viernes, 15 de noviembre de 2019

El símbolo del grifo y su profundo significado mitológico


En el mundo mitológico el grifo es un pájaro fabuloso con pico y alas de águila, con un cuerpo y cola de león, con extremidades inferiores de león y extremidades superiores con garras de águila. Con tales características el grifo es un símbolo solar por excelencia. 

En la emblemática medieval fue muy utilizado para representar el desdoblamiento de la naturaleza simbolizado por el dúo águila-león. No hay que confundirlo con el llamado "hipogrifo" cuyo cuerpo no es de león sino que es un caballo con su característica cola, tan diferente a la del león.

El grifo representa la unión del cielo (águila) y la tierra (león) que equivale a la representación de dos naturalezas diferentes: la naturaleza divina y la naturaleza humana. Es la unidad de la fuerza y la sabiduría y se inscribe dentro de la simbología que representan las fuerzas de salvación.

El grifo para el pueblo hebreo parece haber sido la representación de Persia y se ha asociado a la ciencia de los magos. Los griegos consagraron al grifo a los dioses Apolo y Artemis. Para el pueblo griego el grifo tenía una mirada penetrante y se relaciona con el tipo de monstruo que guarda todo tipo de tesoros en el pais de los hiperboreos. En la mitología Apolo utiliza a los grifos como montura, por lo que simbolizan la fuerza y la vigilancia; pero también simbolizan los obtáculos que se tienen que superar para poder conquistar el tesoro.

La tradición cristiana tiene una opinión del grifo que es bastante desfavorable, debido a su naturaleza híbrida que resta nobleza y franqueza. Por tanto representa una fuerza cruel y demoniáca que ha llegado a simbolizar al mismísimo Satán. Pero en tiempos medievales la Iglesia utilizó la doble naturaleza del grifo para explicar la doble naturaleza de Cristo, la divina y la humana.


Como símbolo solar, el grifo también a sido utilizado para representar la Resurrección. Tanto para los cristianos, como para los musulmanes, el grifo es un símbolo ambivalente y se asocia tanto al Salvador como al Anticristo. En muchas obras mozarabes podemos encontrar ambas representaciones.

Desde el punto de vista psicológico, el grifo simboliza la relación entre la energía psíquica y la energía cósmica. Muchas culturas afirmaban que los grifos podían controlar los cuatro elementos principales: Fuego, Tierra, Aire y Agua.

Se cuenta que arrojaban fuego por medio de un orificio que los grifos poseían junto a su nariz. Batiendo sus alas eran capaces de generar grandes maremotos. Con su fuerte rugido eran capaces de provocar el peor de los terremotos. Mediante sus poderosos pulmones y el batir de sus alas, los grifos también provocaban huracanes y tremendas tempestades.

Johnny McClue 2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario