jueves, 18 de mayo de 2017

El poder de ciertos números. El 33 y 66, los números preferidos para dominar, manipular y abusar



En este artículo de hoy me gustaría compartir la forma con que ciertos grupos utilizan el poder de los números y las letras, el llamado "valor onomántico". Un poder que en este blog ya hemos explicado que puede utilizarse para hacer el bien, o para hacer el mal.

Antes de continuar y para los lectores no habituales de este sencillo blog, es bueno recalcar que un humilde servidor calcula el valor onomántico con la tabla que mi querido profesor de Numerología utilizaba en sus apasionantes clases.

Con dicha tabla, vosotros mismos podéis calcular todos los valores que os parezcan oportunos. La sencilla forma de hacerlo, ya quedó explicada en uno de los primeros artículos de este blog.

El primero de los números que hoy me gustaría compartir corresponde a la edad que dicen que Jesús vivió hace ya más de dos milenios. Nos referimos al número 33.

EL NUMERO 33

Este famoso número tan relacionado con los masones esta intimamente ligado con toda persona que dirige a los demás debido al gran poder que las circunstancias de la vida le otorgan. Veamos unos sencillos ejemplos relacionados con tres personajes clave de las últimas elecciones USA. En primer lugar veamos los casos de la candidata presidencial, Hillary Clinton y del suegro de familia judía del presidente electo, Jared Kushner:
  • CLINTON = 33
  • KUSHNER = 33
Un caso muy curioso es el del actual presidente de USA, Donald Trump.
Trump, el apellido del multimillonario de ascendencia judía que preside la nación norteamericana tiene un valor onomantico de 25. Pero hay que tener en cuenta que el abuelo de Donald Trump era de origen alemán y su verdadero nombre era el de Friedrich Drumpf. Fue cuando el abuelo emigró a USA que, para poder pasar desapercibido, se cambió el apellido original familiar de Drumpf a Trump.

Pues bien, como más de uno de vosotros ya debe estar imaginando, el valor onomántico de Drumpf es, ni más ni menos, el de 33.
  • DRUMPF = 33
Pero el caso del actual presidente tiene mucha tela que cortar, onománticamente hablando. De todos es conocido que Donald Trump utiliza desde hace tiempo un seudónimo en donde firma como "John Miller". Con el apellido de este "alias" presidencial volvemos a encontrar el número en cuestión:
  • MILLER = 33
Pero no tan solo son los apellidos de muchos magnates los que están relacionados con el 33. Más bien es todo el entorno de estas élites y sus macabras aficiones las que vibran con el 33.


Un claro ejemplo lo encontramos en los reciente casos de pedofilia y en las palabras que utilizan en argot para no ser entendidos por personas ajenas a dichas practicas completamente anti-natura:
  • PIZZA = 33 (en argot pedófilo significa "niña de tierna edad")
  • CHEESEX = 33 (en argot pedófilo significa "tener sexo con niña de tierna edad")
  • HOTDOG = 33 (en argot pedófilo significa "niño de tierna edad")
  • HOTDODU = 33 (en argot pedófilo significa "tener sexo con niño de tierna edad")
  • SAUCE-Q-MAP = 33 (en argot pedófilo sauce significa "orgía" y map significa "semen", que cada uno saque las consecuencias de tanto 33)
Como veis toda esta gente relacionada con el poder y el dinero se mueve con el 33 de forma descarada. El caso del edificio situado en el número 666 de la 5ª Avenida comprado por Jared Kushner es un ejemplo que nos da mucho que pensar. Desde que Jared Kushner realizó la compra del inmueble por un precio desorbitado, todo el mundo empezo a preguntarse que interés escondido tenia Jared Kushner para pagar por el inmueble 3 veces más que el precio de mercado, ya que por aquel entonces en la 5ª Avenida habían a la venta edificios mucho más baratos y emblemáticos.

Pero Jared Kushner no fue el primero en querer instalarse en este lugar. Con anterioridad el propietario de este edificio era una importante entidad bancaria conocida con el nombre de CitiBank. Durante toda la década de los 90, el edificio al que nos referimos lució el conocido logotipo de este banco, tal y como podemos comprobar en la siguiente imagen:


Pues bien, como no podía ser de otro modo, el valor onomántico de CitiBank vuelve a ser 33:
  • CITIBANK = 33
Despues de tantas coincidencias relacionadas con la edad en que murió Jesús, no nos tiene que extrañar que el máximo grado que un masón puede alcanzar sea el grado 33. Cuando las lógias empezaron a proliferar, algún "pajarito" debió cantar a los masones que el número 33 no era un número cualquiera.

EL NUMERO 66

El número 66, duplo de 33, sigue cumpliendo todos los requisitos para que la élite lo utilice constantemente en cualquier tipo de actividad personal o empresarial. Un buen ejemplo lo encontramos en una de las armas que más gustan de utilizar para manipular al personal. Me estoy refiriendo a la música de rock y todo lo que se mueve a su alrededor.


Uno de los ejemplos más flagrantes lo tenemos con Ozzy Osbourne y todo lo relacionado con su entorno. Toda la vida de este músico de rock gira entorno al 66 y el nombre artístico con el que se ha hecho famoso y ha ganado millones de dólares es una excelente muestra:
  • OZZY = 29
  • OSBOURNE = 37
  • 29 + 37 = 66
Todas las promociones y trabajos de este músico americano están relacionados con todas estas historias numéricas, incluidos los más mínimos detalles. En el lanzamiento en exclusiva de su armónica personalizada por la casa Hohner, el estuche con que se presenta tiene forma de un ataúd negro trapezoidal y hasta el número de pedido nos demuestra que para solicitarla hay que teclear un curioso número de pedido: M666. A pesar de todo, muchos continuarán diciendo que son casualidades de la vida.

ORDER NUMBER: M666
Uno de los pueblos que más atención presta a las relaciones de las letras y los números son los judíos. Y, según comprueba la práctica, hay ciertos números que destacan de forma notable. Tanta evidencia y coincidencia numerológica huele a podrido, hasta llegar a sospechar que estos magnates del poder y del dinero se ríen en nuestra cara. Nos hacen consumir sus productos, pero para hacerlo, tenemos que bailar a su son. El son de un macho cabrío que ya hace milenios esta instalado en este mundo y que anda como Pedro por su casa.

Johnny McClue 2017