miércoles, 22 de agosto de 2018

Las menospreciadas almas de las mujeres


Los historiadores de un futuro no muy lejano van a flipar de como los humanos de género masculino hemos menospreciado al género humano femenino. Hoy me complace compartir las curiosas diferencias  espirituales que algunos "expertos" de diferentes religiones han declarado que existen entre los hombres y las mujeres. Es una cuestión muy poco comentada donde muchos han preferido mirar para otro lado. Me refiero a la estúpida tendencia de pensar que los hombres son superiores a las mujeres a nivel espiritual y anímico.

Uno de los personajes del siglo XIII "experto" en estas cuestiones fue el cabalista italiano Menahem de Renecati que en su obra titulada "Sefer ha-Guilguim" no deja lugar a dudas y da mucho a pensar con la particular interpretación que hace de una frase de un versículo bíblico:
"La reencarnación se aplica solamente a los hombres, y no a las mujeres. Tal y como se pregona en Eclesiastés 1-4 con la frase: "Una generación va y otra viene, pero la tierra permanece por siempre". Una generación alude a los hombres que se reencarnan, mientras que "la tierra" simboliza a las mujeres que siempre permanecen igual y no transmigran."
Afirmar que en este pasaje bíblico "una generación" simboliza al género humano masculino y que "la tierra" simboliza al género humano femenino es una auténtica estupidez simbólica. Pregonar que solamente transmigran las almas de los hombres es una de las mayores estupideces habidas y por haber. Pero si como prueba se presenta una interpretación de una frase bíblica, apaga y vayámonos. Bajo mi modesto punto de vista, este cabalista italiano sufría de eyaculación precoz,... lo que le provoco ser un amargado de la vida.


En muchas culturas ser mujer es una gran desventaja. En la actualidad la mujer en muchos países árabes no puede ni conducir un coche por su ciudad. Pero en el judaísmo se han pasado de frenada cuando han intentado abordar el tema gay:
"Cuando un hombre ha cometido pecados relacionados con la homosexualidad, es castigado con la reencarnación en una mujer."
Como veis, las mujeres judías tambien sufren las consecuencias de ser consideradas inferiores a los hombres. Van pasando los años y no aprendemos. Unos prostituidos "libros sagrados" han llevado a la humanidad hacia  un callejón sin salida.


Otro ejemplo de estas creencias con respecto a las diferencias anímicas entre los dos sexos lo encontramos en el mundo musulmán con los nusayríes o alawies que admiten la transmigración de las almas y el pecado original, cuyo castigo es el encierro de las almas dentro de los cuerpos.

Pero los alawies dudan que las mujeres tengan alma, y por tal razón, los dirigentes principales de las comunidades solo pueden ser hombres. Los sunnies y la corriente imamí de la shi'a no consideran como musulmanes a los alawies. Una muestra más que las religiones dividen culturas, civilizaciones y seres humanos, son la máxima expresión del "divide y vencerás".


En occidente tampoco estamos para tirar cohetes, los temas espirituales brillan por su ausencia y una promovida guerra de géneros ha provocado que la familia deje de ser importante. El jodido transhumanismo ya esta a la vuelta de la esquina para "solucionar" todos estos problemas.

Ya comentamos en un anterior artículo que hace miles de años el matriarcado fue asesinado por el patriarcado. Pero, a día de hoy, este asesinato no ha sido juzgado en ningún tribunal y a los asesinos,... nadie les ha pedido cuentas.
Así nos va,......


Johnny McClue 2018