miércoles, 24 de junio de 2015

El satélite espía de la NRO en el Economist 2015




El cohete espacial que aparece en la portada del número especial del Economist 2015, corresponde a uno de los cohetes que la NASA lanza al espacio para espiarnos. En la foto de la portada el cohete sube a los cielos despegando desde el sombrero de Winston Churchill. De todos es conocido la afición del primer ministro británico por el espionaje durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Estos lanzamientos se vienen sucediendo desde hace años y dependen de forma directa de la "National Reconnaissance Office" (NRO), una de las oficinas menos transparentes de USA. Uno de los emblemas de la NRO es el búho y su afición por trabajar en la oscuridad, no es ocultada:



Como no podía ser de otra manera, la NRO está intimamente relacionada con la CIA y la NSA.

CIA, NRO y NSA - Eramos pocos y parió la burra !!!
En el año 2000 ya celebraron por todo lo alto sus primeros 50 años de estar espiando a todo dios.




Los lanzamientos de este tipo de satélites pasan bastante desapercibidos y la mayoría de los mortales no estamos al corriente del tipo de mercancía y tecnología que es enviada al espacio mediante estos lanzamientos. El mismo mes de diciembre pasado se lanzó el NROL-39, mientras salía a los kioscos de todo el mundo el número especial del Economist 2015. Exactamente fue lanzado el jueves 5 de diciembre del 2014 y el logotipo que portaba dicho satélite, habla por si solo:


El logotipo no ocupa un pequeño lugar en el fuselaje del satélite,... más bien todo lo contrario.



Simbólicamente el pulpo representa a los monstruos marinos que viven en las profundidades. El aspecto monstruoso viene dado por los largos tentáculos y por su cuerpo informe. El hecho de que sea un animal que vive en las profundidades marinas, lo equipara a cualquier espíritu infernal. Para muchos expertos en simbología, el pulpo representa al mismo infierno.

Con el pulpo estamos ante un experto del camuflaje, sin olvidar que posee una arma secreta digna del mejor experto en acciones de espionaje y evasión: la tinta que expulsa para despistar mientras se escabulle.

Los pueblos celtas y los pueblos griegos utilizaron con frecuencia al pulpo en sus ornamentaciones. El pulpo pertenece al signo de Cáncer y esta considerado como el animal opuesto al delfín. Teniendo en cuenta que el delfín simboliza a la conciencia, no hace falta decir mucho mas acerca de este animal con tentáculos y cara de pocos amigos.
Los mismos norteamericanos en la época en que decían que el comunismo y Moscú eran muy malos, utilizaron al pulpo y sus tentáculos:






Pero para la gente que trabaja para la NRO el logotipo con el pulpo de amarras, les parece muy acertado. Según declaraciones de una de sus portavoces, Karen Furgeson, se trata de un excelente logotipo:
"El pulpo es un animal polivalente, se adapta al entorno con rapidez y es muy inteligente. Los enemigos de Estados Unidos, ya poco importa donde decidan esconderse. La misión del NRO-39, consiste en ofrecer un soporte total a los soldados norteamericanos que sirven en la armada en todo el mundo para proteger a nuestra nación".
Estas "amables y cordiales" declaraciones de la señora Ferguson fueron realizadas a la revista Forbes. Como mínimo, nos aclaran que dentro de este cohete, no viaja un experimento cientifico de ratones y semillas.

Pero cada lanzamiento realizado desde 1950, ha tenido su correspondiente logotipo. No somos expertos en satélites espaciales, pero sobre simbología algo entendemos y podemos afirmar que la simbología que encierran los logotipos de los satélites espia de la NRO, nos hacen poner la piel de gallina. De forma descarada nos muestran quien esta detrás de estos lanzamientos de satélites espía.

Unas imagenes valen más que mil palabras, ante tanto símbolo iluminado, prefiero quedarme callado y que seáis vosotros mismos, los que veáis hasta donde llega la prepotencia de esta puta agencia:











 Lo de la PAZ esta vez es solamente para unos cuantos. Esta claro que hay en una oscura oficina, unos gringos que esta palabra la han olvidado.

Johnny McClue 2015