domingo, 31 de enero de 2016

El perro de Macri o cuando los símbolos y las instituciones no se respetan

Mosaico de la entrada de Casa del Fauno en Pompeya
El primer letrero conocido advirtiendo  "Cuidado con el perro"
"CAVE CANEM"
Un humilde servidor amante de los símbolos convive en casa con tres perros. Para mi los perros son una autentica bendición y un gran regalo que la Madre naturaleza nos ha hecho para que todos los humanos podamos disfrutar con su compañía, fidelidad y cariño. Me ha provocado una gran tristeza ver las fotografías promocionadas en el Facebook del presidente argentino haciendo sentar a su perrito en donde no debe. Pero antes de comentar las auto-promociones del presidente argentino, me gustaría compartir la variada y curiosa significación simbólica de este lindo animal, también llamado can.

El perro y lo que representa tiene unas profundas raíces simbólicas. Todas las mitologías están asociadas a este entrañable mamífero: Anubis, Cerbero, Xolotl, Garm, T'ien-K'uan donde el perro suele estar asociado a los mundos invisibles e inferiores.

Pared de la tumba de Serenput II
de la XII Dinastía
Los expertos en simbología relacionan al perro con la trilogía de estos destacados elementos: tierra, agua y luna. La mitología nos asocia al perro con la figura de "guia y guardián del hombre". El perro siempre ha desempeñado funciones y servicios a todos los grandes guías de almas como Thot, Hécate y Hermes. Su fidelidad a toda prueba ha convertido a los canes en un símbolo de lealtad y fiel servidor.

En la iconografía egipcia el perro en forma de cinocéfalo tiene la misión de encarcelar y destruir a los enemigos de la luz y guardar las Puertas de los lugares sagrados. El pueblo germano también tenía a un terrible perro llamado Garm que guardaba la entrada del Niflheim en el reino de los muertos, pais de los hielos y las tinieblas.

Cerbero el perro de las 3 cabezas
guardián del infierno
En muchas culturas africanas el perro es considerado el fundador de la civilización a causa de su gran sabiduría y es un símbolo creador de linajes por su gran potencia sexual
Los antiguos mejicanos criaban perros destinados a acompañar y guiar a los muertos en el más allá. También se sacrificaba sobre la tumba de su amo para que lo ayudara a atravesar los 9 ríos que preservaban el acceso a las moradas de los muertos, Chocomemictlan, el noveno cielo. La decimotercera y última constelación del antiguo Zodiaco mejicano, es la constelación del perro donde el ciclo acaba y otro comienza. Ya lo dice un verso de Nerval:
"La decimotercera es aún la primera"
Actualmente en Guatemala los indios lacandón depositan en las 4 esquinas de sus tumbas 4 figuritas en forma de perro hechas conhojas de palma. La costumbre de relacionar en las ceremonias fúnebres el perro con su amo, está extendida por todo el planeta. En Siberia los gold sepultan siempre al difunto junto a su perro.
Perro en loza roja 300 aC.
Colima Mejico

Pero el perro no tan solo acompaña a su difunto propietario, también sirve de intercesor entre este mundo y el otro. Es el encargado de gestionar los asuntos de su difunto amo en el viaje de regreso a su auténtico hogar. Entre los indios iroqueses el perro es el mejor mensajero para hacer llegar al cielo las necesidades y plegarias de los hombres.

El perro no tan solo visita los mundos inferiores, muchas veces también es su guardián. Sin embargo para los celtas el perro estaba asociado a los guerreros. Comparar a un héroe celta con un perro, era signo de admiración y honra. Pero en el mundo musulmán del Islam, la cosa cambia de forma considerable, para el Islam al perro se le considera un ser impuro, es la imagen de lo que la creación comporta de más vil. Para los seguidores de Mahoma el perro tiene 52 características, de las cuales la mitad son santas y la otra mitad satánicas. Solamente hay una clase de perros a los que el Islam salva de ser impuros: el galgo. Consideran que el galgo esta dotado de "baraka", por lo que es un excelente remedio contra cualquier mal de ojo.

Se dice que Mahoma prohibía matar a perros a no ser que fueran negros con manchas blancas encima de los ojos, ya que esta clase de perros negros eran la clase de perros utilizados por el diablo. Matar al resto de los perros se consideraba un acto impuro que equivalía a matar 7 hombres. Esto era debido a que Mahoma creía que los perros tenían 7 vidas.

En Oriente el perro se nos aparece como un ser ambivalente. Por una parte benéfico al ser su compañero y guardián, pero por otra maléfico al ser pariente del lobo y del chacal. En los santuarios de Japón, existe la figura del perro-león con una clara función de vigilante como los famosos lamassu de los palacios de asiriobabilónicos. Situados junto a las entradas y lugares de paso estos híbridos entre perro y león, son todo un símbolo de energía vital y de perseverancia.

Cazador asirio con su enorme perro mastín
Algunas paredes de los palacios asirios bellamente esculpidas, nos muestran como enormes perros mastín eran utilizados para que el monarca de turno con sus amigos pudieran cazar leones. Toda la corte real y sus grandes mastines se fueron divirtiendo hasta que los leones desaparecieron.

La peor época para los perros aconteció durante la Edad Media en donde llegaron a ser despreciados. La sentencia que dictaba que el reo tenía que "ser ahorcado entre perros" era un grado más de la pena. Ser obligado a llevar perro fue considerado durante siglos uno de los castigos más deshonrosos.

El perro portando una antorcha o vela ardiendo en lamas, es el emblema de santo Domingo, cuyos monjes se hacían llamar "dominicanes" (perros del Señor). Hay muchas leyendas protagonizadas por perros, pero la mas entrañable es justamente la leyenda del perro de santo Domingo. Así nos cuenta esta leyenda de dominicos la web de la Virgen del Rosario:
La Leyenda (primera biografía de Santo Domingo) narra una visión que su madre, la Beata Juana de Aza, tuvo antes de que Santo Domingo naciera. Soñó que un perrito salía de su vientre con una antorcha encendida en su boca. Incapaz de comprender el significado de su sueño, decidió buscar la intercesión de Santo Domingo de Silos, fundador de un famoso monasterio Benedictino de las cercanías. Hizo una peregrinación al monasterio para pedir al Santo que le explicara el sueño. Allí comprendió que su hijo iba a encender el fuego de Jesucristo en el mundo por medio de la predicación. En agradecimiento, puso a su hijo por nombre Domingo, como el santo de Silos. Es un nombre muy apropiado, por cuanto Domingo viene del Latín Dominicus, que significa "del Señor". De Dominicus (Domingo) viene Dominicanus (Dominico, que es el nombre de la Orden de Santo Domingo). No obstante, utilizando un juego de palabras, se dice que Dominicanus es un compuesto de Dominus (Señor) y canis (perro), significando "el perro del Señor" o el vigilante de la viña del Señor)
En muchas de las representaciones del perro de santo Domingo, el can
tiene una de sus patas delanteras encima del orbe terráqueo
iluminado por la antorcha: pura y simple simbología

Para los alquimistas el perro devorado por el lobo representa la purificación del oro por el antimonio, la penúltima etapa de "la gran obra". El sabio o el santo, se purifican, se devoran, se auto-sacrifican para poder acceder a la última etapa de su conquista espiritual. Así lo relata un antiguo texto alquímico:
"Con la salida de la estrella perro, el Perro distingue a los vivos de los muertos, pues en verdad se marchita todo aquello que no ha arraigado."

Como hemos ido comprobando a lo largo de este sencillo artículo, el perro es uno de los símbolos que acompaña al hombre desde la noche de los tiempos. Se dice que los gatos fueron un regalo que los dioses hicieron a los agricultores para que los ratones no se comieran el grano almacenado. En cambio los perros fueron un regalo de los dioses para los ganaderos con el fin de que los lobos y demás fieras salvajes no se comieran el ganado.

Una vez conocidos los profundos significados que ha tenido el perro en la historia humana, pasemos a comentar la historia del perro de Macri. Me parece muy bién que ame a los animales y que su último perro sea callejero. Pero el presidente de un país tiene que ser el primero en respetar las leyes y las instituciones del país que gobierna. La silla del despacho presidencial sienta a una persona muy concreta en una mesa sobre la que se toman las decisiones que afectan a millones de personas. Estar sentado en esta silla es el máximo honor que se puede tener como ciudadano de un país. No se puede sentar nadie más y mucho menos fotografiarse.


Las bromas son muy simpáticas y hacen ganar popularidad cuando son publicadas en un medio como el Facebook, pero siempre hay que respetar a las instituciones y símbolos del país que se mangonea, perdón, intenta gobernar.
La Casa Rosada se merece un respeto, señor Macri, no me joda !!!!
Para jugar con tanto símbolo nacional, el señor Macri debe estar muy aburrido. En algunos lugares he leído que Macri es el "hombre gris" de las profecías de Parravicini, pero puedo aseguraros que el entrañable "Pelao" se refería a otro argentino que aún esta por venir.

De todas formas, esperemos que el "Hombre gris" no tarde mucho en aparecer y que en la Casa Rosada se respete la linda patria Argentina.

LA CASA ROSADA SE MERECE UN RESPETO,...
SEÑOR MACRI, NO ME JODA !!!!
Para terminar este artículo de perros me gustaría presentaros a los tres perros que os he dicho al comienzo que me acompañan en casa. En este sencillo vídeo musical dedicado al implante del chip, son los labradores que aparecen en el estribillo de la canción. Espero que sea de vuestro agrado:

PAZ y larga vida al perro !!!!
Johnny McClue