lunes, 2 de enero de 2017

Hermes mito y arquetipo portador del caduceo y promotor del "abajo es como arriba"

Hermes Trimegisto

Con el personaje llamado Hermes, suele haber una gran confusión. Hay que saber diferenciar en primer lugar si se trata del dios Hermes de la mitología, o del hombre egipcio llamado Hermes Trismegisto.

El dios Hermes

Al principio el tal Hermes no era un dios, sino que solo se trataba de una fuerza concentrada en la piedra fálica, como poder totémico, alrededor del cual se celebraban danzas en honor a la diosa Tierra. Luego Hermes paso a ser importante para los primeros ganaderos y agricultores y se convirtió en el protector de ganados y en la representación del espíritu de la fecundidad.

En mitología, se relaciona a Hermes con el planeta Mercurio, el más rápido de todos los planetas y con el dios del viento, pues era considerado el rey de la velocidad. Por tal motivo, era representado con un casco y/o calzado con dos alas y un bastón o vara en la mano, los mismos atributos de Wotan, el dios germánico. Las alas de Hermes representan la fuerza de la elevación y una gran facilidad en realizar los desplazamientos de forma rápida y eficaz. No hay que confundir las alas de Hermes con las alas de la diosa griega de la Victoria llamada Niké, hija de Jupiter.

Hermes -Mercurio y su sombrero alado
Por su autoridad soberana sobre rutas y caminos, Hermes era considerado por todos los viajeros como el mejor guía y protector. También fue patrón de todo comerciante y, por extensión, era el conductor de las ánimas en su viaje hacia el más allá. De allí le viene uno de sus famosos nombres: "Hermes Psicopompo" (acompañante de almas), que le convirtió en la imagen del Buen Pastor. Estamos ante el gran interlocutor entre los hombres y las divinidades, la simbolización del mediador entre el cielo y la tierra.

Son muchas las aventuras que Hermes tuvo, robó el tridente de Poseidón, la espada de Ares, el cinturón de Afrodita y en las montañas de Pieria capturó a 50 bueyes con cuernos de oro que pertenecían a Apolo. El astuto Hermes permutó su flauta de caña por un cayado de oro que le consagró de forma definitiva como dios de los pastores. Su cayado suele tener dos serpientes que se van enroscando y ascendiendo hasta llegar a su parte superior donde sus dos cabezas quedan enfrentadas. Se trata del famoso caduceo, la máxima representación simbólica de la dualidad en equilibrio.

Una de las dos serpientes es Sophia, la diosa de la Sabiduría, mientras que la segunda serpiente representa a Satán. En griego el caduceo recibe el nombre de "kerykeion" y durante toda la Edad Clásica fue el principal atributo del dios Hermes.

Los poderes de Hermes le fueron otorgados a condición de que nunca más utilizara la mentida. Pero Hermes esquivó la promesa de forma ingeniosa:
"Nunca seré embustero, pero no puedo prometer que vaya a decir siempre la verdad."
Hermes era el encargado de vigilar las encrucijadas de los viajes por tierra, pero también vigilaba los viajes por mar y los lugares destinados a cuidar la buena forma física como los gimnasios. Hermes tambien simboliza al intelecto pervertido y por tal razón se le considera protector de los ladrones. Por tanto, se le relaciona con la perversión intelectual, todo tipo de estafas y habilidades maliciosas en donde la astucia y el engaño van de la mano.

De las Trías del Parnaso aprendió el arte de adivinar arrojando piedras a un estanque. Más tarde el mismo Hermes fue el inventor del arte de adivinar mediante huesecillos, también llamados "tabas".


A Hermes se le atribuye la invención de la astronomía, la escala musical, las artes gimnásticas, el cultivo del olivo y los pesos y medidas utilizados por todos los comerciantes. Se le atribuye la invención de la lira y de la flauta. Fue un gran seductor que disfrutó de numerosas aventuras amorosas y tuvo una impresionante cantidad de descendencia.

El propio Zeus quedó a sombrado de las múltiples habilidades de Hermes y lo nombró su principal mensajero cuando Zeus necesitaba comunicarse con los dioses del infierno, Hades y Perséfore. Para todos los astrólogos Hermes caracteriza a todos los nativos de Géminis y Virgo. Se le consagró el miércoles, dia dedicado a Mercurio (mecredi en francés) o "día de Wodan" (wednesday en inglés).


