jueves, 12 de mayo de 2016

Simbolismo del número 18, dieciocho, XVIII, La Luna



En tiempos históricos muy lejanos, el número 18 era sinónimo de la totalidad y era considerado uno de los números sagrados. El 18 es el resultado de multiplicar el 6 por el 3, lo que le convierte en un signo de protección en forma de una estrella hexagonal. Pero no olvidemos que relacionar el 6 con el 3, también implica obtener una cifra muy conocida a estas alturas del blog: el 666.

Las 18 runas
El alfabeto rúnico de los celtas estaba formado por 18 runas: 13 consonantes y 5 vocales. Las 18 runas representan a la totalidad divina como método de expresión y comunicación. Las 13 consonantes corresponden a los 13 meses lunares y las 5 vocales se relacionan con los 5 diferentes clases de días que el año lunar tenía.

El pueblo germano creía que Odín, su dios de la sabiduría, sabía 18 cosas. Odín descubrió las 18 runas tras permanecer colgado del fresno del mundo Ygdrasil durante nueve días. El 9 es el número sagrado de la diosa Luna, por ser el resultado de multiplicar 3 por 3 y esto también es aplicable al número que contiene dos veces 9: nuestro querido número 18 del artículo de hoy.

El número 18 está relacionado con la Virgen María por su fuerte simbología lunar y matriarcal. Las apariciones de la Virgen de Lourdes se dieron lugar en 18 ocasiones durante el año 1858. La abadesa española María de Agreda tuvo una visión en donde se cuenta que María subía a los cielos acompañada de 18 hermosos querubines. De esta visión es de donde proviene la costumbre de dibujar 18 ángeles en muchas escenas en donde se plasma el momento de la ascensión.

En la imagen inferior esta representada la Virgen de Lourdes y el artista que la pintó reflejo de forma explendida la estrecha relación del número 18 con las apariciones ocurridas en el Pirineo francés. La Virgen tiene un total de 18 rosas completamente abiertas: 11 rosas a su izquierda, 6 rosas  a su derecha y 2 rosas sobre sus pies, nos da un total de 18 hermosas rosas completamente abiertas.

El numero 18 juega un importante papel en todos los ritos de consagración de alianzas secretas y ciertos ritos masónicos. Como un excelente masón que era, un joven Mozart nos dejo una excelente muestra en su famosa "Flauta mágica". En esta preciosa obra, el mago Sarastro canta 18 veces y su nombre en la obra, es pronunciado en 18 ocasiones. Como sumo sacerdote aparece rodeado de 18 iniciados, ni uno más, ni uno menos. Como no podía ser de otra forma, durante la obra los 18 iniciados rodean al sacerdote formando un triángulo formado por 3 grupos de 6. Es en este justo instante "triangulado" que los iniciados cantan a coro el canto número 18, titulado "Oh Isis y Osiris".

El número 18 tiene una parte oscura relacionada con los eclipses solares y lunares que se repiten cada 18 años en el mismo orden de secuencia. Este periodo de tiempo ya fue descubierto por los asirios que lo denominaron "Saros", proveniente de la palabra babilónica "sar". Despues de un periodo de saros de 18 años, 11 días, 7 horas y 42 minutos, se repiten los eclipses solar y lunar en el mismo orden. Pero para que un eclipse se repita exactamente en el mismo lugar, han de pasar de 1.200  a 1.400 años. A este intervalo de tiempo se le denomina "ciclo de Saros".
En el cristianismo el 18 simboliza un tiempo de dolor y de curación. San Lucas en su Evangelio nos relata como Jesús curó a una mujer que llevaba enferma 18 años. Pero en muchos países del mundo el 18 aniversario de una persona esta relacionado con su paso a la mayoría de edad. A los 18 años muchas sociedades ya consideran que es una edad apta para poder conducir un vehículo o poder entrar a un Casino. La edad donde el joven se convierte en hombre y empieza a volar por si solo. Pero lamentablemente la crisis esta provocando que cada vez sean más los hombres y mujeres que con veinte y pico años de edad, siguen viviendo en casa de sus padres. Y es que la crisis afecta y cambia las costumbres mas ancianas y tradicionales.


La carta número 18 del Tarot corresponde a la carta de "La Luna". Representa el lugar donde al final del camino aparece la luz, la curación. En la parte inferior de esta lunática carta, vemos emerger de las aguas a un cangrejo, el máximo representante de Cáncer en donde la Luna tiene su domicilio astrológico. Pero entre el cangrejo y la Luna se interponen dos parejas de símbolos: un par de perros aullando y dos torres enfrentadas una con la otra.

La brillante Luna llena en lo alto del firmamento deja caer 18 gotas que se precipitan a tierra, según la creencia del antiguo Egipto en donde se pensaban que las crecidas del Nilo anuales se debían a las lágrimas de la Luna. Las dos torres hacen referencia a las Torres de Hércules como lugar donde se acababa el mundo conocido de la antigüedad. Los dos perros son los dos vigilantes del camino que lleva hacia las dos torres. Es el camino de la sabiduría en donde el hombre busca su realidad

La Luna se ha ido manifestando en la simbologia y significado de varias cartas del Tarot, pero es en la carta 18 donde la encontramos en su auténtica casa como protagonista principal.

En numerología el 18 al reducirlo, se nos queda transformado en un 9, (1+8=9). Por dicha razón,  el número 18 está íntimamente relacionado con todo lo que representa simbólicamente "El Ermitaño", descrito en el artículo dedicado al número nueve.

En muchos países a los 18 años se puede conducir un vehículo de 4 ruedas, consideran que es la edad donde la persona es responsable de si misma. Pero esto no quiere decir que a los 18 años los padres dejen de alimentar y vestir a sus hijos. Con la crisis actual. más bien se está produciendo todo lo contrario. Los hijos tienen 30 años y aún están viviendo en casa sus padres.

Antes cumplir 18 años significaba poder empezar a volar y ocupar un nido nuevo. Ahora la cosa ha cambiado,... bastante.

PAZ
Johnny McClue 2016