miércoles, 17 de agosto de 2016

El mito de las 8 dimensiones paralelas y Evideon de Corrado Malanga



Una de las explicaciones de como está montado el tinglado en el cual nos encarnamos para experimentar la dualidad, es compartida por muchas culturas y filosofías. Nos estamos refiriendo a la teoría de las 8 esferas, o de los 8 mundos, que ya nombramos en el articulo dedicado a la simbología del número ocho.


El número ocho es reconocido universalmente como el número cósmico por excelencia. Para pueblos ancestrales como los dogones, el número 8 es el número clave de la creación. Los dogones estaban convencidos de que el hombre es una imagen directa del macrocosmos y como tal, está dirigido por el número 8, teniendo un papel fundamental en el mecanismo de la generación y en la estructura del cuerpo humano. El 8 crea y ordena todo lo relacionado con la subconsciencia. Para los dogones el número 8 es el que permite la regeneración periódica de todas las cosas.



Pero la mayoría de las teorías que intentan describir la estructura del cosmos, lo han hecho desde una perspectiva "plana", la de las dos dimensiones que permite poderla explicar de forma sencilla y compresible cuando se dibuja como una imagen sobre un papel. Nos referimos a teorías como la de las esferas o los peldaños de una escalera citadas por tantos ilustres como Pitágoras o Ramón Llull.

Algunas de estas teorías nos hablan de que el número de escalones son 7, otras afirman que son 8 los escalones y hay unas que describen 9 escalones. Parece como si no quisieran ponerse de acuerdo en cuanto al número con el que cuentan estas esferas o escalones con los que explican la forma del cosmos.

Las últimas investigaciones del profesor Corrado Malanga, están aportando las claves con las que esta duda númerica queda muy bien aclarada. La solución de Malanga es bien sencilla, solo es necesario que dejemos de trabajar en dos dimensiones y que nos imaginemos todos estas cuestiones dentro del verdadero patrón cosmológico: las tres dimensiones que forman nuestro cosmos. Cuando pasamos a las tres dimensiones y analizamos la imagen, todas estas dudas quedan resueltas.

Recordemos que nos dice Corrado Malanga acerca de como está formado el cosmos, como ya explicamos en nuestro anterior artículo dedicado a Evideon:

Según Corrado Malanga, el Universo es un gran fractal que se manifiesta como un holograma de tres dimensiones. Esto implica que esta formado por millones de "pequeñas piezas", todas iguales e idénticas. Por este motivo, y no por otro, nuestro Universo cumple la máxima "Arriba como abajo y abajo como arriba". El Universo  y el diminuto fotón, están formados y siguen las mismas leyes, por lo que conociendo como está diseñado el Universo, también conoceremos como está diseñado el fotón y viceversa.

Por tanto y según los trabajos de Corrado Malanga, estamos ante una figura geométrica formada por tres ejes que forman la estructura básica descrita en los trabajos de Malanga titulados "Evideon I, Evideon II y Evideon III".

Todo nuestro Universo esta formado a partir distribuir en el espacio de tres dimensiones los tres ejes x, y, z. Cada eje esta formado por dos vectores opuestos y todos los vectores parten de un mismo centro.
  1. El eje vertical (arriba y abajo) corresponde a la energía
  2. El eje transversal (delante y atrás) corresponde al espacio
  3. El eje horizontal (izquierda y derecha) corresponde al tiempo

A cada eje le corresponden un determinado color básico en un extremo y su respectivo color complementario en el extremo opuesto. En el vector inferior del eje vertical, se ubica el color verde, mientras que al vector superior del eje vertical, le corresponde el color magenta, color complementario del verde.
 
Y así con los dos ejes restantes:
  1. Vector vertical arriba: Magenta (fucsia)
  2. Vector vertical abajo: Verde
  3. Vector horizontal izquierdo: Azul celeste
  4. Vector horizontal derecho: Rojo
  5. Vector transversal delantero: Amarillo
  6. Vector transversal trasero: Azul oscuro

Los tres ejes al cruzarse de forma perpendicular nos muestran el número de cuadrantes en donde nuestro universo puede ubicarse: 4 en la parte superior y 4 en la parte inferior, nos dan un total de 8 posibles lugares donde ubicarnos. legados a este punto para conocer el lugar que ocupamos, solo es preciso buscar el espacio que se forma con los tres vectores que coincidan con los 3 colores que sabemos que en nuestro universo son los 3 colores básicos: rojo, verde y azul. Al observar la imagen nos percatamos que los vectores rojo, verde y azul forman un espacio cúbico en el cuadrante inferior-trasero-derecho.


La imagen superior extraída del trabajo de  Corrado Malanga nos indica en forma de cubo azul, el lugar que ocupa nuestro Universo y nos muestra de forma entendedora que, además del nuestro, existen otros 7 lugares en donde se ubican otros 7 universos restantes. Son los que muchos llaman "universos paralelos", que si añadimos el cubo donde nosotros estamos, nos sale un total de 8. Son los 8 mundos, los 8 planos, las 8 dimensiones, de tantas y tantas culturas.

Pero Corrado Malanga no ha descubierto nada nuevo, respecto a vivir dentro de un cubo. Como vimos en el artículo dedicado al cuadrado, los propios musulmanes con su querida Kabaha están convencidos de ello.
La tradicion hermética nos habla que la nueva Jerusalén celestial tendrá forma de cubo. Cada una de las doce líneas que forman el cubo, tiene escrita el nombre de una de las 12 tribus de Israel. En el centro del cubo se situa el ojo que todo lo ve y en la parte inferior derecha aparecen los tres nombres secretos de la bestia y la suma de los nombres nos da el famoso número 666 (parte inferior derecha del siguiente grabado).




Que tan diversas culturas hayan coincidido a la hora de explicar como esta hecho el mundo, indica que en un lugar muy profundo dentro de nosotros, tenemos el mismo conocimiento de como esta construido todo. Al final resultará que, como también dice Corrado, nuestra conciencia fue la arquitecta, hace ya millones de años. Hace tanto tiempo, que casi lo hemos olvidado. Menos mal que Corrado nos lo está recordando.

Todo esto no lo hizo en 6 días un señor con barba blanca.
Según Corrado Malanga, todo esto lo hemos hecho nosotros en menos de un instante, por que resulta que la fabrica en donde todo lo hemos creado, está en un lugar en donde el tiempo no existe.

Johnny McClue, 2016