viernes, 9 de diciembre de 2016

El movimiento de las manos cuando hablamos, es el espejo de que hay alma



Para Corrado Malanga no es dificil detectar los seres humanos provistos de alma. En un anterior artículo, ya mostramos una de sus conferencias en donde el profesor italiano nos hablaba de cuales son las principales diferencias entre el 80% que solamente tienen mente y espíritu y el 20% restante que poseen mente, espíritu y alma.

Según Malanga una de las características fundamentales de los seres anímicos consiste que cuando hablan sus manos se mueven constantemente acompañando lo que se comunica con la voz. Nos referimos a las personas que cuando se expresan no paran de mover sus dos brazos y manos.

En este sencillo blog, como buenos seguidores de Alex Jones que somos, ya habíamos observado en el periodista tejano esta característica anímica. Pero hemos de reconocer que hasta el día de hoy no nos habíamos percatado de que el analista político-económico Max Keiser cuando habla de forma distendida sus bazos se convierten en unas auténticas aspas de molino de viento.

El vídeo esta en inglés, pero no es preciso entender lo que dicen,... las manos hablan por si solas:



Tal y como ellos mismos comentan en el vídeo, ningún otro analista famoso ha aceptado la invitación de Alex y ha acudido al estudio de Infowars para grabar una entrevista. Este es un dato que nos tiene que hacer reflexionar acerca de que todos los personajes (políticos, periodistas, analistas económicos, etc.) que figuran en el top de la pirámide son unos desalmados. Bajo este contexto, Alex y Max son la excepción que confirma la regla.

Ya lo dice Corrado Malanga desde hace años:
" La Alma no es amante del poder ni de las reglas y normas. No le interesan las cuestiones relacionadas con la política en donde unos gobernantes le dicen lo que puede hacer y lo que esta prohibido. Todo esto hace que sea imposible que un ser humano con alma llegue a ocupar cargos de poder en un mundo en donde los seres desalmados van poniendo palos a las ruedas de las pocas personas con buena voluntad." 

Ya lo dice la sabiduría popular: "Las manos son el espejo del alma"

Johnny McClue diciembre 2016