miércoles, 12 de diciembre de 2018

Teresa Forcades y Josep Pamies en Argentona despertando al rebaño humano - dec. 2018


Esta semana la Asociación de Campesinos del Maresme organizó en el Teatro de la Plaça Nova de Argentona una conferencia con dos ponentes de excepción: Teresa Forcades y Josep Pamies. En dicha conferencia Josep Pamies volvió a lucir la famosa camiseta blanca con el mensaje, "El MMS no es lejía".

Sin la colaboración de los ayuntamientos es imposible que la temática que defiende Teresa y Josep llegue al gran público. En los últimos meses hemos podido comprobar como muchos medios de comunicación han acusado a Pamies de curandero y de estafador. Ya que los medios de comunicación no están mucho por la labor, los espacios municipales son vitales para que el mensaje de Josep Pamies y Teresa Forcades sea conocido.

El ejemplo dado por el Ayuntamiento de Argentona tiene que servir para que los alcaldes y demás políticos pierdan sus estúpidos miedos y permitan la celebración de este tipo de actos gratuitos y sin ánimo de lucro.

La última serie de cuantiosas multas impuestas a Josep Pamies hubieran hecho callar a cualquiera, pero a juzgar por lo que vimos en Argentona, al bueno de Josep Pamies estas multas le han dado alas. El teatro de Argentona se llenó hasta la bandera con 400 personas dispuestas a escuchar verdades, tal y como ya rezaba en catalán el cartel que lucía en el exterior del teatro: "La VERDAD necesita ser dicha porque si no se dice no existe":


Por unos momentos pensamos que en el último instante el Ayuntamiento de Argentona se había "acojonado", ya que el teatro permaneció cerrado hasta el último momento. Pero los campesinos del Maresme no faltaron a su compromiso y los seguidores de Pamies tampoco.

En Argentona pudimos presenciar una Teresa Forcades y un Josep Pamies pletóricos y con más energía que nunca. Las multas solo han dado más energías a un Josep que esta dispuesto a ir a la cárcel. Dice que la cárcel puede ser un excelente lugar en dónde sembrar una semilla que al germinar revolucione a todo el Planeta.

Afortunadamente el mundo académico y científico empieza a apoyar las verdades que Teresa y Josep hace tantos años que predican. Entre los 400 asistentes al acto con entrada gratuita se encontraban muchos médicos, químicos e ingenieros medioambientales.

No cabía ni un alfiler:


La conferencia se efectuó en catalán, pero tengo el placer de poder compartir una conversación en castellano que Josep mantuvo antes de empezar el acto con un médico asturiano en la plaza donde se encuentra el teatro. Es una excelente oportunidad para poder conocer como Josep es reconocido y admirado por un número cada vez mayor de académicos. En dicha conversación  se ponen varios "dedos" en diferentes "llagas".


En toda la historia de la humanidad no se ha producido ninguna revolución que no haya costado sangre, dolor y muchas lágrimas. Las revoluciones pacíficas son una quimera que han tenido obsesionado y muy entretenido a más de un seguidor de la llamada "Nueva Era".

La asociación que en su día fundaron los amigos y defensores de Josep Pamies se llama "Dolça Revolució", expresión catalana que significa "dulce revolución". La primera vez que escuche su nombre ya pensé, "Josep Pamies y sus amigos no deben saber que es imposible realizar una revolución de forma dulce, tranquila y amistosa".


Pero ya han transcurrido decenas de lunas desde que la "Dolça Revolució" se puso a andar y el camino de esta andadura ha demostrado que cuando te revolucionas de forma "guai", solo haces que recibir guantazos por todos lados. Al bueno de Josep le han caído hostias de Hacienda, de Justicia, de Gobernación, de Sanidad,... solo falta que ponga sanciones el de Deportes.

Josep Pamies en Argentona explico a la audiencia que al jubilarse y entrar en la tercera edad, se siente como un verdadero adolescente que siempre llevan la contraria a todo dios y disfrutan con el enfrentamiento. La ministra de Sanidad con tanta persecución solamente ha conseguido que Pamies tenga más energías que nunca. La batalla solo ha comenzado y Josep sabe que el camino que falta por recorrer, ... es muy largo.

Pero Josep Pamies no puede hacer la revolución que pretende mientras no seamos conscientes de que todos somos Josep Pamies. Para ser como Josep hay que estar dispuesto a ir a la prisión y ser conocedor de que te estas jugando tu propia vida. Desgraciadamente, son muy pocos los que están dispuestos a correr riesgos por una causa en la que te juegas tu propio cuello (recordemos el caso de Andreas Faber Kaiser). Y ahí está la clave: sin amarguras, una revolución es imposible de realizar. Una revolución no puede ser dulce.
Una revolución tiene que ser amarga, ya que de lo contrario en lugar de revolucionar, solamente agilipolla.

Una revolución solo puede tener éxito cuando los hombres y mujeres dejan de tener miedo porque viven y actúan con plena Conciencia. Un grupo de seres humanos plenamente conscientes son imparables.

Josep Pamies y Teresa Forcades ya hace años que van pregonando verdades como puños. Solamente hace falta que todos nosotros los acompañemos en su lucha. Solos, poca cosa podrán hacer, pero si todos nos unimos, esto no podrá pararlo nadie.

No podemos dejarlos solos y que terminen como Andreas Faber Kaiser. 

Debemos ser conscientes de que todos somos Josep Pamies.

Es el mejor homenaje que le podemos hacer al gran Faber-Kaiser.

Johnny McClue 2018