miércoles, 22 de febrero de 2017

Las 4 barras de la espiral trajana-dual de Salvador Dalí, Made in Catalonia


Al final de un estrecho pasillo en el final de la parte superior del Museo Dalí de Figueras, hay un dibujo a tinta del maestro que pasa completamente desapercibido al visitante, tras haber tenido tantas impresiones impresionistas. Se trata de una fotografía tipo "albumina" de un fragmento de la celebre Columna de Trajano en donde Dalí hizo de las suyas con un poco de tinta china y unas tijeras. La verdadera Columna de Trajano tiene a una serie de personajes esculpidos que van ascendiendo en forma de espiral hacia la cima, mientras cuentan una historia que conmemora la victoria de Trajano contra los dacios.

Salvador Dalí encima de la fotografía dibujo unas siluetas en tinta negra que reproducen un juego infantil llamado "saltar al potro", muy popular y practicado antes de la llegada a todos los hogares de los juegos elecrónicos. La acción del juego imita el acto de subir a un caballo por la parte trasera apoyandose en las posaderas del animal y pegando un buen salto.

Actualmente nuestros jóvenes prefieren no saltar tanto y hacen saltar a un tal Mario mientras va comiendo setas. El problema de estos juegos tan vídeo-adictos es que el jugador deja de experimentar con el Mundo. El ser humano deja de hacer la razón por la que ha venido y prefiere quedarse sentado delante de una pantalla mientras salta un tal Mario.

En el salto del potro dibujado por Dalí, los niños quedan sustituidos por un diablo que de forma maquiavélica va saltando por encima de un pobre individuo durante todo el juego. En el salto del potro de Dalí, no hay alternancia y el hombre nunca salta por encima del diablo, siempre esta debajo.

En estas circunstancias no es de extrañar que el hombre acabe cornudo y acepte las diabólicas tendencias y practicas sexuales sin rechistar. La dualidad divide, separa y no tiene alternancia. Bajo este contexto el bien y el mal no se van intercambiando, el mal siempre es el que pasa por encima del bien, una y otra vez.

La dualidad en esta historia de Dali en espiral ya la encontramos en las dos pequeñas columnas a izquierda y derecha, una completamente diferente de la otra. Las logias de los masones siempre tienen sus dos columnas junto a la puerta de entrada, cada una de ellas con su respectivo nombre. Salvador Dalí no podía de ser menos y también quiso acompañar con dos columnas salomónicas el paseo triunfal de Trajano.

La columna de la izquierda esta formada por una fotografía recortada de una estatua romana de un hombre desnudo, con testículos pero sin miembro. No hay ninguna duda, se trata de un hombre:

COLUMNA DE LA IZQUIERDA

La columna de la derecha esta formada por el propio trazo del artista que desde lo alto de la columna desciende en espiral formando una torre e iniciando el salto del potro de las siluetas sobre la foto de un trozo de la gran columna trajana. Como si fuera la Torre de Babel particular del artista, Dalí nos muestra que el juego se comienza tras descender de su tan particular torre. Una torre que su punta,... esta más inclinada que vertical:

COLUMNA DE LA DERECHA

Los personajes van ascendiendo por un camino en espiral que les conduce hacia arriba, como los cuernos y los falos que también van erectándose de acuerdo a la emoción de la experiencia.. La ascensión por la espiral trajana-dual y daliniana consta de cuatro niveles con diferentes variaciones del juego en cada uno de los 4 niveles. Los movimientos iniciales en cada uno de los 4 niveles son idénticos pero con diferentes decorados intermedios con cagadas, pedos, enculamientos y enormes mono-cuernos. Unos mono-cuernos que son la envidia de cualquier unicornio que se precie.

Quién a estas alturas de este humilde artículo este pensando que Salvador Dalí no sabía dibujar espirales, solamente le pido que se fije en las espirales que forman el pelo de su hermana en el retrato de la siguiente imagen. Salvador Dalí amaba a las espirales desde lo más profundo de su alma:


En la obra de la espiral del salto del potro, la dirección de ascensión escogida por Dalí es la contraria a la que realizan los soldados romanos esculpidos en la columna. Los romanos ascienden desde la izquierda, las siluetas de Dalí ascienden desde la derecha, como no podía ser de otro modo, tratándose de una obra de arte del monárquico pintor catalán.


En esta espiral en ascensión, el pobre hombre acaba cornudo mientras que el diablo se caga de gusto ante tanta Sodoma y Gomorra. El gran pintor catalán retrata en esta columna alguno de los arquetipos y mitos más emblemáticos del pueblo catalán: el arquetipo del diablo y el acto de defecar.

La afición catalana al diablo y a las brujas viene de lejos, no creo que exista otra región europea con tantos puentes del diablo construidos a diestro y siniestro. En toda Cataluña, el diablo es protagonista de excepción en las calles durante la Fiesta Mayor de pueblos y ciudades, donde grupos de jóvenes disfrazados de diablillos asustan con petardos y bengalas a todo dios. La relación del fuego con el infierno se hace evidente en fiestas Mayores como la de Berga con su "Patum". El diablo suele estar presente en toda fiesta catalana. Durante la celebracion de los carnavales catalanes, "carnestoltes", es habitual ver la representación del diablo representando a un pastor con cuernos y un cinturón con cencerros colgando y sonando.

