. Una parte de las costas de Sumatra y Brunei tambien se verían afectadas. Se trata de una de las zonas mas habitadas del planeta. Al oeste del Mar Meridional se encuentran las Islas de Filipìnas con su capital Manila.


El fantasma y la isla de arena

El tercer elemento de la portada que se relaciona con las islas de arena artificiales es el fantasma que aparece detrás de la pierna derecha de Obama. Los análisis  con respecto a su significado han sido muy numerosos y dispares. Pero a nuestro modesto entender este fantasma y el catalogo de vacaciones que está leyendo, encaja a la perfección con toda esta historia.



El dibujo de la portada de la revista, habla por si solo. Una pequeña isla de arena en un lugar tropical donde poder ir de vacaciones. Que el fantasma aparezca por detrás de Obama, ya nos anuncia quien es el desalmado culpable de un plan tan macabro.

Pero hay otro detalle muy inquietante de este fantasma:

  • ¿Porque demonios su sabana blanca tiene estas claras sombras de color amarillo?
  • ¿No seria mas lógico haber dibujado las sombras con tonos grises?
  • ¿A santo de que son amarillas?
Ya lo decíamos en un anterior artículo: 
"Esta portada del Economist,... tiene muy mala leche"
Pero los chinos no han hecho ninguna acción que indique el cese de construcción de estas islas artificiales. Mas bien todo lo contrario, cada día que pasa el numero de barcos "regeneradores de playas" ha ido aumentando.

En esta ocasión preferiríamos estar equivocarnos y haber pecado de exceso de conspiranoia. Pero los símbolos son nuestra pasión y si alguien queda ofendido,... pedimos perdón. Mi hermana es la primera que dice que estoy como una campana.

PAZ
Johnny McClue, 4 de junio del 2015

Actualización tras el atentado de París del viernes 13 de noviembre del 2015.

Cuando a principios de junio realizamos este tercer artículo donde analizábamos la portada de Economist 2015, estudiamos todas las posibles y diferentes formas de interpretar los números escritos en las dos flechas. Pero cometimos el error de no contemplar la posibilidad de leerlo de forma circular.

Si las dos inscripciones de las flechas son leídas en espiral, nos aparece la fecha fatídica de los atentados de París. El año 2015 aún no ha acabado y en las islas artificiales del Mar de China la tensión va en aumento. Podrían pasar muchas cosas en estas islas artificiales de arena que están equipadas con bases militares chinas y pistas de aterrizaje. Pero la relación del atentado de París con las dos flechas es evidente.

En la portada del 2016 intentaremos afinar mejor nuestra puntería interpretativa.

PAZ
Johnny McClue noviembre 2015