martes, 1 de agosto de 2017

Ave Fénix una leyenda convertida en símbolo universal



Uno de los primeros que hablaron y escribieron sobre el Ave Fénix fueron Herodoto y Plutarco. La describían como a una ave mítica de gran esplendor y longevidad proveniente de Etiopía, con un poder muy especial: podía renacer de sus cenizas, después de haber sido consumida en una hoguera. Su leyenda nos cuenta que cuando se acerca la hora de su muerte, esta ave se construye un nido de ramas y hojas perfumadas donde su propio calor hace que se consuma entre perfumados humos y fragancias.

Las anteriores descripciones de Herodoto y Plutarco nos asocian al Ave Fénix con unos aspectos de la vida muy concretos:

  • resurrección
  • inmortalidad
  • resurgir de forma cíclica
No es de extrañar que con estas características tan peculiares, esta ave fuera relacionada con la resurrección de Jesucristo y con el Sol. En Egipto este pájaro se levanta con la aurora sobre las aguas del Nilo y al atardecer se desvanece con el ocaso. Su estrecha relación con el Nilo nos asocia al fénix con el ciclo de las crecidas de este río y todo lo relacionado con la regeneración vital de todas las tierras bañadas por este ancestral río africano. El fénix evoca al fuego creador y desrructor donde todo tiene un principio y un fin. Muchos opinan que el Ave Fénix puede ser tomado como un sustituto de Shiva o de Orfeo.

Muy a menudo vemos representado el Ave Fénix junto a una estrella, señalando su naturaleza celeste y poderes relacionados con los ciclos de todas las cosas. Fénix es el nombre griego (Phoinix) del ave que los egipcios llamaban Bennu y que numerosas embarcaciones del Nilo lo portaban como mascarón de proa. Tanta fama en Egipto y Grecia provocó que posteriormente los cristianos lo considerasen un símbolo sagrado relacionado con la voluntad de vivir y la resurrección. Para los cristianos el Ave Fénix representa el triunfo de la vida sobre la muerte.


Hay mucha controversia en cuanto al número de años en que el fénix renace. Las leyendas y relatos barajan diversas cifras. Las más comunes son que renace cada 500 años, cada 1000, o que siempre lo hace al haber pasado 1461 años.

La moda de los tatuajes ha llevado a que el ave fénix sea uno de los tatuajes seleccionados cuando una persona decide que su tatuaje tenga grandes proporciones. Es habitual ver todo un brazo o una espalda que luce un hermoso pájaro con un color predominante: el rojo. Pero en esto de los tatuajes ya hemos dicho en más de una ocasión que un elevado número desconoce el significado verdadero de lo que lucen en su cuerpo tatuado. Se lo tatúan por pura estética y su significado les importa un carajo.

Los taoístas asocian al fénix con un nombre concreto: ave de cinabrio. Se asocia al Sur, al verano, al color rojo y al fuego purificador. También es el emblema de Niu-kua, el inventor del cheng, un instrumento musical asiático que tiene forma de fénix con un sonido que imita el canto del ave.

En China el ave fénix es andrógino, el fong-hoang. El fénix macho es símbolo de felicidad y el fénix hembra es el emblema de la reina que siempre se opone al dragón imperial. Conjuntamente el fénix macho y hembra son símbolo de unión y de deseos de que el matrimonio sea feliz. Las representaciones en el arte chino nos muestran como este pájaro es sinónimo de paz, alegría y felicidad, tal y como podemos observar en la siguiente imagen con esta pareja de ave fénix pintada a mano:



El signo de Escorpio es el que esta intimamente ligado al ave fénix, como no podía ser de otro modo. La Casa 8 y la muerte junto a un pájaro que renace de sus propias cenizas. No todos los humanos son capaces de realizar tal hazaña. Nacer en noviembre parece ser que lo facilita. Pero en estos casos siempre es bueno recordar una de las máximas de mi querido Profesor Lester:

"Los astros inclinan, pero no obligan"

Johnny McClue 2017