También durante las fiestas navideñas los catalanes tienen al diablo como uno de los protagonistas principales en "Els Pastorets" la obra de teatro navideña por excelencia en todos los teatros de Cataluña.

Según los que se dedican a contar este tipo de cosas relacionadas con el diablo, en Cataluña existen 13 castillos, 12 cuevas, 22 estanques, 29 barrancos y 31 puentes relacionados directamente con el diablo,... todo un récord muy difícil de batir. En este sencillo rincón de "Símbolos, Mitos y Arquetipos" hemos dedicado unos cuantos artículos al tema del diablo y las brujas catalanas.


En cuanto a lo de cagar y Cataluña, solamente tenemos que observar que figura del pesebre es tipicamente catalana: "El Caganer".
En un pesebre catalán, "El Caganer" no puede faltar y cada año los artesanos convierten a los personajes de la actualidad en pequeñas figuras de barro que cuando las ves por detrás te das cuenta de que están cagando. El Caganer es la tradición con la que anualmente el pueblo catalán "crucifica" al personaje famoso de cada año. En Valencia los queman, en Cadiz los chiringotan y los catalanes los hacemos cagar. Hay que reconocer que España es un país plural, no cabe duda.

Suponemos que de niño Salvador Dalí debió recorrer las calles de Figueras, mientras saltaba al potro con su pandilla de amigos y amigas. Son juegos que se te quedan grabados, tras tantas horas de ir saltando calle abajo. La experiencia demuestra que saltar al potro calle abajo, es mucho más divertido que calle arriba. Pero llega un día en que ciertas hormonas te hacen cambiar los potros por las potras y cuando vas tras ellas ya no importa si la calle hace bajada o subida.


La representación empieza sobre el trazo con el que Dalí dibujo con tinta negra la columna de la derecha, en donde vemos que el diablo inicia el juego saltando por encima de un muchacho:

PRIMERA HILERA DE SILUETAS

No hay ninguna duda que el protagonista delgado lleva dos cuernos, mientras que el muchacho esta más robusto, pero carece de cuernos:

INICIO DEL JUEGO

En la segunda hilera de esta espiral se produce la primera gran defecación con pedorrea incluida, pero el juego continua, parece que los dos personajes siguen jugando, como si nada hubiera pasado, demostrando que la defecación y los olores estaban dentro del guión:

SEGUNDA HILERA DE LA ASCENSION

En la siguiente ampliación se puede observar la susodicha explosión, es justo a mitad de recorrido que cuando el diablo salta y el que esta debajo explota. Esta primera expulsión de sólidos y gases por las posaderas, se produce como si de una autentica explosión atómico-fecal se tratara, no hay duda:

DETALLE PARTE CENTRAL SEGUNDA HILERA

En la tercera hilera de esta ascensión daliniana el diablo es el que sigue dominando al pobre infeliz que esta debajo. El pobre muchacho permanece durante toda la acción en evidente postura de sumisión.

TERCERA HILERA

Al final de la tercera hilera el diablo es el que se va de patas cuando puede empalar al sumiso participante por donde dicen que duele. La imagen habla por si sola, hasta el unicornio se desploma:

DETALLE DEL FINAL DE LA TERCERA HILERA

Con la cuarta hilera se llega al final de esta espiral de ascensión que tras tanta Sodoma y Gomorra, no puede acabar más que con un nudo de pescador de caña. Ir en contra dirección ante tanto soldado romano mientras te sodomiza Satán produce nudos, pero no se trata de un nudo en la garganta,... sino en el ano!!!

CUARTA Y ULTIMA HILERA

En el último salto antes de acabar la ascensión el diablo hace honor a lo de "cargarse de gusto" y demuestra estar con el armamento preparado para la apoteósis final:

FIN DEL JUEGO

Una apoteosis que finaliza en un gran trauma en forma de nudo de pescador. Un trauma que te deja marcado con una profunda herida para toda la vida. La mayoria suele correr un tupido velo y mirar para otro lado. Muy pocos son los que se enfrentan a su trauma y cogen al toro por los cuernos.

En esta obra de Dalí dedicada a la columna y a la espiral, hay un detalle que merece ser resaltado: las espirales dibujadas sobre la columna están inclinadas en sentido ascendente, pero sin embargo las cuatro filas de personajes están en horizontal. Teniendo en cuenta que las lineas de personajes son cuatro, se nos antoja la similitud con las famosas cuatro barras catalanas horizontales de la bandera de Cataluña. Son las 4 barras enculadas por Satán, por esto al empezar el artículo decíamos que el pintor refleja los mitos y arquetipos camuflados del pueblo catalán.

NI 3, NI 5,...  SON LAS 4 BARRAS ENCULADAS!!!

Cataluña encierra muchos misterios
y Salvador Dalí conocía unos cuantos
de muy buena primera mano.

Uno de estos misterios es el Mediterráneo,
un servidor tiene el placer de vivir a su lado,
un excelente lugar junto al mar
para cuando estas irritado
por el saltar
de tanto diablo empalmado.

Yo, aquí lo dejo
de tanto ver empalmar y saltar,
estoy cansado!!!!

Johnny McClue 2017