El dios Hermes y Hermes Trismegisto tienen como atributo común el caduceo, pero solamente es al dios Hermes el que porta alas. Por contra, Hermes Trismegisto siempre se nos aparece representado como un ser humano que con sus pies toca el suelo y nunca lo veremos equipado con calzado y sombreros alados. Es la gran diferencia entre el Hermes dios y el Hermes humano.




Veamos, pues, quién era este personaje llamado Hermes Trismegisto que a pesar de no volar, fue tan o más famoso que el susodicho dios mitológico. Estamos ante un término genérico que designa, a la vez, a un hombre y a una casta. Era considerado "el tres veces grande" al ser de forma simultánea rey, legislador y hechicero. Estamos ante el primer iniciador de la civilización del Antiguo Egipto, que fue asimilado como Thot, el antiguo dios lunar por excelencia. Más tarde los neoplatónicos lo convirtieron en el Gran Iluminador que actuaba como guía, dios del misterio y de las revelaciones.

Los griegos en el tercer siglo de nuestra  era, escribieron más de cuarenta tratados acerca de la enorme sabiduría encerrada en la doctrina egipcia de Hermes. Alguno de estos tratados llegaron hacerse muy famosos en épocas posteriores, donde los alquimistas y sus pesquisas se pusieron de moda. El más conocido y popular de todos estos tratados, posiblemente sea "La Tabla Esmeralda",  llamada de este modo a causa de que la formula principal estaba inscrita en el interior de un anillo coronado por una gran esmeralda. Dicho anillo lo portaba el sumo sacerdote del colegio de magos y la inscripción, tenía mucho que ver con la dirección de nuestro sencillo blog, abajocomoarriba@gmail.com:

"Urano ano urano kato;
astera ano astera kato;
pan ano pan touto kato;
tauta labe kat eutyche."

"Cielo arriba, cielo abajo;
estrellas arriba, estrellas abajo;
todo lo que está arriba, también está abajo;
afortunado el que bien entienda."
La filosofía hermética del "abajo como arriba", tuvo una tremenda importancia durante toda la edad Media en donde esta doctrina operaba todas las correspondencias de las partes que forman el Universo que vivimos. Fueran visibles o invisibles, todas las cosas estaban sometidas a dicha relación existente entre el Microcosmos y el Macrocosmos.

La Tabla de Esmeralda, en concreto, no es muy extensa. Su texto completo traducido al castellano se encuentra fácilmente disponible en la red. A modo de "aperitivo", me complace compartir sus 12 tesis expuestas al comienzo de la obra:
    "En verdad, sin mentira, cierto y muy verdadero:  Lo de abajo es como lo de arriba, y lo de arriba es como lo de abajo, para obrar los milagros de una sola cosa.  Así como todas las cosas han sido hechas, así proceden de uno, por la meditación de uno, también todas las cosas nacen de esta cosa única por adaptación.  Su padre es el Sol, y su madre la Luna, el Viento lo llevó en su vientre, y su nodriza es la Tierra. El padre de todo, el telesma del mundo, está aquí. Su fuerza o potencia es entera cuando se convierte y cambia en tierra.  Separa la Tierra del Fuego, lo sutil de lo espeso, dulcemente y con gran cuidado. Sube de la Tierra al Cielo, y de nuevo desciende a la Tierra, para recibir la fuerza de las cosas superiores e inferiores.  Por este medio tu poseerás la gloria de todo el mundo, y la oscuridad se alejará de ti.  Esta es la fuerza fuerte de toda fuerza, pues ella vencerá todo lo sutil, y penetrará todo lo sólido.  De esta manera ha sido creado el mundo.  Por ello, y de este modo, se obrarán aplicaciones prodigiosas, de las cuales el medio está aquí.  Por eso yo he sido llamado Hermes Trismegisto, pues poseo las tres partes de la Filosofía de todo el mundo.  Lo que he dicho de la obra del Sol, está cumplido y acabado"

