domingo, 28 de febrero de 2016

En la sacristía, menos pedastría y más simbología

El simbolismo ha jugado un papel fundamental en cualquier religión o ritual pagano. Es mediante los símbolos que cada una de las diferentes religiones se identifica de las demás. Pero la Iglesia Católica, en un desesperado intento por modernizar su imagen durante las últimas décadas, ha estado haciendo limpieza de símbolos.

La crisis por la que esta pasando la Iglesia por todos es conocida. Precisa a todos los niveles de una gran adaptación  a los nuevos tiempos. Sin lugar a dudas se necesita que el que allí manda, haga una buena limpieza y renueve mucho personal y parafernalia que acompaña al Vaticano desde sus inicios. Los últimos papas han estado limpiando este tipo de cuestiones en lugares equivocados y, en lugar de limpiar la iglesia de pedastras y corrupción, se han dedicado a hacer desaparecer los símbolos más representativos de la verdadera fe cristiana.

Una cosa son los símbolos y la otra las riquezas y la ostentación con que los símbolos se muestran a los fieles y creyentes. Pongamos un simple ejemplo: la estola. Bajo nuestro punto de vista, el problema estaba en el hilo de oro de 24 kilates con el que se bordaban los símbolos de la estola de los papas. Pero la solución no es dejar de usar la estola. Tan solo era necesario utilizar hilo normal teñido de color dorado, en lugar de utilizar el puto hilo de oro !!!!


En el esfuerzo por dejar de mostrar riquezas y ostentación, el Vaticano se ha pasado de frenada. Simbólicamente hablando, una cosa es cambiar el trono dorado, pero la otra es desnudar al papa y dejarlo cual simple y llano monaguillo.



Todas las ultimas apariciones del papa Francisco se han caracterizado por una ausencia de símbolos. Durante la reunión que mantuvo en Cuba con el patriarca ruso, el papa Francisco puso en clara evidencia esta tendencia. Mientras el papa Francisco solamente ostentaba una cruz de Malta y las manos vacías, el patriarca ruso portaba Santísinas Trinidades, diferentes tipos de cruces y sus manos portaban báculos y velas por doquier. Para mostrar tales diferencias nos hemos tomado la libertad de enfrentarlos en diversos momentos de tan celebrada reunión cubana.

Competición simbólica entre Moscú y Roma:


Papa de Roma: 1 - Patriarca ruso: 10
Papa de Roma: 1 - Patriarca ruso: 7

Patriarca ruso: 9 - Papa de Roma: 0

Cuando se reúne por primera vez en 1000 años con su competencia ortodoxa, una triste cruz de Malta es la que según el Vaticano, tiene que portar su máximo representante. No es que la cruz de Malta sea un excelente símbolo católico, más bien todo lo contrario. La cruz de Malta ya se utilizaba mucho antes de la venida de Cristo y posteriormente fue emblema de las Cruzadas y de las tres naves de Colón. Una cruz manchada con tanta sangre, no pensamos que sea un gran símbolo cristiano capaz de hacer llegar la Paz al Mundo. Desde este humilde blog nos gustaría manifestar nuestra opinión, como humildes amantes de los símbolos:
"Papa Francisco y compañía: 
en lugares como la sacristía,... 
menos pedastría y más simbología !!!!"

Para terminar este artículo nos gustaría compartir un importante detalle simbólico que presidió el centro de la entrevista que mantuvieron los dos mandatarios religiosos en Cuba. En una estancia con paredes de madera dos espléndidos sillones tapizados en blanco fueron situados junto a las banderas y estandartes que representaban las dos tendencias religiosas. El sillon del Patriarca ortodoxo estaba junto a la bandera verde, color representativo de Rusia y el sillón del Papa Francisco se situaba al lado de la bandera vaticana con sus clásicos dos colores principales: el amarillo y el blanco. En el centro de la escena y protagonista de excepción, un enorme crucifijo colocado encima de una columna dorada presidíó la entrevista.


El crucifijo estaba integrado en el decorado de forma magistral y cumplió su misión mediadora con matricula de honor, ya que en todas las imagenes publicadas de dicha entrevista, el crucifijo aparece claramente en medio de ellos dos. Algunos pueden pensar que el crucifijo los está uniendo, mientras que otros pensaran que el crucifijo los separa.

El primer elemento simbólico de este crucifijo que llama la atención es la calavera con los dos huesos cruzados que luce a los pies de la cruz. Los más conspiranoicos podrían pensar que detrás de la reunión y manejando los hilos están los "Skull & Bones" y los agentes de la CIA. Pero nada más lejos de la realidad, la calavera con los dos huesos es habitual encontrarla en crucifijos. Hay que tener en cuenta que la calavera siempre la encontrareis dibujada a los pies de la cruz, como representación de que el cristiano con la cruz aplasta y vence a la muerte.

Pero esto no quiere decir que esta cruz tiene gato encerrado. Simbolicamente hablando esta cruz es una auténtica puñalada trapera del Patriarca ruso a Francisco y a la orden a la que pertenece, los jesuitas. Es más arriba de la calavera donde está la puñalada: la forma con la que los pies de Jesus están clavados en la cruz.

La crucifixión representada en la espléndida cruz seleccionada para que presida la entrevista utiliza cuatro clavos, un clavo para cada extremidad del cuerpo de Jesús. Todas las iglesias de oriente han mantenido la tradición ancestral de utilizar en sus representaciones los 4 clavos. Pero sin embargo, tal y como explicamos en el artículo dedicado al símbolo del clavo, fueron los jesuitas los que decidieron un buen día que eran 3 los clavos utilizados por una razón relacionada con el número de la bestia, 666. Con este crucifijo el Patriarca ruso le recordó que lo de los tres clavos en la cruz es una satánica modificación realizada con mucha posterioridad a lo relatado en el Nuevo Testamento.

CUATRO CLAVOS - VS - TRES CLAVOS
En la isla de Cuba el Patriarca ruso nos ha dado a todos unas cuantas buenas lecciones de simbología. Mientras tanto Francisco parece que la asignatura de Simbología no está en su programa. En el programa de Francisco se opta por usar la goma de borrar, el tipex o cualquier otra cosa que le permita poderse presentar ante sus fieles con un blanco impoluto anti-simbólico.

Permitirme terminar compartiendo la sencilla canción que cuando Bergolio fue nombrado Papa, un humilde servidor le escribió en forma de carta abierta:




PAZ
Johnny McClue