domingo, 15 de mayo de 2016

Los dioses "Elohim" en el mito de la creación



La Biblia es el libro más editado y publicado en todos los idiomas. Los diferentes libros que componen a la Biblia provienen de numerosos manuscritos que fueron copiados y vueltos a copiar por diferentes clases de escribas. Dichos escribas, además de cometer errores en las traducciones, se permitieron introducir material nuevo en el texto, o en ocasiones también combinaron un manuscrito determinado con textos escritos por otras personas, sin adjuntar las oportunas marcas o separar de forma clara los dos textos. La Biblia que ha llegado a nuestros días es el resultado final de tanta copia y de tanto escriba copiando.

Pero la mayoría de religiones, interpretan los pasajes bíblicos analizando hasta el más mínimo detalle de cada una de las frases allí escritas. Bajo el argumento de que son palabras dictadas por Dios a los profetas, interpretan los pasajes "al pie de la letra". Si los pasajes fueran los originales y verdaderos, no tendríamos ningún problema al interpretarlos. Pero ya hemos visto que los textos originales no están, todo son copias de unas traducciones de otras copias que fueron copiadas de otra copia.

Para darnos cuenta lo ciertas que son las afirmaciones anteriores, no hace falta leer todos los libros que componen la Biblia. En la primera frase del primer versículo del primer capítulo del Génesis, ya encontramos un excelente ejemplo de como a la hora de copiar o traducir, se escribía de acuerdo a la doctrina que imperaba en la época.

El primer versículo del Genesis suele estar traducido de este modo: 

"En el principio creó Dios los cielos y la tierra."
La palabra traducida como Dios, corresponde en la versión hebrea a la palabra "Elohim". El problema es que en hebreo "Elohim" es una palabra cuya terminación nos indica pluralidad, en ningún caso se tiene que tomar como un singular. Cualquier persona con conocimiento del hebreo te podrá corroborar que "Elohim" es una palabra en plural. Por lo tanto, la traducción correcta sería: 
"En el principio los dioses crearon los cielos y la tierra."
Puedes preguntar a cualquier profesor de hebreo y la respuesta siempre será la misma: "Elohim" es una palabra en plural.


 Veamos que es lo que nos dicen los expertos acerca de la palabra "Elohim".

"Diccionario de la Kabaláh"

"Elohim": Palabra en plural de "Él", cuyo significado es "dios de las fuerzas naturales". Se refiere al plural de "quién creó todas las cosas".
Elohim está asociado  con la esfera Binah y el mundo de la Creación (briáh).

"Glosario Teosófico"

Elohim es el plural del nombre femenino Eloah, ALH, formado por la adición de la forma plural común IM, que es una terminación masculina, y por esto el todo parece implicar las emitidas esencia activa y pasiva.
Las letras hebreas que componen la palabra "Elohim" son 5: aleph, lamed, hé, yod, mem. El valor numérico de estas cinco letras hebreas es el siguiente:
1 + 30 + 5 + 10 + 40 = 86.

"Doctrina Secreta"

Elohim representa un séptuplo poder de la Divinidad. Los Elohim son los dioses y señores identicos a los Devas, también llamados Hombres Celestes ( Dhyani-Buddhas). Unos seres divinos de orden inferior son los siete Espíritus creadores, uno de los cuales es Jehovah

Como denominación, se refiere a Binah, la Madre Suprema, como es también la denominación mas completa IHVH ALHIM, Jehovah Elohim. Al principio los Elohim eran llamados Achad (Uno), o la Deiedad (Uno en muchos). Más tarde vino el cambio: el septenario Elohim lo transformaron en un Jehovah. De esta forma proclamaron que Jehovah era Elohim y unificaron la multipicidad hacia un nuevo concepto llamado, monoteísmo.