Cuando los egipcios fueron invadidos por los hiksos, trajeron consigo el culto a Apis y los sacerdotes sucesores de Hermes tuvieron que ocultar todo su conocimiento a los extranjeros invasores recién instalados en el Nilo. A partir de entonces la sabiduría hermética fue rodeada de "un triple velo" y solamente comunicada a un reducido número de iniciados mediante los famosos "Misterios". Fue entonces cuando todas aquellas enseñanzas pasaron a estar acompañadas por unas terribles pruebas morales y por unos sagrados juramentos de silencio, bajo pena de muerte



El noveno arcano mayor de las cartas del Tarot con el nombre de "El Ermitaño" representa a Hermes Trimegisto. La versión inglesa y francesa de dicha carta lleva el nombre escrito con la letra "H" en honor al gran mago egipcio. Como no podía ser de otro modo, El Ermitaño se corresponde al signo de Leo.

En la versión clásica del Tarot de Marsella El Ermitaño es un viejo con barba larga, túnica y capucha. Con su mano izquierda sostiene un largo bastón que apoya en el suelo y con la mano derecha sostiene un farolillo que tiene forma hexagonal. Se trata de la lámpara de Hermes Trimegisto representando la "Luz velada de la Sabiduría".

Mediante la vida hermética y la renuncia a los placeres materiales, el hombre puede conocerse a si mismo y alcanzar la paz espiritual. Dicha tarea se torna imposible alcanzarla en medio del ajetreo de la vida cotidiana. Al Ermitaño no le toca otro remedio que tener que vivir de forma solitaria y apartado de la civilización.

Muchos creen que la luz del farolillo del ermitaño es un faro que irradia conocimiento y sabiduría por doquier. Pero la luz de la lampara del ermitaño es muy tenue con el fin de que la sabiduría nunca se exponga a la furia de la ignorancia, ya que quedaría destruida como la pequeña llama de una lámpara que no estuviera protegida ante la tempestad.

El largo bastón simboliza el conocimiento que es el único apoyo del ser humano. Representa el largo peregrinaje que es necesario realizar en busca del conocimiento y la verdad. La rectitud del bastón también simboliza la justicia frente a los errores que cometen todos los humanos.

Pero no hay que olvidar que Hermes también representa a Mercurio y al intelecto pervertido, por tal motivo es el protector de los ladrones.


El nombre de Hermes Trimegisto siempre aparece en todas las quinielas, cuando hay que nombrar los hombres y mujeres con un mayor conocimiento y sapiencia. En la siguiente imagen lo vemos a la izquierda en la esquina superior de esta curiosa portada de química básica medieval, en donde tampoco falta nuestro gran Ramón Llull situado a la izquierda de la esquina inferior


Hermes Trismegisto en la Alquimia ha desempeñado el papel del Moisés bíblico, transmitiendo al mundo los verdaderos mandamientos y secretos de la Alquimia por medio de sus tratados. Los transmitió al mundo entero pero en un lenguaje e imágenes encriptadas que solamente pueden ser comprendidas por unos pocos. De esta forma se pretendía evitar que los plebeyos pudieran comprender la parte sublime de la ciencia de la Alquimia que era la más santa y noble de todas las ciencias habidas y por haber.

De Hermes deriva la hermenéutica que es la ciencia que interpreta los textos desde cuatro perspectivas: natural, sobrenatural, divina y humana.  La mayoría de grandes autores, siempre han relacionado la fugura de Hermes Trismegisto con la de Pitágoras y su teoría de "la Música de la Esferas". Para Kepler en su Armonía del Mundo, no había ninguna duda:"o Pitágoras se expresa herméticamente, o Hermes se expresa pitagóricamente".

Pero tal y como anuncia el titulo de este sencillo artículo, Hermes Trismegisto fue el primero en percibir una de las leyes mas fundamentales que relaciona el Macrocosmos con el Microcosmos en todo nuestro Universo:


En los años de la década de los 70, un humilde servidor fue a la escuela. Pero por aquel entonces en ningún centro escolar podías escuchar frases como "como arriba, es abajo". La primera vez que la escuche fue en 1978 en la casa particular del Profesor Lester en la ciudad Barcelona donde nos daba sus apasionantes clases de Numerología. Con Lester tuve el placer de aprender que en nuestro Universo todo esta interconectado y relacionado.

Permitidme finalizar este sencillo artículo con un video musical que recuerda todas aquellas enseñanzas aprendidas en el domicilio del gran Profesor Lester:



Johnny McClue 2017