"Diccionario Secreto Rosacruz"

ELOHIM.- Ese nombre significa "una hueste de seres dobles o bisexuales".
Además de las jerarquías creadoras que trabajaron voluntariamente en nuestra evolución, hay otras siete que pertenecen a nuestra evolución y cooperan con Dios en la formación del universo. En el primer capítulo del Génesis se llama a esas jerarquías Elohim.

En esta última definición extraída del Diccionario Secreto Rosacruz, nos encontramos con una de las ultimas modas vaticanas: el ser doble o ser bisexual. En el artículo que dedicamos al símbolo de la esfera, ya expusimos el tema de "La misteriosa doble esfera vaticana" que tan orgullosamente se muestra en el Patio de la Piña. En dicho análisis simbólico ya quedo demostrado que los hermafroditas, andrógenos y bisexuales andan sueltos por el Vaticano, como Pedro anda por su casa.

La mayoría de expertos coinciden en que el número original de dioses Elohim, debería de haber sido siete. Las personas del clero que conocen que el dios "Elohim"del comienzo del Génesis es una palabra plural, suelen hacer la vista gorda y correr un tupido velo. Algunos intentan salir por la tangente argumentando que Elohim es plural por que hace referencia a la Santísima Trinidad.


Decíamos que se trataba de una salida por la tangente debido a que tampoco son tres dioses, todo parece indicar que son unos cuantos más. Los Dioses creadores fueron 7 en numerosas cosmogonías, los 7 Prajapatis de los indios, los 7 Khnumu de los egipcios, los 7 Amshaspends de los zoroastrianos, los 7 Elohim del Génesis.

Los conocedores de la tradición esotérica saben que la palabra "Elohim" hace referencia a las divinidades astronómicas que en el pasado eran consideradas dioses: los cinco planetas conocidos en la antigüedad y las dos luminarias mayores, que dan un total de siete:

Los 7 rayos coronando dioses y diosas
  1. Saturno
  2. Júpiter
  3. Marte
  4. Venus
  5. Mercurio
  6. Sol
  7. Luna
Bajo este concepto astronómico los hombres han ido representando a sus dioses a través de la historia, utilizando un método relacionado directamente con la simbología y los mitos: los siete rayos alrededor de la cabeza del dios en cuestión. Uno de los mejores ejemplos de esta simbología es el dios Apolo y el dios Ra.

En la época antigua Apolo, el dios Sol solía ser representado con 7 rayos alrededor de su cabeza. En este caso los griegos estaban tratando de simbolizar los siete espíritus solares que formaban la naturaleza de Apolo. En el Libro de los muertos del antiguo egipcio, estos siete rayos, son los Siete Espíritus de Ra. En la antigua tradición hebrea, también encontramos algo parecido con los Siete Poderes de la Luz. En los primeros tiempos del cristianismo, aún persistía esta creencia y en las primeras representaciones de Cristo, volvemos a encontrar los siete rayos alrededor de la cabeza.


Cuando la idea del monoteísmo se fue imponiendo, los 7 rayos en la cabeza acabaron convirtiéndose en el clásico círculo dorado de todas las representaciones de las personas santas. Pero con que "todas las modas vuelven", la Estatua de la Libertad, puso de nuevo en circulación los siete rayos y los ha hecho llegar a nuestros días.

En la primera frase del Génesis hemos podido comprobar como nos metieron el "monoteísmo" con calzador, nada más empezar el relato. La verdad es que, después de tanta manipulación y engaño, a uno se le quitan las ganas de leer el resto de tantos versículos, capítulos y libros bíblicos, cuyos originales andan perdidos o están escondidos en unos sótanos romanos, apostólicos y cristianos.

Salvador Freixedo es un anciano jesuita español que fue expulsado de la orden cuando empezó a llamar las cosas por su verdadero nombre. Para este ex-jesuita, los dioses de la Biblia son unos seres no humanos que se creen pastores de un tipo de ganado en particular: el ganado homosapiens.

Descendieron de los cielos y pensamos que eran dioses:





PAZ
Johnny McClue 2016